Home Ciencia Bronca a cuenta de la nueva biblia del clima. ¿Y si cerramos el IPCC?

Bronca a cuenta de la nueva biblia del clima. ¿Y si cerramos el IPCC?

escrito por plazaeme 16 septiembre, 2013

El IPCC se enfadó mucho a principios de año, cuando se filtraron al público sus borradores de trabajo en preparación del informe AR5 de 2013. El último de los macro informes sobre el “cambio climático” que hace cada cinco o seis años. En cambio ahora ha sido el IPCC mismo el que ha filtrado el borrador final, de antes de la edición definitiva, del Resumen para Gobiernos. A todos los efectos, la parte del informe de la que se entera el público, los políticos, y la prensa.

Tiene su guasa. Los días 22 y 23 de Septiembre hay una reunión para dar forma definitiva a ese resumen. Y se reúnen, por una parte una selección pequeña de los científicos que han preparado el informe, y por otra representantes de los gobiernos. El objetivo explícito del resumen es servir de guía a los que tienen que tomar decisiones políticas. ¡Y los representantes de los aconsejados intervienen en la elaboración del consejo que reciben! Y eso, después de que los científicos también están nombrados por los gobiernos. O sea, como pedir consejo, pero no el consejo que salga, sino el que te gusta. Y les tomamos en serio.

Pero resulta que la filtración del IPCC de estos días, que estaba destinada a “calentar motores”, y a abonar el terreno para el mensaje que ha de calar, también ha llegado a los periodistas inconvenientes. Al menos a David Rose, del Daily Mail. Y se ha montado una gresca bonita. Clic.

daily-mail-ar5

 

Para colmo, la climatóloga Judith Curry -que interviene como entrevistada en una parte sustancial del artículo de Rose- ha dado por esencialmente correcto el artículo, y ha certificado que sus citas son correctas. Lo explica en su blog, donde hay dos frases que me parecen clave:

Destaco. Señala su sorpresa por la frase mantra con la que el IPCC quiere vender la criatura:

Es extremadamente probable que la influencia humana en el clima haya causado más de la mitad del calentamiento 1951-2010.

Este “extremadamente probable” representa un incremento en la confianza, desde el “muy probable” del AR4. Un incremento en la confianza de la atribución, en vista de la reciente pasua [del calentamiento -pm], y del menor nivel de confianza en alguno de los datos de soporte, me resulta incomprensible.

Y para rematar, Judy, que no es nada “negacionista”, pero se ha convertido en la definición de la herejía, mete el dedo en todo el ojo del mal. El párrafo de cierre:

Personalmente, yo creo que estas filtraciones son una buena cosa. Algo todavía mejor sería hacer públicos los borradores, de forma que se puedan discutir. La presión de los medios de comunicación ha hecho que se menciona “la pausa” en este borrador (pero no en los previos). Lo mejor sería, en mi opinión, abandonar todo el proceso del IPCC, y que el AR5 sea su último informe.

Antes lo había razonado. Explicando lo obvio. Que el proceso de consenso del IPCC amplifica los sesgos científicos, y que es mucho mejor el sistema tradicional que presenta los argumentos a favor y en contra, discute las incertidumbres, y especula con lo que se sabe que se ignora y lo que no se sabe que se ignora. Judith está señalando nada menos que la perversión moderna de la ciencia tal y como como se entendía desde Galileo hasta hace pocas décadas.

Hay algunos enlaces interesantes sobre esta bronca. El que más me llama la atención, con su enfoque siempre distinto -de gran perspectiva-, es el de Willis Eschenbach en WUWT.

Se refiere a algo que ya comentamos en La “calentología” no ha avanzado nada en 33 años. Cero.

– En 1979 (antes del IPCC) nació la calentología, con un informe llamado Carbon Dioxide and Climate: A Scientific Assessment. Usaba un modelo muy simple, con unos pocos miles de líneas de código, y unas computadores de la edad de piedra.

We believe, therefore, that the equilibrium surface global warming due to doubled CO2 will be in the range 1.5°C to 4.5°C, with the most probable value near 3°C. [–>]

 – En 2007, miles de millones de dólares después, con unas computadores que el 1979 eran inimaginables, y unos modelos de millones de líneas de código, el IPCC establecía:

Climate sensitivity is likely to be in the range of 2 to 4.5°C with a best estimate of about 3°C [–>]

28 años y una financiación de ensueño, más toda esa capacidad de computación, solo habían servido para reducir el rango -amplísimo- de la predicción en un 17%. Pues ni siquiera. Porque, ¿qué dice la predicción del IPCC de ahora? La de hace 33 años, exactamente. Al milímetro.

– En 2013 el IPCC anuncia:

ECS is likely in the range 1.5C to 4.5C… The lower limit of the assessed likely range is thus less than the 2C in the [2007 report], reflecting the evidence from new studies. [La filtración de Rose, mencionada antes –>]

Como dice Eschenbach:

¿Puede alguien mencionar algún otro campo de la ciencia que haya hecho tan poco progreso en el último tercio de siglo? ¿Alguien? Porque yo no puedo.

Solo le ha faltado pedir que alguien señale un campo de la ciencia en el que se haya gastado más durante ese tiempo. ¿Es, o no es como para pedir que cierren el IPCC? Porque algo están enfocando mal en esa ciencia, y el cancerbero de ese enfoque es el IPCC. Cancerbero, capo mafia, o como se le quiera llamar.

Más enlaces:

Marcel Crok:

Matt Ridley (WSJ):

Actualización. Más madera:

the-telegraph-ipcc-ar5

Y más: