Home Liberalismo Corrupción en el PP y elecciones anticipadas. La visión de un liberal

Corrupción en el PP y elecciones anticipadas. La visión de un liberal

escrito por Burrhus el elefante neocon 2 febrero, 2013

Hasta hace una semana, la situación de España se parecía a lo siguiente:

Déficit superior al 8% en 2012.

Tasa de paro del 26%. Una de sus Comunidades Autónomas, Andalucía, con una tasa del 36%.

– En 2011, el número de empresas activas disminuyó en un 1,6%. Y aunque siga esperando datos, no parece que la cosa esté yendo a mejor, sino al contrario.

Y no sigo porque me pongo enfermo. Resumiendo, España hace una semana España se debatía entre las siguientes opciones:

1. Sacrificar el Estado del bienestar actual (incluyendo todos los chanchullos legales que permiten los diferentes oligopolios y corruptelas varias que padecemos) para reiniciar la economía desde cero y sentar las bases jurídicas de un nuevo Estado del bienestar que se sustente de la riqueza que se haya generado previamente.

2. Sacrificar a la economía y a varias generaciones de jóvenes y de mayores de cincuenta años para mantener el Estado del bienestar actual y su infame legislación.

Nuestros políticos, y lo que es peor, la sociedad, habían elegido la segunda opción.

Por si fuera poco, los nacionalistas han efectuado su legítimo órdago independentista, generando de paso problemas de seguridad jurídica y bla bla bla…

Se acuerdan, ¿verdad? Sí, los problemas de España hace una semana. Hoy, el problema de España son las fundadas sospechas de corrupción de la cúpula del partido político que gobierna hoy, y que afectan al actual Presidente del Gobierno, Don Mariano Rajoy Brey.

Tienen muy mala pinta los papeles de Bárcenas para el PP (ya sólo el hecho de que pretenda regularizar casi 11 millones de euros que tenía en Suiza –no pudo con los 22– sin saber de dónde los ha sacado es para echarse a temblar). De llegarse a confirmar que altos cargos del PP han estado recibiendo dinero en negro por parte de donaciones no declaradas, algo todavía por demostrar ante un juez, significaría que Mariano Rajoy tendría que dimitir y convocar elecciones. Es decir, que mientras España tiene que hacer un montón de reformas en un momento en el que el control del tiempo y la rapidez en la toma de decisiones y aprobación de leyes es vital, el Gobierno y la oposición van a estar enzarzados en lavar sus imágenes públicas.

España no estará para chorradas de políticos de tercera categoría, pero hay una cosa segura: No se genera ninguna confianza cuando quien propone las reformas se fuma un puro con la ley que tiene que aplicar. Y si ello supone perder un tiempo que no tenemos, ese tiempo y sus consecuencias son baratas comparadas con permitir que gente corrupta siga en las instituciones públicas.

Comparado con esto, la hipocresía de que el mismo Ministro de Hacienda y el mismo Presidente que persiguen con tanto ahínco el dinero en negro lo hayan estado cobrando durante años se queda en algo menor.

Por un argumento como éste es por lo que el ciudadano español debería, en el caso de que se demostraran tales hechos, movilizarse en caso de unas elecciones anticipadas. Pero la cascada de consecuencias no debería quedar ahí.

Nuestro sistema democrático funciona de la siguiente manera: Los ciudadanos tienen derecho a votar la lista propuesta por cada uno de los partidos. Los miembros que van siendo elegidos de esta lista, ahora diputados, proponen a un candidato al Presidente de la Cámara baja para presidente del Gobierno. Pues bien: Si los diputados que componen el grupo parlamentario que ostenta la mayoría absoluta son incapaces de escoger a alguien que no esté corrupto, quienes les han puesto ahí tienen (o deberían tener) el derecho de despedirles a través de unas elecciones generales.

Es decir, hay que castigar también al partido que, a sabiendas o por pardillo, ha puesto a los corruptos en el poder.

sumate al cambioMariano dará dentro de unos minutos un mitin a su partido en un Congreso Extraordinario una rueda de prensa sin preguntas tras la reunión extraordinaria (convocada por él) del Comité Ejecutivo Nacional del partido. Más le vale que esté limpio, que presente propuestas serias para que cualquier ciudadano pueda fiscalizar las cuentas de su partido y que haga una purga seria a todo aquel sobre haya la más mínima duda. Todo lo que no sea transparencia cristalina y purga estalinista a quien se pase de listo sonará a excusas de mal pagador. Y para mí, significaría que debería convocar elecciones anticipadas. Por el bien de España.

¿Cuál sería el problema de esta convocatoria de elecciones? En un sistema tan orientado al bipartidismo y al regionalismo como el que tenemos, la opción natural sería el PSOE. Sí, el mismo PSOE al que hace un año se le echó por ser quienes nos metieron en esta descomunal crisis económica que sufrimos. El problema de este partido es mucho más de fondo. No porque sean tan corruptos como el PP, y al PSOE de Andalucía me remito (lo de mi tierra es fascinante: las cuantías de los EREs son mucho mayores que las de la Gürtel, han logrado la mayor tasa de paro de la civilización occidental sin una guerra, una catástrofe o una situación geográfica compleja de por medio… y volverían a ganar las elecciones), sino porque lo que tiene ahora mismo más en boga al PSOE, el sueldecito de Amy Martin, encubre la incapacidad de la Fundación Ideas de tener una puñetera idea que comprenda que la socialdemocracia se basa en una economía que la sostenga y no al revés.

Es decir, que tendríamos que votar a partidos que tienen una formación muy escasa en la gestión del las Administraciones Públicas y de Gobierno. Pues bien: El tiempo que suponga convocar nuevas elecciones y que los nuevos políticos aprendan su nuevo oficio también es barato. ¿Por qué? Porque la gente, la sociedad, estará aprendiendo a castigar a los políticos incompetentes y corruptos, y estará enviando un mensaje de que quien la hace, la paga y no vuelve. Y eso es lo que no tiene precio.

Como liberal, creo que sólo en base a esta experiencia repetida la gente puede darse cuenta de que si quiere acabar con la incompetencia y la corrupción de los políticos, debe hacer es limitar el poder de las leyes y del Estado. Nótese que no digo “se dará cuenta”. Supongo que en el fondo sigo siendo un primo.