El nazismo era socialista y el socialismo es totalitario

Mi propósito hoy es destacar sólo dos puntos principales:

(1) Mostrar por qué la Alemania nazi era un Estado socialista, no uno capitalista.

(2) Mostrar por qué el socialismo, entendido como un sistema económico basado en la propiedad estatal de los medios de producción, requiere de manera positiva una dictadura totalitaria.

George Reisman, Ph.D., is Professor of Economics (Ret.) at Pepperdine University’s Graziadio School of Business and Management in Los Angeles and is the author of Capitalism: A Treatise on Economics (Ottawa, Illinois: Jameson Books, 1996), from which parts of this article were excerpted. His web site is www.capitalism.net .

Y les dejo con el Profesor Reisman, que lo explica mejor que yo (si no ven el vídeo, recargen la página):

Encontrarán el texto completo en Mises.org.

Valore este artículo

Luis I. Gómez

Si conseguimos actuar, pensar, sentir y querer ser quien soñamos ser habremos dado el primer paso de nuestra personal “guerra de autodeterminación”. Por esto es importante ser uno mismo quien cuide y atienda las propias necesidades. Ser uno mismo capaz de identificar y reconocer los propios errores. Darse cuenta que mantenerse en estado contínuo de aprendizaje es un paso esencial para garantizar la propia libertad. No limitarse a sentir los beneficios de la libertad, sino llenar los días de gestos que nos permitan experimentarla con otras personas.

34 Comentarios

  • Como su propio nombre indica, Partido Nacional Socialista de los Trabajadores Alemanes, que era NAZI en abreviatura, era un partido socialista.

    El comunismo fue una escisión del socialismo. Después, el fascismo de Mussolini fue otra escisión del socialismo. Y Hitler, entonces joven y admirador de Mussolini, tramó algo parecido con el nacional socialismo.

    Todo eran familias que partían de la misma rama y que competían entre sí por usar vías diferentes para implantar el socialismo.

  • Decir estas cosas es tabú. Los progres se ponen como panteras cuando se les recuerda y en vez de desmentir los datos (imposible) te cubren de insultos.

    Por decir esto mismo me expulsaron de un blog, presuntamente de centro-derecha (la única vez que me ha pasado algo semejante), cuando a uno de esos que llaman facha a todo el que no piensa como ellos le contesté que porque en vez de facha, que es un insulto devaluado, no utilizaba nazi, que parece más fuerte, y me contestaba yo mismo que quizás fuera por la proximidad de siglas con algún partido español. Aunque lo “arreglaba” diciendo que el Partido Socialista Obrero Español y el Partido Nacional Socialista Obrero Alemán son completamente distintos: uno es español y el otro alemán. ¡Me echaron!

  • Goebbels era socialista y por supuesto que los nazis lo eran. Su preferencia era el estado totalitario y competían con los comunistas para ver quién era más criminal de los dos. Ambas ideologías comparten su odio frenético a la libertad, al capitalismo y al liberalismo. En cuanto a los socialistas españoles, nunca en su puta vida han creido en la libertad, ni en nada que se le parezca. Solo aspiran a llevárselo crudo para repartirlo entre ellos. Es lo que han hecho siempre desde su misma fundación.

  • Es la esquizofrenia de pensar que el nazismo es lo peor y el socialismo, lo mejor cuando son dos caras de la misma moneda…

  • Camino de Servidumbre, capítulo 12, las raíces socialistas del nazimos y 13, los totalitarismos en nuestro seno … lo malo es que poca gente se da cuenta, hasta que punto son similares.

  • Y Keynes era un admirador de las políticas económicas del Hitler.
    La economía del nazismo era keynesianismo en estado puro.

  • mayo 22, 2013 a las 22:13

    Electroduende binario

    Ese es un típico tópico que de tanto repetirlo hasta la saciedad hasta hay quien se lo cree. El nazismo fue apoyado desde un principio por miembros de la alta burguesía, (incluidos algunos de EEUU) e incluso por miembros de la familia real inglesa.
    Desde un punto práctico, tanto el nazismo como el estalinismo eran dictaduras, de acuerdo. Sin embargo con el nazismo seguía existiendo la alta burguesía y sus empresas y seguía existiendo la relación empresario-trabajador propia del capitalismo. Por otro lado el objetivo del nazismo no era el de establecer ningún justicia social de ningún tipo. Los nazis tenían una mentalidad basada en el darwinismo, conocido como darwinismo social. Es decir, pensaban que los más débiles, así como los deficientes mentales, paralíticos, etc no tenían derecho a la existencia y que retrasaban al resto de la sociedad. Curiosamente ese darwinismo social está presente en el grueso de la derecha, que sin ser tan brutal como el nazismo, por ejemplo deja desamparados a aquellos que no pueden pagarse sus gastos sanitarios al mismo tiempo que les echa la culpa de sus desgracias. El estalinismo (aberración del comunismo) en cambio, independientemente de los métodos brutales que empleara, su pretensión era el de establecer justicia social.

    Por otro lado, la presunta similitud en cuanto a siglas y símbolos de los fascismos con los movimientos obreros fue intencionada con el objetivo de confundir y despistar. Por ejemplo, a principios del siglo XX, aquí en España el peligro no estaba en el PCE (gropusculo con menos de 1000 militantes y sin influencia social), ni tampoco en el PSOE, (oposición consentida durante la dictadura de Primo de Ribera), si no en la CNT, por eso la falange trató de parecerse lo más posible a los anarquistas usando incluso símbolos con los mismos colores, rojo y negro. Y verborrea similar, pero muy diferente, por ejemplo en lugar de estar en contra del estado (CNT), los falangistas decían que estaban en contra de los políticos. Cada idea cenetista tenía una idea similar de la falange pero muy diferente y distorsionada. A gente sin cultura política, se la colaban.

    Lo mismo pasó con el nazismo y con el fascismo italiano, adoptaron verborrea similar a la comunista, (que en esos países si que tenía peligro), y desde el principio todos esos movimientos fueron apoyados por miembros de la alta burguesía. Por otro lado, por mucho que franco nacionalizara la banca y algunas empresas estratégicas tales como telefónica, el capitalismo continuó existiendo tanto en España como en la Alemania nazi como en la Italia de Musolini.

    Las dictaduras fascistas y las dictaduras estalinistas, aunque coincidan en apoderarse del aparato del estado para conseguir unos propósitos, los propósitos de unos y otros eran claramente diferentes.

    Así pues la ley de Leibniz no es aplicable en este caso ya que no tienen todas las mismas propiedades. Más bien es un vulgar “Reductio ad Hitlerum”.

    • 1) El socialismo también ha sido apoyado por miembros de la ‘alta’ burguesía. Baste recordar al benefactor de Marx, Federico Engels. Y hoy en día, son conocidas las opiniones políticas de George Soros, entre otros.

      2) La sociedad comunista tiene su propia ‘alta burguesía’: la nomenklatura.

      3) ¿La “relación empresario-trabajador propia del capitalismo” es el control de salarios?

      4.a) Sí, los nazis eran darwinistas sociales. Pero no en términos individuales, sino colectivos: la superioridad de la raza aria sobre las demás. Dentro de la raza aria, sí había “justicia social”.

      4.b) Donde no había justicia social era en los países comunistas. A grosso modo, la población se dividía en cuatro grupos: los enemigos del pueblo (por el Gulag soviético pasaron, si no recuerdo mal, unos 20 millones de personas, aparte los asesinados sobre el terreno), el pueblo, los miembros del partido (unos tres millones cuando cayó la Unión Soviética) y la nomenklatura. Y las grandes ciudades recibían mejor tratamiento que el resto del territorio. Para evitar que la gente se mudara de un sitio (peor) a otro (mejor), se reinstauró la propiska.

      4.c) Es simplemente falso que el “darwinismo social” esté presente en el grueso de la derecha. Bismarck creó el primer Estado de Bienestar, Churchill solicitó el Informe Beveridge, y Franco fundó la Seguridad Social. En caso contrario, ya no existirían en España la Seguridad Social, la sanidad pública ni la enseñanza pública. Pero este tipo de afirmaciones es muy típico del doblepensar de la izquierda: si la realidad no coincide con la ideología, entonces la realidad está equivocada.

      4.d) “Deja desamparados”. Este argumento me encanta. Una parte significada de la derecha, la derecha católica, se opone al aborto. Una de las excusas mas conocidas para abortar es el síndrome de Down. Por cierto, ya hay gente que defiende el “aborto después del parto“. Respecto a la eutanasia, una cita del Doctor Montes: “Nosotros le hicimos una sedación paliativa terminal porque estaba en una situación verdaderamente terminal, la muerte era inminente”. Es decir, le ‘sedaron’ porque se iba a morir, no porque el paciente se lo pidiera. Así se ahorra dinero público.

      5) “la presunta similitud…” ¿Presunta? Tú mismo la das por cierta. ¿El objetivo es confundir y despistar? ¿De verdad crees que alguien en la época iba a afiliarse al partido nazi si quería afiliarse al partido comunista? ¿O al partido fascista? ¿O al falangista? Vamos, que España ha sufrido una Guerra Civil para “confundir y despistar”. No sigo que me da la risa.

      6) “adoptaron verborrea similar” ¿Y qué tenían que hacer? ¿Hablar en latín? Todos tenemos derecho a usar aquello que funciona. Si te fastidia, te aguantas.

      7.a) “el capitalismo continuó existiendo”. Primero, léete las citas que he dejado de George Reisman. Segundo, hablemos del capitalismo español de hoy. Por ejemplo: compra una parcela en medio del campo y después ve al Ayuntamiento y averigua qué puedes edificar en la parcela, de qué tamaño y cómo. Ahora repite la prueba en medio de la ciudad. Yo he tenido que decirle a un señor que no podía hacer una tercera planta (para su hijo). Conclusión: es el Estado el que te dice qué puedes hacer en tu propiedad.

      7.b) Supón ahora que tienes una casa vacía; pues bien, tendrás que pagar un certificado energético si quieres alquilarla o venderla. No sirve para nada, pero el Estado te obliga a tenerlo.

      7.c) Imagínate que quieres donar la casa a tus hijos. Pues entonces tendrás que pagar el Impuesto de Sucesiones y Donaciones: «Si un contribuyente recibe de sus padres una vivienda de 180.000 euros, deberá pagar 27.391 euros en Andalucía y Asturias, las dos comunidades que mantienen el tributo más elevado», Cinco Días, 20 de febrero de 2012.

      7.d) ¿Y si en vez de una casa vacía te toca el premio gordo de la lotería? En primer lugar, el 25% (hablo de memoria) se lo queda Hacienda. En segundo lugar, el Estado ¿capitalista? español prohíbe comprar en efectivo por encima de 2.500 euros.

      En resumen: me da igual si el nazismo te parece socialismo o no, pero desde luego no era capitalismo.

      • La cuestión tan repetida por la izquierda actual de que la alta burguesía apoyaba al régimen nazi, es bastante simple, si se quiere pararse un segundo a entender cómo eran las cosas en la época y cómo funcionaban las grandes compañías:

        Desde la perspectiva del Estado nazi, era más fácil controlar la producción de unas pocas grandes compañías que de un sistema descentralizado. De esta forma evitaban los problemas que estaban teniendo los soviéticos (básicamente el colocar funcionarios sin conocimientos ni experiencia al timón de depertamentos técnicos de empresas), y podían ejercer su planificación y control.

        Desde el punto de vista de esas gandes empresas, el atractivo de los nazis era doble:

        1) Eran un mal menor. Mejor seguir teniendo tu empresa y tu posición social, aunque fuera de forma meramente nominal, que ser despojado y arrojado a un campo de trabajo, como habrían hecho los comunistas. Para un centroeuropeo, la amenaza de la revolución comunista era muy real. La república de Weimar se demostró incapaz de evitarlo, cuando la burguesía tuvo que recurrir a los freikorps para evitar la revolución, y Hitler les ofreció seguridad y mantener su modo de vida.

        2) Para un empresario, que le ofrezcan convertirte en monopolista (o parte de un oligopolio muy reducido), y que impongan medidas proteccionistas que impidan cualquier tipo de competencia contra tu empresa, es un chollo. Y si encima eso lo convierte en un patriota, dentro de un clima de exacerbado nacionalismo, pues mejor.

        ¿Significa que los nazis eran convencidos partidarios del capitalismo? Al contrario. En la práctica habían nacionalizado la mayor parte de la economía, aunque manteniendo a los dueños de las empresas, nominalmente, como propietarios, sin casi control efectico sobre las mismas.

  • Claro. Hitler era un rojo. Por eso decía que el socialismo formaba parte de una conjura judía que debía ser destruida. Por eso metió a todos los comunistas en campos de concentración.

  • Enhorabuena, creo que has hecho una defensa razonada de tu ideología y te felicito. Aunque echo de menos tus fuentes. La cuestión del darwinismo (y lo matizas, como obsequio a la ignorancia de los lectores, como “social”) lo tomo como referencia a las lecturas de índole periodística tan pródigas en la actualidad, que generan discursos efectistas aunque de poco calado intelectual. Te recomiendo un poco de Filosofía (Revel es un buen comienzo) para ahondar en la diferencia racional entre los estados planificadores (y en última instancia totalitarios) y los de índole liberal (que se sirven del capitalismo para lograr sus fines, ya que el capitalismo, como sabrás, es un sistema económico y no un cuerpo ideológico). Vuelvo a felicitarte, y te recomiendo que no mires al dedo. Está señalando la luna, amigo.

  • Cito a Reisman, no del enlace que gentilmente nos ha dejado Don Luis, sino de la traducción que puede encontrarse en Mises Hispano:

    «Es mucho más común creer que representaba una forma de capitalismo, que es lo que han afirmado los comunistas y otros marxistas.»

    «Como demostró Mises, para ocuparse de los efectos no pretendidos de sus controles de precios [y salarios], el gobierno debe o bien abolir los controles de precios o añadir más medidas, como precisamente el control sobre lo que se está produciendo, en qué cantidad, por qué métodos y a quién se distribuye, a lo que me referí antes. La combinación de controles de precios con su mayor serie de controles constituye la socialización de hecho del sistema económico. Pues significa que el gobierno ejercita entonces todos los poderes sustantivos de propiedad.»

    «Mises lo llama el socialismo de patrón alemán o nazi, frente al socialismo más evidente de los soviéticos…»

    • “Socialismo de patron alemán”…¿y porqué alemán? ¿Es que calquiera aleman que se considere socialista va a adscribirse necesariamente a la politica económica del régimen nazi?¿No humiese sido mas sencillo llamarlo sencillamente “nacionalsocialismo”?
      Si uno se inventa las definiciones se puede demostrar cualquier cosa. ¿Por que no decir que Atila era “socialista de patrón huno frente al socilismo mas evidente de los soviéticos?

      • En general, la historia de las ideas está llena de palabras o cambios de significado que no han cuajado. En cualquier caso, Mises no se limita a aportar una nueva expresión, ‘socialismo de patrón alemán’, sino que aporta un razonamiento que lo justifica y que tú simplemente pasas por alto.

        Decir que un alemán sólo puede ser ‘socialista de patrón alemán’ es tan inteligente como decir que un español no puede comer tortilla francesa.

      • Si, es tan poco inteligente como si dijese que a la tortilla española le llamemos “hamburguesa de huevo y patatas revueltos sin carne” y que, por tanto, a los españoles nos encanta el pincho de hamburguesa con la cervecita.
        El razonamiento de Mises consiste en confundir intervencionismo con socialismo.
        Todos los socialismos son intervencionistas, pero no todos los intervencionismos son socialistas.

      • Por favor, define la gran diferencia. Llámame cínico, pero al final del día, un intervencionismo es un intervencionismo, lo llames como lo llames, que haya una serie de cuentos muy bonitos con el nombre que se asocia a ese intervencionismo no altera la realidad de que un intervencionismo es tan bueno como el que interviene. Solo tenemos que ver el socialismo español comparado con el socialismo de paises escandinavos.

        La cuestión es que la gran diferencia entre un fascismo y un comunismo es que el fascismo es porque le sale de los cojones a nuestro dictador de turno y el comunismo es por un concilio que hace las cosas “por el pueblo”. La cosa es ¿quién decide qué es lo bueno para el pueblo y qué no? ¿y si dicientes que pasa? Vamos, que si tu dictador resulta que es un tío de la releche con una visión del copón pues la cosa hasta irá bastante bien dentro de lo que cabe y si te sale un concilio de ladrones, eso no lo salva ni dios por mucho que sea un “comunismo por el pueblo”.

        Eso no significa que automáticamente un comunismo/socialismo esté destinado al fracaso, como ya he comentado, los socialismos escandinavos tienen muy buena pinta (aunque hay un artículo de MILL muy informativo sobre ello de por qué se pueden permitir el lujo de ese sistema, y no te confundas, un socialismo bien llevado es un lujo), pero no deja de ser verdad que tienen mucho más en común con un fascismo que con por ejemplo una anarquía (la cual curiosamente se asemeja más al liberalismo extremo que a otra cosa).

      • ¿Intervencionismo es lo mismo que socialismo?. Pues nada, ningún problema. Entonces esta claro que Hitler era socialista, lo mismo que todos los gobiernos del mundo hasta la fecha.

      • Primero. Te cito: «“Socialismo de patron alemán”…¿y porqué alemán? ¿Es que calquiera aleman que se considere socialista va a adscribirse necesariamente a la politica económica del régimen nazi?». Mi respuesta ha sido clara, directa y apropiada: «Decir que un alemán sólo puede ser ‘socialista de patrón alemán’ es tan inteligente como decir que un español no puede comer tortilla francesa.». Y tu contrarréplica es: «Si, es tan poco inteligente como si dijese que a la tortilla española le llamemos “hamburguesa de huevo y patatas revueltos sin carne” y que, por tanto, a los españoles nos encanta el pincho de hamburguesa con la cervecita.» Lo siento, pero soy absolutamente incapaz de ver qué relación tiene tu contrarréplica con mi réplica. Pero sí veo una identidad con tu primera afirmación, así que tomo tus propias palabras para decir que tu primera afirmación es “poco inteligente”.

        Segundo. Mises defiende que si el Gobierno fija los precios, los salarios, qué se produce, cuánto se produce, cómo se produce y a quién se distribuye la producción, es un socialismo de facto. Y, en mi opinión, llamar a eso intervencionismo se queda corto: es efectivamente un socialismo de facto porque el derecho de propiedad (de los medios de producción) ha sido vaciado de contenido. Pero, insisto, es mi opinión.

        Tercero. Mises no confunde intervencionismo con socialismo. Cito a Ángel Martín Oro: «ya dijo Mises que “el intervencionismo aboca forzosamente al socialismo”». Y otro artículo de George Reisman: ¿Qué es el intervencionismo?

      • “el intervencionismo aboca forzosamente al socialismo”
        Por tanto, todavía no lo es.
        “Hitler con el tiempo se hubiese convertido en socialista”
        ¡Queda mucho mejor que todo eso del “patrón aleman”!

      • Si la misma persona dice que la Alemania nazi es un socialismo de facto, y que el intervencionismo lleva al socialismo, mi conclusión no es “todavía no lo es” (la Alemanía nazi todavía no es socialista), sino que llega un momento en que el intervencionismo deja de serlo para convertirse en un socialismo de facto.

        Tal como define George Reisman el intervencionismo, éste es “un sistema en que la producción se caracteriza por desarrollarse por iniciativa privada”, esto es, “las decisiones que atañen a la producción se toman y tomaban por individuos motivados por la posibilidad de obtener beneficios y evitar pérdidas”. Un nivel de control como el descrito por Mises (precios, salarios, producción, distribución) escapa a dicha definición (definición que me parece razonable), de ahí que lo llame socialismo de facto.

        Tal vez el debate debería versar sobre si ése fue efectivamente el nivel de control establecido o alcanzado en la Alemania nazi.

      • Pero ese otro debate excedería mis conocimientos.

  • Iniciativa per Catalunya- Els Verds (ICV, Iniciativa por Cataluña- Los Verdes) la marca blanca de Izquierda Unida en Cataluña, califica como “inmigrantes” (que no emigrantes) a los andaluces que residen en Cataluña.

    https://www.youtube.com/watch?v=EQrinmOrzSg

  • Y os dejo una lección de política del Sr. Albert Rivera.

  • A ver, que no me acepta el link,

    https://www.youtube.com/watch?v=NNYI7XZukWk

  • Es raro, porque cuando la quema de libros de Bebelplatz en 1933, quemaron todos los de Marx, Gorki o Brecht (entre una infinidad de autores) Y que yo sepa no quemaron ninguno de Adam Smith, Stuart Mill o Mises.

    • Qué raro. La Alemania nazi prefirió llegar a un acuerdo (el Pacto Mólotov-Ribbentropp) con la URSS antes que con el Reino Unido o Francia. Y ya antes las relaciones entre nazis y comunistas eran cordiales, hasta el punto de que Alemania probaba sus armas en la Unión Soviética. Y después, las relaciones fueron cordialísimas hasta el verano de 1941.

      • Me parece que te olvidas de los Acuerdos de Munich y como los occidentales buscaron el aislamiento de la URSS. Persaban que si los nazis iban contra la URSS, les dejarian en paz a ellos. La diplomacia de la URSS intentó reiteradamente y sin exito que los occidentales hicieran frente a Alemania.

        Al final, lógicamente la URSS hizo todo lo posible por evitar un ataque alemán, o al menos retrasarlo, ya que su ejército era muy poderoso y la URSS aun debía preparar su industria de guerra. Yo creo que el pacto es fácil de entender en ese contexto, aunque claro a toro pasado es facil cuestionarlo.

      • Lo de interpretar los pactos de Munich como un intento de aislar a la URSS es dar pábulo a la absurda propaganda de Stalin, elaborada a posteriori de los acuerdos. Digo absurda porque ya desde hacía unos años, La URSS estaba entrenando en secreto a los pilotos militares alemanes y colaborando en el rearme alemán.

        Lo único que se trató fue de una bajada de pantalones de los gobiernos británico y francés, que dejaron en la estacada a Checoslovaquia para trataban de evitar por todos los medios una guerra. Un intento más de apaciguamiento de Hitler.

        En cualquier caso, la postura de Stalin frente a la Alemania nazi no fue precisamente coherente ni constante. Colaboró en su rearme, con el declarado propósito de crear un enemigo que luchase con las potencias occidentales hasta la aniquilación mutua. Ordenó a sus colaboradores (el resto de partidos comunistas) que apoyasen la causa alemana al comienzo del conflicto (los comunistas franceses, por ejemplo, hicieron todo lo posible por sabotear la defensa de su país hasta la operación Barbarroja, cuando cambiaron entusiastamente de bando), mientras que en España ocupaban posiciones opuestas y en general, su propaganda acusaba a los nazis de capitalistas (es lógico, ya que era también un régimen antiliberal, que competía por el mismo público potencial).

      • Miguel, siempre me ha apasionado todo lo relacionado con la 2ª guerra mundial. Lo que comentas sobre pilotos alemanes entrenando en secreto en la URSS me resulta novedoso, al igual que lo de los partidos comunistas occidentales apoyando inicialmente al nazismo. ¿Hay algún sitio o bibliografía donde obtener documentación al respecto? Gracias de antemano.
        H.

      • Haddock: La verdad es que hablo de memoria. Trataré de buscar referencia serias en los libros que tengo por casa, aunque creí que eran dos temas ampliamente conocidos.

        En cualquier caso, para ir abriendo boca, te dejo estos enlaces, respecto del entrenamiento de los pilotos y mecánicos alemanes en la URSS:
        http://mx.tuhistory.com/zona-de-combate/segunda-guerra-mundial/objetos/Junkers-Ju-87-Stuka/quien.html
        http://es.wikipedia.org/wiki/Luftwaffe_%28Wehrmacht%29

        Y en lo relativo al partido comunista francés:
        http://www.undiadefuria.org/node/view/6820
        http://balancecubano.blogspot.com.es/2013/01/los-escuadrones-de-la-muerte-del.html

        Es poca cosa, pero por internet hay muchas referencias. También a la salvación de muchos elementos del partido fascista italiano, tras la guerra, acogiéndolos en el partido comunista, entre otros ejemplos que podrían sorprender de colaboraciones en apariencia opuestas a la propaganda oficial.

      • Si el objetivo de la diplomacia occidental era el enfrentamiento militar entre la Alemania nazi y la Unión Soviética, difícilmente se podía conseguir dicho objetivo garantizando la independencia de Polonia, país situado entre los dos anteriores (a excepción de Prusia Oriental, que tampoco tenía frontera con la URSS, sino con Polonia y Lituania).

        En 1939, el Ejército Rojo era muy superior al alemán. Y en la Batalla de Jaljin Gol, los soviéticos habían derrotado a los japoneses. Fue en 1940, con la Guerra de Invierno, cuando se demostró que tenía muchas carencias, debidas en parte a la purga padecida en 1938.

        La colaboración entre Alemania y la Unión Soviética se inició realmente bastante antes del régimen nazi, con el Tratado de Rapallo. Cito de la Wikipedia, del artículo sobre el Ejército Rojo: «el gobierno soviético colaboró secretamente con Alemania a lo largo de los años 1921-1933 para temas de cooperación militar en el terreno de armas y entrenamiento ya que el Tratado de Versalles había prohibido a Alemania que desarrollara aviones, tanques, submarinos y gases venenosos. Alemania pudo de esta manera entrenar eficientemente a sus efectivos en cooperación con la URSS (el llamado Reichswehr negro) y consiguió probar nuevo armamento y tácticas durante maniobras conjuntas con el Ejército Rojo…» Más información, en inglés, aquí.

    • Sobre el tipo de libros a quemar, hay que comprender la situación de la época. El pensamiento liberal era minoritario y estaba desprestigiado. En todo el mundo (incluso en los EEUU de Rooselvelt) lo que ganaba adeptos era el intervencionismo, de un tipo u otro. Las obras liberales no eran un peligro, pues estaban relegadas a minorías (que ya habían huido de Alemania) y no se leían. En cambio, el principal competidor y rival del nazismo eran las otras ramas del socialismo, especialmente el comunismo soviético. Es lógico que fueran las obras de estas corrientes las quemadas en esos actos de propaganda.

  • Muchas gracias Miguel y Oscar por vuestros enlaces y comentarios. ¡Joder cómo cambia la historia según quién la cuente! El lobo sigue teniendo los dientes grandes pero…¡la abuela los tiene igual de grandes y más afilados!