Home Economía Otra vuelta de tuerca a la estupidez normativa

Otra vuelta de tuerca a la estupidez normativa

escrito por Sefuela 27 junio, 2013

normas y leyes

Antes de nada, debo pedir disculpas por equivocarme al valorar una noticia de ayer. Aunque sabía de la estupidez como criterio básico de elaboración de normas, nunca pude imaginar que llegase a tanto. No esperaba cambio alguno en una de las normas más nefastas que existen en la actualidad (los ratios de capital de Basilea 3), y cuando leí que se había acordado establecer un nuevo ratio, supuse de forma errónea que sustituiría al anterior.

Mi opinión sobre los efectos en la economía de los ratios de capital de Basilea ya las he expresado anteriormente aquí. Constituyen, en mi opinión, el principal obstáculo para  que vuelvan a funcionar los mecanismos de transmisión de la política monetaria. Una buena idea aplicada a destiempo que acaba teniendo un efecto nefasto en la economía.

El nuevo ratio de apalancamiento anunciado ayer se establece en un 3% sobre los activos totales del banco, incluyendo activos que no aparecen en el balance y otros cuyo riesgo se ve reducido por la utilización de colaterales (garantías específicas para determinados casos de impago). Como consecuencia, limita el tamaño total de un banco a 33 veces sus recursos propios. Algo razonable si fuera un ratio único. Dificultaría que la quiebra de un banco tuviera las consecuencias que acarreó al sistema financiero mundial la quiebra de Lehman Brothers.

Si fuera un ratio único, como fue mi primera impresión, eliminaría los efectos negativos que les detallé en mi anterior artículo. Los bancos ya no se verían penalizados por conceder créditos a empresas, no se verían obligados a reducir su saldo total de crédito a las mismas. Empresas viables, pero ahogadas ahora de forma artificial por falta de crédito, podrían salir adelante. A cambio, los estados no tendrían tan fácil financiarse y subiría su coste financiero, obligándoles a realizar los ajustes necesarios para equilibrar (al menos un poco) sus cuentas.

Pero no, no es un ratio único, sino adicional al ya existente. Aunque algunas frases de una de las comunicaciones del BIS sobre este asunto (la nota de prensa) inducían a pensar lo contrario  (The leverage ratio was designed to serve as an important backstop to the risk-based capital measures by constraining the build-up of leverage in the banking system and providing an extra layer of protection against model risk and measurement error.) cuando se intenta acceder al documento completoya aparece meridianamente claro : “The Basel III reforms introduced a simple, transparent, non-risk based leverage ratio to act as a credible supplementary measure to the risk-based capital requirements” y “The Basel Committee is of the view that a simple leverage ratio framework is critical and complementary to the risk-based capital framework”

Así que mi gozo en un pozo. No sólo no desaparece la normativa perversa que lastra economías gravemente deprimidas, como la nuestra, sino que se añaden nuevas normas que podrían agravar el problema. En el artículo del Financial Times donde apareció la noticia, titulado” Basel presses ahead with plans to limit bank borrowing” se habla de que tendría efectos positivos sobre préstamos a empresas. Sin embargo, tengo la impresión de que el analista consultado ha cometido el mismo error de interpretación que yo cometí.

En cuanto a cómo se verán afectados los bancos, se habla de que los asiáticos no tendrán problemas. Si se verán afectados (obligados a aumentar su capital o reducir su área de influencia) los bancos americanos. También los grandes bancos alemanes cuyo volumen de operaciones vivas de derivados supera con mucho el máximo que tendrán permitido.  De aquí a 2015 (fecha en que comienza) habrá montones de estudios sobre cómo afecta a cada uno de los grandes bancos.

¿Y todo esto nos importa a nosotros, mortales? Sí. Parafraseando a Dante “Lasciate ogne speranza, voi ch’entrate” Seguimos en el infierno, y no hay nadie con la conjunción necesaria de conocimientos, ideas y posición, que nos pueda sacar de aquí.

PD. Esta vez no echen la culpa a la Unión Europea. Las normas a que me refiero son de aplicación a nivel mundial.