Home Liberalismo Por qué no habrá un cambio radical en las leyes de tenencia de armas en USA

Por qué no habrá un cambio radical en las leyes de tenencia de armas en USA

escrito por Luis I. Gómez 19 diciembre, 2012

La prensa y los políticos europeos casi “celebran” la masacre de Newtown como el hito que marcará un antes y un después en la forma con que los gobiernos USA manejan el tema de la tenecia de armas. Se equivocan los periolistos y los políticos. Los periolistos porque apenas usan más palabras e ideas que las que su doctrina les permite, y son muy pocas; los políticos porque olvidan que Obama no legisla. Permítanme que les de tres razones:

1. Según el último estudio del Pew-Institute vemos cómo el 46% de los norteamericanos quiere proteger decididamente su derecho a poseer armas. La tendencia es claramente al alza. En 1993 sólo el 34% de los encuestados quería proteger a toda costa su derecho a la posesión de armas. Los partidarios de endurecer la legislación pasaron de un 66% en el 2000 a un 47% hoy.

2. Estamos asistiendo a una polarización del uso del lenguaje en el debate público. En el New York Times del día 15 podíamos leer un interesantísimo articulo al respecto, en el que se mostraba cómo los medios USA abandonan el término neutral “control de armas” para utilizar más frecuentemente términos más polarizantes como “violencia armada” o “derecho a las armas”. Interesantísimo también el pequeño estudio que ha realizado “Language Log” al respecto y del que les dejo una gráfica:

En ella pueden ver cómo el uso de “control de armas” cae en picado mientras crece el uso de las otras formas de hablar sobre el tema. Polarizantes y significativas: segunda enmienda, violencia armada y derecho a las armas. Esta polarización en el uso del lenguaje nos muestra cómo desde los medios percibimos los ecos (o se inducen ecos) de una cada vez más polarizada opinión pública.

3. No entiendo las razones por las que la prensa de calidad europea se niega sistemáticamente, a la hora de tratar este tema, a mencionar o discutir las últimas sentencias del Tribunal Supremo Norteamericano sobre el asunto. Tal vez porque las sentencias en los casos Columbia vs. Heller (2008) o McDonald vs. Chicago (2010), vistas en su conjunto y en función de los efectos “globales” igualan casi el derecho a la posesión de armas con el derecho a la libre expresión.

Los cánticos europeos reclamando leyes más restricitivas en USA son más cánticos reclamando una reforma de la Constitución norteamericana, algo para lo que, hoy por hoy, Obama no estaría ni cerca de la mayoría.

El debate está abierto, aquí y allí. Yo soy partidario de poder tener un arma en mi casa para defender a mi familia y mi propiedad. Y usted?