Home Economía Esos derechos sociales que se adquirieron tras años de lucha. (I)

Esos derechos sociales que se adquirieron tras años de lucha. (I)

escrito por Arturo Taibo 20 mayo, 2013

SANIDAD PUBLICAUno de los mantras que repite la progresía keynesiana es que durante esta crisis se están perdiendo “derechos que se adquierieron tras años de lucha”. Los culpables de esta supuesta pérdida de derechos son los sospechosos habituales: el neoliberalismo, el capitalismo salvaje, los mercados desregulados, la globalización, las políticas de austeridad y la Merkel.

¿De qué derechos hablamos? Pues de los derechos que se asocian al Estado del bienestar: la educación y la sanidad “gratuitas”, las pensiones públicas y últimamente en la dependencia, también a ciertas condiciones laborales y otras ayudas sociales.

 

¿Cómo se conquistaron esos derechos? La izquierda siempre alude al mito de la “lucha obrera”. En el imaginario de la izquierda la riqueza es una constante, la riqueza de unos viene de la pobreza de otros, de quitársela a los pobres o “empobrecidos”, y las mejoras de cualquier tipo  en el nivel de vida de la gente han venido de la “lucha obrera” que ha conquistado derechos arrebatándoselos a “los ricos”. Bueno, está la versión de los políticos según la cual los derechos los han conseguido ellos haciendo pagar a “los ricos”.

 

Por supuesto toda la anterior historia tiene un pequeño fallo. ¿Cómo es posible que los ricos de hoy sean más ricos que nunca con la cantidad de “derechos” que tiene ahora la gente? En realidad la historia de la lucha obrera no es más que una justificación a posteriori de la mejora de calidad de vida de la gente.

 

La mejora de la calidad de vida de la gente no se produjo por ninguna lucha obrera ni ninguna conquista social. La mejora de la calidad de vida se produjo por el aumento de la productividad. Si la gente siguiese produciendo lo mismo que hace cien años las condiciones de vida de la gente seguirían siendo las mismas. Ésto, que es obvio, es algo que parece inaceptable para mucha gente.

 

¿Por qué ha aumentado la productividad, especialmente durante los últimos 200 años?

Fundamentalmente gracias a un ambiente cultural y político favorable a la libertad. La libertad permitió que la gente buscase la prosperidad económica. La libertad permitió que la gente buscase nuevos métodos de producción, permitió a la gente ahorrar y acumular capital, permitió que la gente inventase nuevos bienes para satisfacer sus necesidades y eso generó una explosión de riqueza.

 

Alguien podría pensar que la generación de riqueza no tendría que suponer una mejora de las condiciones de vida de toda la gente sino que esa riqueza se concentraría casi exclusivamente en una minoría. Sin embargo la libertad es para todo el mundo no para una minoría y esa libertad trajo competencia. Competencia a la hora de vender bienes y a la hora de contratar trabajadores.

 

La mayor productividad y la competencia permitió que todo el mundo disfrutase de un mejor nivel de vida. A medida que la gente tiene mayores bienes a sus disposición satisface las necesidades que cree más importantes.

Las auténticas conquistas sociales, los derechos sociales, se han conseguido gracias a la gente que mejoró la productividad y que encontró nuevos bienes para satisfacer las necesidades de la gente.

 

Sin la intervención del Estado la gente también hubiera gastado más dinero en sanidad o en educación. De hecho eso es lo que pasó antes de la intervención del Estado. Y de hecho eso pasa ahora cuando la gente contrata un seguro médico privado, va al dentista, paga clases particulares para sus hijos o se paga un máster.

 

Sin el aumento de la productividad y de la producción hubiera sido imposible todo el Estado del bienestar. Porque los médicos y las enfermeras cobran y los profesores y los catedráticos cobran.

Se han magnificado los recortes cuando el número de funcionarios sigue siendo el mismo que a principios de la crisis y el gasto público, incluso si excluimos los intereses, apenas ha disminuido.

 

Pero más allá de todo eso los “derechos sociales adquiridos tras años de lucha” no están en peligro por ningún ataque ideológico. Están en peligro por el propio socialismo que los creo dice que los creo.

No hay “derecho social” si no hay presupuesto

No hay “derecho social” si no hay alguien que pague impuestos para que se mantenga.

La culpa de que los “derechos sociales” estén en peligro viene por un lado de la elevada tasa de paro y por otro de que se hicieron promesas imposibles de cumplir. Para que funcione un sistema de pensiones como el que se prometió a la gente  sería necesaria una natalidad de 3 hijos por mujer y la española hace tres décadas que está por la mitad. Y claro, que la gente tuviese trabajo.

 

Hay ilusos que piensan que el problema se solucionaría subiendo los impuestos o acabando con la economía sumergida. Piensan que la mayor recaudación fiscal no tendría consecuencias sobre el consumo, la inversión, el empleo, la producción. Evidentemente eso no es así: aumentar la recaudación fiscal no es aumentar la producción, aumentar la presión fiscal sobre los más ricos no impedirá que haya consecuencias también para los menos ricos.

Jamás saldremos de esta crisis si la gente no acepta que el Estado no es todopoderoso y que los “derechos sociales adquiridos tras años de lucha” son fruto del trabajo y no de ninguna protesta o redistribución.

En la segunda parte de este artículo los datos y los gráficos.