Home Derecho Expropiaciones de Evo Morales y excusas de “3500 millones”

Expropiaciones de Evo Morales y excusas de “3500 millones”

escrito por Burrhus el elefante neocon 30 diciembre, 2012

Evo Morales lo ha vuelto a hacer. Ha vuelto a expropiar a una empresa española

“Morales nacionalizó por decreto las principales distribuidoras de electricidad en La Paz, Electropaz, y en la región altiplánica de Oruro, la Empresa de Luz y Fuerza Eléctrica de Oruro (Elfeo), además de la empresa de servicios Edeser y una gestora de inversiones, las cuales son administradas por IberBolivia de Iberdrola.

“Mediante decreto supremo anunciamos la nacionalización de Electropaz y Elfeo, Compañía Administradora de Empresas de Bolivia (Cadeb) y compañía Edeser SA”, señaló Morales en un acto público en el palacio de gobierno.

Agregó que “el decreto supremo tiene por objeto nacionalizar a favor de la empresa nacional de electricidad Ende en representación del Estado de Bolivia la totalidad de los paquetes que pose IberBolivia”.”

Cuatro filiales de Iberdrola dedicadas al suministro de electricidad y otros ámbitos (en este enlace pueden encontrar más detalles -fe de pifias: este enlace da detalles de la anterior expropiación a Red Eléctrica Española). ¿Por qué? Recojo citas textuales de Evo Morales:

“Hemos hablado con la empresa, hemos dialogado con la empresa, que se rebaje a todos, que asuma su responsabilidad social como empresa, son españoles. Cuatro meses de negociación sin resultado”

“Y como no han querido buscar esta equidad, igualdad en el consumo de energía eléctrica, obligados hemos tenido que nacionalizar estas dos empresas, Electropaz en La Paz y Elfeo en Oruro”.

“Son un derecho humano [los servicios básicos], y un derecho humano no puede ser negocio privado”.

“Esta nacionalización está orientada justamente para buscar la igualdad y acabar con la extrema pobreza.”

Según parece, se cobraba el doble de precio a consumidores que estaban en el campo en relación con personas que viven en la ciudad. La tarifa eléctrica urbana media sería de 0,63 bolivianos (0,09 dólares) por kilovatio/hora, mientras que en el área rural subiría hasta los 1,59 bolivianos (0,23 dólares).

Ciertamente es una pasta. ¿A qué se debe tal diferencia? No hay que ser un genio para darse cuenta: Resulta mucho más caro y conlleva más tiempo de amortización el llevar la electricidad a aldeas perdidas que generan muy poca riqueza comparado con llevarlo a una ciudad. Y Bolivia es muy, muy montañosa. Esto a Morales le da igual (no obstante, nadie invierte tanto dinero si no es para sacar beneficios, habría que ver cómo lo hacen y cuánto), y sin hacer nada que esté fuera de la ley o de la Constitución, se fuma un puro con la propiedad privada y la seguridad jurídica, se arma de retórica progre para su discurso ante los medios y expropia las empresas.

Pensaba ya que nadie tomaría en serio la retórica progre, pero en estas que, pululando por la red, me encuentro con un artículo llamado “¿Por qué Bolivia no y nosotros sí?” en el blog 3.500 millones, escrito por Gonzalo Fanjul, en el que se afirman cosas [que me permitirán fiskear] como…

“Cuando España reclama “seguridad jurídica”, ¿se refiere a las mismas garantías legales que ha aplicado a los miles de ciudadanos bolivianos excluidos de manera unilateral del sistema sanitario español?”

Se refiere a poder montar un negocio y poder funcionar de acuerdo a criterios empresariales razonables sin que venga el Estado y te quite el negocio por ello. Subir el precio de un servicio cuando se traslade a lugares menos accesibles y con menos demanda es un criterio empresarial razonable en Bolivia y aquí. Da la casualidad de que aquí tenemos una crisis económica severa, y que hay que buscar nuevos horizontes. Si sales por necesidad y te expropian, como que no sienta nada bien ni es una buena señal del lugar donde se invierte.

¿Consultó la Ministra Mato a su homólogo boliviano antes de aplicar una lavativa presupuestaria a los ciudadanos de este país que residen en España?

Ya puestos a comparar, el seguro médico en Alemania es obligatorio para los emigrantes (lo pagamos de nuestro bolsillo), y no se recuerdan muchas quejas al respecto. ¿Pretende comparar el uso de un servicio por parte de un colectivo (al que a día de hoy tienen acceso) con el ejercicio de los derechos de propiedad privada, de asociación y de libre empresa?

¿Por qué nos escandaliza tanto la actuación unilateral de Bolivia cuando no hacen otra cosa que seguir nuestro ejemplo?

Sí, lo pretende. Habrá que recordar que los derechos de propiedad privada, de asociación y libre empresa no son lo mismo que el acceso a un servicio por el que colectivos emigrantes ni han pagado ni (en muchos casos) están pagando.

“En asuntos como este, España no hace más que engullir su propia medicina.”

Debe ser por nuestro largo historial de empresas extranjeras expropiadas.

Durante años hemos tratado a los países latinoamericanos y a sus ciudadanos como si fuesen nuestros empleados, cuando no algo peor.

¿Quién? ¿España? Más allá de que en los últimos 15 años empresas españolas desembarcaran en Iberoamérica, desde el siglo XX no hemos pintado nada allí. Si Argentina (lo pongo porque es el ejemplo más claro) pasó de ser la Suiza de América al actual estercolero de corrupción, no es por la influencia hispana. Y esto es aplicable a todos los países sudamericanos, me atrevo a decir que casi sin excepción.

Por cierto, que a la gente la tratan como empleada porque, por lo general, son empleados. Como a cualquier español empleado. Algo que no tiene absolutamente nada de indigno.

“Media España se partió de risa con el jersey de Evo Morales en su primera visita oficial o con el carácter indígena de su gobierno.”

Suele pasar cuando no conoces las normas de etiqueta y vistes con un jersey de colores. También se reirían de mí. Se rieron por hortera, no por boliviano o por venir de un país humilde.

“La arrogancia y la codicia de algunas de nuestras empresas (cuyo poder en las cuotas publicitarias de los medios anula buena parte de las investigaciones independientes).”

Arrogancia y codicia. Si quiere, las empresas van a moverse para tener pérdidas. Lo de ser arrogante no deja de ser otra consigna progre. Y luego, lo de las investigaciones independientes, le rogaría que nos comentara cuáles.

“los kafkianos modelos de inmigración o las medidas xenófobas del último año han generado exactamente lo contrario del espíritu de “colaboración y franqueza” que reclama el Gobierno”

Evo Morales lleva expropiando desde su llegada al poder desde 2006 (con Zapatero en el poder), no por la última ocurrencia del PP. Y llevaba reclamándolo mucho antes desde su llegada. Nuestro lamentable sistema de emigración, por cierto, también es muy anterior a la llegada del PP.

“Y ahora, cuando las tornas han cambiado, el asunto se vuelve en contra de quienes quieren invertir o trabajar en estos mismos países.”

De lo cual se deduce que lo grave para el señor Fanjul no es que no se pueda trabajar e invertir en ninguno de los dos países, sino que se cuestione el intervencionismo de sólo uno de ellos. Las dificultades que tienen los sudamericanos para trabajar en España y las que los españoles tienen para trabajar allí tienen un rasgo en común: Son legales. Y son exactamente igual de reprobables en ambos casos.

“Así que a lo mejor la famosa Marca España necesita menos flamenco y un poco más de humildad. Podemos empezar demostrando cautela en la expropiación de Iberdrola.”

Pedir a los demás humildad suele ser algo muy prepotente (y muy español, por cierto). Y como andaluz ( español), me parece muy soberbio el uso del flamenco para una afirmación así.

No, oiga. Los problemas que puedan tener los emigrantes bolivianos (y de cualquier otro país) no tienen nada que ver con con el racismo o la xenofobia. Tienen que ver con que los servicios hay que costearlos y, con un déficit presupuestario estatal superior al 8%, no hay dinero. Y los problemas de Iberdrola con Bolivia tampoco tienen que ver con el racismo, la xenofobia o la historia españolas. Tiene que ver con un señor dispuesto a apropiarse con toda empresa relevante en el país a través de los instrumentos legales de que dispone si no se pliega a sus condiciones (y si se pliega, probablemente también).

Lo demás es mezclar la velocidad con el tocino.