Home Miscelánea Mourinho, tres años después

Mourinho, tres años después

escrito por Burrhus el elefante neocon 20 mayo, 2013

Trabajar en Alemania siendo español, y del Madrid, es complicado. Lo mejor de las mofas (siempre de buen rollo y desde el respeto) de los compañeros es que tienes la oportunidad de practicar alemán. Una de mis respuestas habituales es el “Frag mich nicht!” (algo así como “No me preguntes…”).

El Madrid y el fútbol. No me pregunten. Ya lo cuento yo. Creo que lo mejor es dividir lo que han sido los tres años de la gestión de Mourinho por parcelas.

Títulos. Mourinho es un grandísimo entrenador. La prueba es que ha resistido tres años en el banquillo más duro del mundo. En principio, y si seguimos a la prensa, una Liga y una Copa del Rey es muy poco bagaje para un club del presupuesto del Madrid. Pero claro, son una Liga y una Copa ante uno de los mejores equipos de todos los tiempos y el que está marcando esta época: el Barça. Y ese capital en forma de experiencia es lo que no tiene todavía el Madrid. Además, el equipo ha estado en tres semifinales de Champions seguidas, algo que no se lograba desde hacía mucho tiempo. Y no se ha hecho el ridículo en la Copa del Rey, algo a lo que, por desgracia, ya estábamos acostumbrados. A mí, esto me parece lo más importante. Han estado compitiendo en Liga, Copa y Champions. Competir en lo más alto sí es el mínimo exigible para el Madrid.

Juego. Puede que el Barça no tenga el presupuesto del Madrid, pero tiene algo más eficiente: 25 años haciendo lo mismo (y los pardillos que intentaron cambiarlo duraron un año o menos). No obstante, tener el mayor presupuesto del mundo del fútbol tampoco está nada mal, y dentro de su estilo, el contragolpe, el Madrid es el mejor equipo del planeta. De hecho, se puede decir que la jugada preferida del Madrid es el córner a favor del equipo contrario. No obstante, yo le reprocho dos cosas:

1º.- No ser capaz de mejorar el juego del equipo cuando le toca llevar la iniciativa. Tiene narices que el Madrid haya tenido problemas con equipos que simplemente se limitaron a echarse atrás.

2º.- Echarse atrás cuando ya se ha conseguido el objetivo mínimo. Pasó contra el Bayern en semifinales de Champions y contra el Atletico en la final de Copa: Si los tienes a tiro… ¡remátalos! Pues nada. Se les dejó vivos, y acabaron perdiendo. Porque aunque tu mejor arma sea el contragolpe, a veces tu mejor arma no es lo más eficiente para liquidar al equipo rival.

Esto es lo que siempre se le exige al Madrid: que compita en cualquier situación y sepa adaptarse a toda circunstancia. Ha tenido tres años y, en mi opinión, esto último no lo ha conseguido.

Mención especial tiene el haber aprendido a jugar contra el Barça. También es cierto que el Bayern le metió un global de 7- 0 en la última eliminatoria de Champions y no necesitó tantas -y algunas tan dolorosas- derrotas para aprender.

Jugadores. Mourinho ha conseguido lo que no ha conseguido en los restantes clubs  en los que ha estado: que los jugadores no estén a muerte con él. Creo que ha habido cosas que se han gestionado bien y otras espantosamente. Pero es que los jugadores ni se han dejado ayudar, ni han ayudado. ¿A quién se le ocurre matar públicamente a Casillas diciendo que habría traído a otro portero el segundo año, incluso aunque fuera verdad -que no lo era- o para animar a Diego López? A Mou. ¿Y a quién se le ocurre machacar a tu entrenador en público cuando la situación ya es tan delicada? A Pepe. Normal que le mandara a la grada.

Todo esto empezó con el 5-0 del primer año de Mou en el Camp Nou. Había dos opciones de superar un enemigo así: o desde la mejora del juego o desde el “fanatismo”. Los capitanes apostaron por el juego, y Mou por el “fanatismo”. Sabe Dios porqué no se apostó por ambas…

O tal vez sea más sencillo de explicar: Mou es un “entrenador totalitario”, donde o se está a muerte con él o se está en la grada. Y también es un entrenador de títulos. Mourinho pudo haber escuchado a los jugadores, o hacer como que escuchaba para unir más al grupo con él y hacer factible el ganar más títulos. Sea como fuere, la fuerza de la inercia llevó a una mezcla de ambas, pero desgastando muchísimo la relación entre jugadores y entrenador. Así, al principio de la temporada, cuando Mou advirtió a los jugadores ante los primeros malos resultados que se estaba perdiendo la Liga y les presionó, estos se lo tomaron a pitorreo y/o que se había vuelto loco. La semana pasada el Barça ganó la Liga con cuatro jornadas de antelación.

Luego, la idea de sentar a Iker. Si hay algo que creo que le ha venido muy bien al Madrid es la competencia en la portería. Pero no porque haya sentado a Iker, sino porque ahora el capitán, por ser el mejor portero del mundo bajo los palos y en el uno contra uno, no ha tenido hasta ahora ningún incentivo para mejorar sus dos mayores lagunas: el juego por alto y con los pies. A día de hoy, y por mucho que yo quiera a Iker (siempre esbozo una sonrisa de alivio cuando me acuerdo de su mano a mano con Robben en la final del Mundial), traer a Diego López no ha supuesto una merma en la portería.

Sea como sea, o les jugadores no le tragan y no puede estar más en el cargo, o él tendría que quitar a tres cuartas partes de la plantilla. El mayor problema ahora mismo es éste: Cómo reconstruir la relación. Y eso parece imposible.

Prensa e imagen pública. Dudo que en ningún otro club puedan darte palos por, haciendo una cosa, ser criticado simultáneamente por hacerlo y no haberlo hecho antes.  En el Madrid, y más ahora con las redes sociales, o echas algo en las ruedas de prensa para que los medios se entretengan o a las tres semanas te convierten en su carnaza favorita. Lo de Eduardo Inda con Pellegrini iba a medio camino entre lo absurdo, lo bochornoso y el linchamiento público. No creo que se haya llegado a esos niveles (salvo la prensa catalana, que eso es harina de otro costal), pero tampoco me gustaría estar en su peyejo. 

La relación del Madrid con la prensa es algo extraordinariamente complejo. Como ateo, doy gracias al Señor de que el CNI no funcione igual que el club de Conchaespina: Todo se sabe a los 10 minutos. Ya sea por los jugadores, el entrenador o la junta directiva. Es un cachondeo. Para momentos gloriosos, dos:

– Sara Carbonero, señora del capitán del Madrid, Iker Casillas, dando pormenores de la relación de los jugadores con el entrenador.

– Mourinho, metiendo en una sala a un periodista con cinco colaboradores para que le revelara la fuente de sus filtraciones.

Y esto tapa las cosas buenas que hacía Mou: Por mucho que fastidie a los medios de comunicación, si al equipo lo que le interesa no es que a la rueda de prensa acuda Mourinho sino Karanka para que la situación sea más calmada, sale Karanka. Y punto. El papel de la prensa es (o era) decir lo que el Madrid hacía y luego criticarlo por entender que hacía bien o mal… no pedir/exigir que salga alguien para rellenar tus titulares de periódico, radio y televisión.

Una de los argumentos menos convincentes de la prensa es cuando ellos dicen que más vende son las victorias del Madrid, y que a ellos les conviene que el Madrid gane. Esto es cierto, pero sólo en parte. Es cierto, porque es un hecho objetivo que se vende más cuando el Madrid gana. Pero, ¿y cuándo pierde? Cuando el Madrid pierde, lo que más vende es el caos, la crisis institucional y los rumores de nuevos entrenadores y fichajes, no la reflexión serena y la paciencia.

Para que un proyecto en el Madrid pueda asentarse (y en cualquier club) necesita al menos dos años, y sin garantizar que en el primero se obtengan resultados. Esto, en el Madrid, dada la prensa y el pánico que sienten algunos directivos, es prácticamente imposible. El único que puede cambiar esta dinámica es Florentino, pero él es el primero que siente el miedo.

Institución. Dado que en lo deportivo era hasta ahora poco criticable, los medios se centraron en lo personal: Que si Mourinho sólo piensa en él en lugar de la institución… Lo que la prensa no entendía es que, si Mou ganaba, ¡también lo hacía la institución! Es una de las cosas que no entienden los medios españoles (ni la sociedad en general): el éxito personal de Mou habría supuesto también el éxito institucional del Real Madrid. Luego está lo del dedo en el ojo a Tito Vilanova, acto vergonzoso donde los hay del que se omiten las provocaciones previas del en aquel momento segundo entrenador culé (y de los que el propio catalán también se avergüenza públicamente, en un acto que le honra). Aquí, el técnico luso ha perdido todas las batallas, por muy bien que hiciera algunas cosas. 

Lamentablemente, una de las cosas que no ha conseguido Mou es lograr que los filiales jugasen con la misma idea que el primer equipo. Aunque tampoco hacía falta cuestionar públicamente a Toril y pedir cambios en este sentido.

Luego están los “pequeños desplantes” del tipo “como he perdido la final de Copa no recojo mi trofeo y le hago un plantón al Rey” y cosas así. Pequeños desplantes que no tienen ninguna gracia, que son innecesarios y que han dañado la imagen del club.

Y si se confirma la salida de Mou y viene Anceloti… ¿qué pasará? Según se dice, Ancelotti trabaja mucho la parcela defensiva, da total libertad para la ofensiva (no sé qué significa esto) y se lleva muy bien con los grupos. Ya veremos qué ocurre, pero a juzgar por los clubs donde ha pasado, podemos olvidarnos de que el Madrid lleve la iniciativa en los partidos.

Y yo, ¿qué haría? Lo bueno del fútbol es que uno puede opinar sin tener ni puñetera idea. Sólo por fastidiar, yo seguiría con Mou. Lo mejor de Cruyff en el Barça no fue imponer el estilo de juego, sino la idea que todo el club, en lo que se refiere al fútbol, debía estar en armonía con los intereses del primer equipo. Mourinho lleva tres años en el club, a diferencia de los siete del holandés. Claro, que Mou en este tiempo no ha mejorado en nada la parcela ofensiva más allá del contragolpe, y algo de tiempo sí ha tenido. A día de hoy, el Madrid no sabe controlar el partido teniendo la pelota. No obstante, parece que la relación entre entrenador y jugadores es imposible de restaurar, y entre purga en el vestuario y purga en el banquillo, parece que se elegirá la cabeza de Mou… si es que él no se va antes al Chelsea. En cualquier caso: Si no se mantiene el estilo de juego (que es mi primera opción), apuesto por un entrenador que apueste por tener la pelota para atacar. Ah, y traspasar a un par de jugadores con los que demasiada paciencia se ha tenido por sus resultados en el campo.

Bueno, vale, este artículo no le interesa a nadie. Aquí, o eres un descerebrado pro, o un descerebrado anti o eres lo peor por pretender estar en la equidistancia… Pero… en fin, me he quedao tan a gusto…

PD: En este artículo no pienso contestar a comentarios ridículos u ofensivos. Si os ponéis tontos, cierro los comentarios o los elimino. Y entre mis virtudes no está la paciencia. Quedáis avisados.