Home Economía Robin Soria y las malvadas petroleras

Robin Soria y las malvadas petroleras

escrito por daoiz 25 octubre, 2012

Hace unos días se hicieron públicos sendos informes de la Comisión Nacional de la Competencia (CNC) y de la Comisión Nacional de la Energía (CNE). En ellos se avisa de la escasa competencia en el sector de la distribución y venta minorista de carburantes en España, y han sido publicitados a bombo y platillo por el Gobierno y su aparato mediático. En paralelo, el Ministro del ramo (José Manuel Soria) ha llamado a su presencia a los presidentes de las principales compañías petrolíferas de España para instarles a reducir los precios de venta de sus productos en sus estaciones de servicio, y Soraya ha dedicado varias ruedas de prensa posteriores a los Consejos de Ministros a cuasimonográficos sobre el tema.

La causa de esta frenética actividad no es otra que la cercanía del mes de Noviembre, mes cuya inflación marcará en cierta medida la revalorización de las pensiones (en teoría, según el Pacto de Toledo, se deberían revalorizar caiga quien caiga cada año con la inflación). Como quiera que el gasto en pensiones en España es nada más y nada menos que unos 120.000  M €/año (12% PIB, ó 20 billones de pesetas), y subiendo rápidamente por el inexorable envejecimiento de la pirámide poblacional, conseguir revalorizarlas lo menos posible es clave para los objetivos de control del déficit público. Para hacernos una idea, cada 1% de revalorización supondrá algo más de 1000 M €, superior a una decimita del PIB. Un 3 y pico % de IPC, como apunta actualmente, significaría cerca de 4000 M €, pagaderos no sólo ahora, sino “para siempre”. Sería consolidar un 0,4% más de déficit (mejor dicho, de gasto público) cada año de ahora en adelante.

Como quiera que la voracidad recaudadora de este gobierno (el más socialdemócrata de la historia española, como Montoro no para de recordar cada vez que tiene ocasión) no tiene límite, y el 1 de Septiembre ha metido un rejonazo importante en el IVA, la inflación (el IPC) se ha disparado justo en el momento más inconveniente. Y claro, la culpa hay que echársela a otro, preferentemente a alguien que cuente con poca simpatía de los votantes. ¿Y quién mejor que las malvadas petroleras?

No quiero aburrir entrando demasiado a fondo en temas numéricos, pero algunos son necesarios para hacer ver la demagogia y pobreza de análisis de los citados informes.

Dos de los datos más cacareados por el Gobierno son, por un lado,  que España es uno de los países con precios de gasóleos y gasolinas antes de impuestos más altos de Europa, y por otro, que los márgenes brutos de distribución han subido un 20% durante la crisis, entre 2007 y 2010.

Respecto al primero, nada que añadir que Juan Ramón Rallo no haya escrito en su valiente artículo: simplemente, no es totalmente cierto, y varía mucho según el periodo de análisis escogido. Sí es verdad que los precios antes de impuestos del sector son algo más altos que en la media de países europeos. Y ello es en parte debido a un nivel de competencia manifiestamente mejorable. Lógico. Cuando un estado permite (fomenta, desde la desaparición del monopolio, allá por 1990) que un jugador del mercado tenga más del 40% de cuota de mercado, el resto, en comportamiento perfectamente lógico y LEGAL, imita los movimientos de precios del primero (Repsol).

Respecto a los márgenes brutos de distribución, algunos comentarios

1. Definición: El margen bruto a efectos de este artículo es el resultado de restar del PVP los impuestos y los costes de producto según cotizaciones internacionales.

2. En estos momentos, esos márgenes son aproximadamente unos 0,14 €/l (14 cpl, aproximadamente un 10% del precio total). No hay demasiados sectores con márgenes brutos tan bajos en términos porcentuales, contra la percepción del ciudadano medio.

3. En España, un número relativamente reducido de las estaciones de servicio son propiedad de y operadas por las grandes empresas petroleras (Repsol, Cepsa, BP y Galp). Concretamente, podemos estar hablando de unas 2500 del total aproximado de 10000 que hay en el territorio nacional. En el resto de los casos, bien el dueño y gestor es otra empresa, bien el gestor es otra empresa. En el primer tipo de estaciones, el margen bruto (los 14 cpl) son “propiedad” de la petrolera. Con ellos tiene que costear, entre otros: los gastos de transporte del producto a las estaciones, los sueldos del personal (en estaciones y oficinas), los gastos de imagen, mantenimiento, inversiones en instalaciones, marketing/publicidad, promociones, descuentos en tarjetas profesionales, costes de programas de fidelización, etc. En las segundas, esos 14 cpl se reparten entre petrolera y gestor (o dueños/gestor). A fecha de hoy, y sobre todo en los contratos firmados en los 2-3 últimos años, menos de la mitad del margen bruto se queda en la petrolera.

4. Dice el informe de la CNC que los márgenes han subido un 20% en el período 2007-2010. Vamos a creérnoslo. Eso significa, según los datos de la CNC, que en ese periodo subieron más o menos desde los 11 cpl a los 13 cpl (ha subido un poco más desde entonces hasta hoy). Es una forma de verlo, pero tremendamente demagógica. Cualquiera que haya gestionado un negocio desde el punto de vista comercial sabe que, en cuanto a margen bruto, el parámetro de gestión más importante no es el dato medido en €/unidad, sino en % sobre precio de venta. ¿Y cuál era el precio del gasóleo a principios de 2007 y cuál era el precio a final de 2010?… vaya, esto no lo dicen los informes, pero para eso estoy yo. El precio del gasóleo era 0,89 €/l a principios de 2007, y aproximadamente 1,16€/l a final de 2010. Por lo tanto, el margen bruto de distribución habría pasado de representar un 12,3% sobre el precio de venta a principios de 2007, a representar un 11% a finales de 2010. Hoy, a 14 cpl, representa ya menos del 10%, como decía más arriba. Medido así, los márgenes se han reducido, que no aumentado, cerca del 20%.

5. Claro, teniendo en cuenta los dos puntos anteriores, no es de extrañar que, una tras otra, las multinacionales del sector vayan abandonando el país: Mobil, Esso, Agip y Shell se han ido ya de España (Shell mantiene un acuerdo de marca exclusivamente -ni siquiera suministro de producto). BP se mantiene, probablemente “esclava” de su refinería de Castellón, aunque el número de estaciones en propiedad es inferior al 50% (y además la práctica totalidad de sus estaciones es gestionada por terceros). Como dice Rallo, supongo que es o porque son empresas estúpidas que no se dan cuenta de las magníficas oportunidades de forrarse que ofrece el mercado español, o porque los márgenes de beneficio y niveles de rentabilidad no son tan atractivos como Soria nos quiere hacer creer. ¿Qué piensan Vds.?

Hay algunas cosas en esos informes que merecen ser incluídas en el apartado de disparates o simplemente maldades. Citaré solamente un par de ellas, por no aburrir:

– Al comparar la evolución de los márgenes entre 2007 y 2010 con otros países europeos, incluyen el Reino Unido. En UK, los márgenes suben mucho menos que en el resto de países. ¿Por qué?… porque los miden en €/l, en vez de en libras por litro. Hay que ser inútil o caradura.

– Para comparar con otros países, toman como precio de referencia en España el precio de monolito, sin tener en cuenta descuentos y promociones (por ejemplo, cerca del 35% del volumen de Repsol o Cepsa se gestiona a través de sus tarjetas de flotas, con descuentos medios superiores a 4 cpl; un importante porcentaje de las ventas de BP están asociadas al descuento del 3% que el cliente final recibe en Carrefour). En otros países -no en todos- SÍ se tienen en cuenta esos descuentos. Claro, eso ayuda al argumento de que España es más cara que otros países, o sea que, ¿para qué hacerlo bien?

– Recomiendan facilitar la construcción de más refinerías en España. Quiero creer que es simple ignorancia, pero en un momento en que el exceso de capacidad es tan enorme que los márgenes de refino son muy bajos, y cuando han cerrado ya varias refinerías en Europa – y las que caerán-, hay que tener narices para decir esto. Por cierto, en mi opinión, esos bajos márgenes de refino son los que provocan el relativo alto precio antes de impuestos. En un país en que la gran petrolera de referencia tiene cinco refinerías, en las que ha realizado milmillonarias inversiones para aumentar capacidad -Cartagena sobre todo-, parece razonable que dicha petrolera intente recuperar parte de lo que pierde en las refinerías con las ventas minoristas; si encima Kirschner expropia la gran fuente de rentabilidad de Repsol, ¿cómo pretende el gobierno que esa empresa retribuya a sus accionistas si pierde dinero en refino y además “regala” el producto en las gasolineras?

Para terminar, algunas preguntas curiosas y una malicia:

1. Sres. del INE: ¿es verdad que para el cálculo del IPC sólo se toman los datos de los lunes?

2. Sres. del INE: ¿Es cierto que toman los datos de solamente 5 de las 10.000 de las estaciones de servicio de España para el cálculo del IPC, siempre las mismas, y ninguna de ellas de marca blanca o de hipermercado? (representan entre unas y otras cerca del 20% del total del mercado) ¿Es eso una muestra estadística?

3. Sres. del INE, ¿es verdad que además de tomar solamente los datos de 5 estaciones para el cálculo del IPC, no hacen la media ponderada según los consumos de cada una, sino la media aritmética?

4. ¿Es verdad que el Sr. ministro Sorin Hood reunió a los presidentes de las empresas petroleras de nuestro país, y les pidió bajar los precios cerca de 15 céntimos por litro, cuando sabe que, según la CNE, sus márgenes BRUTOS son de 14 cpl? Por cierto, ¿no es eso casi incitar a la comisión de un delito, buscar que las petroleras muevan precios concertadamente? Por cierto, ¿sabe Vd. que con esa medida mandaría a la quiebra y al paro a todos los gasolineros independientes de este país?

5. ¿No es curioso que nuestro gran aliado en Europa sea actualmente Monsieur Hollande, y que el informe de la CNE inste a que se abran estaciones de servicio en cada hipermercado de España?… iqué casualidad, si las dueñas de los hipermercados son francesas!

Menos demagogia, y más reducir gasto público. Una idea, señor Soria: dígale a su jefe que pueden Vds. ahorrar en el INE, la CNC y la CNE. Para lo que sirven…

___

Si le ha gustado el artículo y le gustan los contenidos de “Desde el exilio” no dude en votarnos (en estos momentos DEE es el sexto blog más votado, gracias!!):
Votar en los Premios Bitacoras.com