Home Miscelánea El día que murió la prensa

El día que murió la prensa

escrito por daoiz 25 enero, 2013

El día 3 de Febrero de 1959 fue un día triste para la historia de la música. El rock & roll todavía gateaba cuando tres de su más prometedoras estrellas fallecían trágica y prematuramente en un desafortunado accidente.
buddy-holly-jp-richardson-big-bopper-ritchie-valensBig Bopper, 29 años. Famoso, entre otras, por su canción “Chantilly Lace” (Hello…baby!). Buddy Holly, 23 años. El más experimentado de ellos, con tres discos a sus espaldas y algunos éxitos importantes (“Peggy Sue”, “That¨ll be the day”). Y el adolescente de 17 años Ritchie Valens (Ricardo Valenzuela, de origen mejicano, aunque nacido  en Estados Unidos), cuya principal aportación musical fue “La Bamba”, la adaptación a ritmo de rock & roll de un son jarocho (expresión musical propia del estado de Veracruz, Méjico).

Realizaban una gira que les llevaría en tiempo récord por una veintena de estados norteamericanos durante un gélido invierno, con temperaturas de hasta -30ºC. Los músicos de las bandas iban cayendo uno tras otro víctimas de resfriados y gripes, y viajaban en autobuses desprovistos de calefacción. Así que cuando Buddy Holly vio la posibilidad de alquilar un vuelo chárter para viajar de Iowa (su estado natal)  a Minesotta, no debió dudarlo demasiado. Con una moneda al aire, la última de las plazas del vuelo de la muerte se la adjudicó el imberbe artista chicano Ritchie Valens. Supongo que salió cruz. El resto es historia. Nunca llegaron a su destino, aunque su memoria e influencia perduran aún, y probablemente lo harán durante mucho tiempo. Doce años más tarde otro cantante norteamericano, Don McLean, haría un simbólico repaso a la historia musical de la anterior década en su archifamosa “American pie”. La canción menciona en varios versos el triste suceso y rinde un emotivo homenaje a los tres malogrados músicos (The Father, Son and the Holy Ghost -por cierto, verso eliminado por la censura franquista, supongo que por irreverente).

Hoy se ha producido una coincidencia tragicómica en dos de las cabeceras más importantes de la prensa escrita española. De hecho, en las dos más importantes en su ámbito. El País, en la prensa generalista, y el diario Marca, en la deportiva.

El País publicaba anoche en su primera edición una fotografía de Hugo Chávez, presuntamente obtenida pocas fechas antes en la Habana, donde está siendo tratado del cáncer que probablemente acabará con su vida en los próximos días.

Chavez. jpg

El “diario independiente de la mañana”, demostrando su iniciativa y liderazgo, era el primer medio periodístico mundial en obtener imágenes del líder venezolano en muchas semanas, y además, en un alarde de audacia, se hacía con los derechos mundiales de publicación de la citada fotografía. Sus directivos se apuntaban así un tanto que reforzaría la posición de su periódico como uno de los más prestigiosos diarios en habla hispana. O eso creían ellos. En realidad, la fotografía correspondía a la operación de un paciente de gigantismo. Dicha foto llevaba en youtube desde el año 2008.

Marca llevaba a su portada un titular (si mi información es correcta inicialmente entrecomillado y posteriormente sin comillas, aunque no he podido confirmar este punto): “Presi, en Junio Mourinho o nosotros”. Era, decían los autores, una noticia de gran calado para el madridismo. Refería en primicia el contenido de una reunión celebrada en las oficinas de ACS, apenas un par de días antes, entre Florentino Pérez, José Ángel Sánchez (Director General del Real Madrid), y los capitantes del equipo, Iker Casillas y Sergio Ramos.

marca.300

Durante dicha reunión los capitanes habrían trasladado al Presidente un ultimátum: si Mou no deja el equipo a final de temporada, buena parte de las estrellas madridistas abandonarán el club debido a las insoportables relaciones con su entrenador. Según ese diario, el presidente tomó nota, y los jugadores sacaron la impresión de que “en el fondo, el presidente está más cerca de la plantilla que del entrenador”. A las 13h del 24 de Enero, probablemente por primera vez en sus dos largas presidencias, Florentino Pérez ha dado una rueda de prensa no planificada. Durante la misma, ha desmentido todas y cada una de las insinuaciones y afirmaciones realizadas por el diario Marca, con una contundencia que ha sorprendido a propios y extraños. Ha afirmado además que nadie del diario madrileño (al que no ha citado en ningún momento por su nombre, en un brillante ejercicio de controlado desprecio) se ha puesto en contacto para contrastar la información con ninguno de los asistentes a la reunión. Poco después, los dos capitanes del Real Madrid han desmentido con rotundidad la noticia de Marca en un comunicado publicado en la página web de Real Madrid C.F.

El País reaccionó con rapidez, rectificando su primera edición, retirándola  de los quioscos y sustituyéndola donde les ha sido posible (en algunos sitios, por razones logísticas, el País no ha sido comercializado hoy). Los daños directos han sido estimados por algunos medios en 300.000 € (solamente la adquisición de la falsa fotografía ha debido costar decenas de miles de euros, teniendo en cuenta que fue ofrecida a otro diario nacional según su director por 30.000 €). Los daños en el prestigio del diario son difícilmente calculables, pero probablemente de un alcance muy superior.

Marca, por el contrario, y pese a la evidente falsedad de su noticia, se mantiene erre que erre en su versión, aunque su director ha balbuceado excusas como que el entrecomillado del titular fue una licencia periodística. Durante el día de hoy las redes sociales se han llenado de críticas, insultos y mofas a Marca, y el hashtag #Marcamiente (en España, a diferencia de Hollande en Francia, Rajoy no ha prohibido aún el término inglés)  ha sido “trending topic” en Twitter durante varias horas.

Parecen evidentes las razones de El País: adelantarse a la competencia publicando en exclusiva una fotografía largamente esperada y conseguir con ello un reforzamiento de su maltrecha imagen con repercusión mundial. Lamentablemente para el diario, la torpeza, la no comprobación de las fuentes, y probablemente la inexperiencia o falta de recursos del personal implicado, han conseguido el efecto contrario al deseado. Prestigio y El País son palabras aparentemente condenadas a no volver a aparecer juntas en la misma frase en el futuro.

Más mezquinas parecen las razones de Marca. La repugnante persecución y cacería mediática del hombre que se está produciendo en la figura de José Mourinho es difícilmente comprensible, por más que la fuerte personalidad del portugués le granjee enemigos con facilidad. Tan solo la lucha por el poder y la influencia en el club más importante del mundo pueden explicar que Marca (y As en similar medida) publiquen un día tras otro noticias de dudosa veracidad (cuando no mentiras descaradas como la de hoy), sabiendo que van a causar un impacto negativo en su cuenta de resultados. Socio del Real Madrid desde 1984, hace tiempo que no compro ni el Marca ni el As. Desde hoy, tampoco entraré en su página web.

Hace años que la prensa escrita se encuentra casi tan agonizante como el propio Hugo Chávez. Las cabeceras periodísticas de internet, los blogs y las redes sociales se hacen imprescindibles para satisfacer la infinita demanda de información y opinión de 7.000 millones de personas. El periodismo está cambiando como profesión. No tengo nada claro que para bien, pero sin duda está cambiando. La prensa de papel pierde cuota de mercado vertiginosamente en favor de los medios digitales. Actos como el de El País o el Marca en el día de ayer no harán sino acelerar la muerte del enfermo. Que sea para bien.

Don McLean se refería al 3 de Febrero de 1959 como “el día que murió la música” (“… I knew I was out of luck the day the music died”).

El 24 de Enero de 2013 será recordado por mí como El día que murió la Prensa.

D. E. P.

 

PD: La idea del título la he tomado de un “tuit” escrito hoy por D. Javier de Mendizábal, @MendiMendi1. Gracias, maestro.