Home Derecho Cosas que sabes que pasan.

Cosas que sabes que pasan.

escrito por Arturo Taibo 18 octubre, 2013

MALTRATO

Son cosas que sabes que pasan. Pero que hasta que no ves un caso de cerca no eres plenamente consciente de su gravedad.

Conozco a una pareja. Ultimamente han tenido sus más y sus menos. Como siempre en estas situaciones uno tendrá más culpa que otro. Pero en cualquier caso son sus asuntos y uno no debe meterse en problemas de pareja. Si los solucionan, bien, y si no existe la separación y el divorcio.

Hace unos días a la mujer se le cruzó un cable. Llamó a la Guardia Civil y denunció a su marido por malos tratos. A los pocos minutos se presentó una pareja de guardias civiles de paisano y se lo llevaron detenido. Ni es ques, ni peros, ni porques, se lo llevaron detenido. Dos días después pagando fianza y con un abogado salió del calabozo.

Por lo que los conozco se que el hombre es incapaz de maltratar a su mujer, es más si algún maltrato hubo fue por parte de ella que lo humillaba y lo despreciaba.

Aunque ha recuperado su libertad el hombre no ha hecho más que empezar su calvario. Su mujer se ha quedado con la casa, el coche y por supuesto con su única hija. Su mujer le pasa todas las facturas y le pide constantemente dinero usando como arma a su hija.

Si no me das dinero no podré alimentar a la niña, no le podré comprar unos zapatos, no podrá ir de excursión. Si no pagas la luz tu hija se quedará sin electricidad, si no pagas el gas no tendremos calefacción.

Con el tiempo sus problemas se solucionarán, pero de momento el hombre está viviendo en una habitación en casa de sus padres y su mujer no le deja ver a su hija.

Se que no se puede generalizar. Por supuesto que hay muchos casos de maltrato hacia la mujer. Pero en aras de un colectivismo que ha criminalizado a todos los hombres en España la presunción de inocencia de los hombres se ha perdido.

¿Dónde ha quedado aquel viejo eslogan de la izquierda de que “más vale cien criminales en la calle que un inocente en la cárcel”?

Y eso por no hablar de “discriminaciones positivas”, que lógicamente son “discriminaciones negativas” para alguien. Y de leyes que no condenan por igual a hombres y mujeres.

Ayer salió a la luz un caso que roza el esperpento. No se puede generalizar, ya se sabe lo que le pasó a Toni Cantó, pero alguien debería de reflexionar que algo se está haciendo mal.