Ante el fin de España

No se trata  en este artículo de si España, como nación con las mismas fronteras y población, va a continuar existiendo en un futuro cercano, porque la respuesta es obviamente no.

Tampoco voy a intentar explicarles o defender mi postura acerca de la nación española… total a estas alturas y muerta ya la vaca. Voy a analizar la situación actual y las opciones que se presentan en los próximos meses.

Lo ha dicho recientemente el ministro Wert , y no se si pensar que es un ingenuo o un imbécil, y es que “existen algunas evidencias que relacionan el crecimiento del sentimiento independentista en algunas comunidades autónomas con la dirección que ha tomado el proceso educativo”, ¡pues claro, hombre!, si lo que sería anormal es que después de más de 30 años de adoctrinamiento los chicos, ahora ya adultos creciditos, no salieran independentistas.

Además está el argumento, impepinable para los escasos conocimientos económicos de la gente, de que “con lo que Madrid nos roba no harían falta recortes”. Con el paso de los meses y años de crisis la gente está dispuesta a comprar el argumento que sea si piensa que con eso se va a salir del agujero.

Por todo lo anterior creo que el proceso de disolución de España es irreversible (si Alemania no lo impide).

Curiosamente yo creo que los menos interesados en la independencia son el PNV y CiU que preferirían un “federalismo asimétrico” donde ellos mandasen en sus respectivos territorios, ya de una manera absoluta, pero sin renunciar al vínculo con el resto de España.

Desde luego descarto la existencia en un futuro de una mínima resistencia tanto por parte de la gente en general, como de los políticos o los militares. Se va a imponer el discurso de que la Constitución “está superada” y que después de 35 años hay que hacer una “reforma acorde con los nuevos tiempos”.

El PSOE e IU van a ver en esto una oportunidad de liquidar el mandato del PP antes del 2015, especialmente si Chacón llega a la secretaría general del PSOE.

Lo que yo creo es que al final la cosa se les va a ir de las manos a unos y otros y la gente va a exigir la independencia: no se puede vender a la gente que la independencia es el bálsamo de fierabrás y luego decirles que vamos a seguir igual otros diez años.

.

ELECCIONES  Y  ¿DESPUÉS?

Las encuestas dan una cómoda victoria a los nacionalistas, PNV y Bildu en el País Vasco, y a CiU y ERC en Cataluña pero ¿cómo gestionarán esa victoria? Yo creo que van a encontrar un punto común en la convocatoria de un referéndum porque a estas alturas ni CiU ni PNV van a poder explicar a sus electores que se opongan al referéndum. ¿Cuál será la pregunta del referéndum? Ahí puede estar la clave, será una pregunta del tipo “¿desea que Cataluña se independice de España y forme su propio Estado?”. O será algo más suave tipo  ”¿Desea una relación diferente con España que se adapte a las necesidades de la nación catalana?”.

La misma celebración de un referéndum va a provocar un enfrentamiento con el gobierno de España. Pero Rajoy tiene pocas alternativas: intentar prohibir el referéndum mediante el uso de la Policía Nacional y la Guardia Civil puede retroalimentar  los deseos de independencia. Pero lo que es seguro es que una consulta de esas características la ganarían los nacionalistas por 2/3 de los votos, más que suficiente para que nadie pueda objetar el resultado.

En el resto de España los deseos de independencia causan entre aburrimiento y deseo de que se independicen de una vez y dejen de dar la lata. Que nadie espere ni grandes ni pequeñas manifestaciones para defender la unidad de España.

El resultado es que si los nacionalistas quieren, la independencia será inevitable. Es más dado que hay dos regiones en las que los nacionalistas van a obtener cómodas mayorías basta con que los catalanes  echen a rodar la bola del referéndum para los vascos se sumen inmediatamente o viceversa o que lleguen a un acuerdo para celebrar la consulta soberanista el mismo día.

.

 

LA CUESTIÓN ECONÓMICA.

La disolución de España va a tener unas consecuencias económicas desastrosas. Independientemente de balanzas fiscales, comerciales o boicots,  todas las partes: los catalanes, los vascos y el resto de los españoles van a salir perjudicados. Cuando se levantan fronteras y se dificulta el comercio todo el mundo acaba perjudicado.

En unas condiciones normales la cosa sería grave pero en las actuales puede ser la gota que colme el vaso. Por eso, como decía antes, los únicos que pueden parar la cosa son irónicamente los alemanes. ¿Se frenarían los deseos independentistas si desde Alemania llega el mensaje de que cortarán el grifo del crédito? Sinceramente no lo creo.

Dadas las absurdas previsiones económicas del PP para el año que viene, cumplir el déficit va a ser imposible. Nos enfrentamos a una recesión brutal que durará hasta bien entrado 2014 (2014, no 2013) y la disgregación de España va a añadir incertidumbres que paralizarán cualquier inversión y creación de empleo. El resultado es que al final todos tendrán que pedir rescate. Lo que quede de España llevará la peor parte puesto que nos vamos a quedar con toda la deuda soberana española y eso supone que la deuda pública llegaría al 120 % del PIB de lo que quede de España.

Si se suma la recesión a  la disgregación  y al incumplimiento del déficit lo mejor que nos puede pasar es que los alemanes hagan los presupuestos. Pero de esta sólo salimos creando empleo, cualquier, y repito cualquier, política presupuestaria que se haga sobre la base de que exista un paro del 25 % lleva a más recesión o a más déficit o a las dos cosas. No se puede mantener un Estado del tamaño del español con el 25 % de parados y 9 millones de pensionistas.

.

 

DAÑOS COLATERALES.

Ante la disolución de España ¿Qué hará el Rey? ¿Qué hará el PSOE? ¿Qué hará IU? ¿Qué hará el gobierno? ¿Nos enfrentaremos a un nuevo proceso constituyente?

Como liberal estoy en contra de la institución monárquica por razones obvias. Además los borbones me resultan especialmente antipáticos, todo el rollo ese de la campechanía y de la cercanía al pueblo me produce náuseas.

¿Qué pinta el Rey de España si España ya no existe? Puede que se vaya de España o puede que siga con toda la cara al frente del chiringuito. ¿Y el Principito? ¿O mejor habría que preguntarle a su esposa? Existe la posibilidad de que ante al fiasco el Rey abdique en su hijo.

El PSOE va a utilizar el secesionismo para atizar al PP y acusarle de causarlo por su intolerancia (sic). La acusación es absurda pero seguro que la compran millones de personas. El PSC va a partirse y al final se va a unir a los secesionistas. El PSE va a ser engullido por la izquierda abertzale.

IU va a apoyar  la secesión.

El PP va a ser un partido marginal tanto en Cataluña y el País Vasco. El gobierno del PP no va a poder hacer nada porque después de más de 30 años de aceptar todas las exigencias de los nacionalistas ahora no tiene autoridad moral.

La gente va a reaccionar con boicots.

¿Y la Constitución? La Constitución siempre ha sido un engendro que sólo ha favorecido a socialistas y nacionalistas. Pero nadie en España plantea seriamente un cambio total en la Constitución. Una Constitución liberal y republicana nunca la ha defendido nadie y tampoco se espera que eso pase. Con una Constitución socialista y federalista (sin ser federal pero concediendo a las autonomías más poderes que los que tienen muchos estados en repúblicas federales) no se podía esperar otra cosa que un Estado quebrado, pobreza y nacionalismo

Pero todo esto, todo, es el resultado de tropecientas elecciones generales, regionales, locales y referéndums durante 35 años. Ha sido lo que ha querido la gente. Y la gente ha querido lo que le han enseñado. Arreglar esto va a llevar mucho tiempo.

¿Tiene arreglo?

 

___

Si le ha gustado el artículo y le gustan los contenidos de “Desde el exilio” no dude en votarnos (en estos momentos DEE es el octagvo blog más votado, gracias!!):
Votar en los Premios Bitacoras.com
Valore este artículo

Arturo Taibo

Economista. Liberal. Cansado de ver como se engaña a la gente y como se desperdician las posibilidades de desarrollo económico. Intentando que la gente aprenda un poco de Economía.

19 Comentarios

  • Yo creo que arreglo tendría si no fuéramos una nación de subnormales:

    http://plazamoyua.com/2012/10/10/la-secesiones-estilo-anglo-y-las-secesiones-estilo-torero-o-rajoy/

    Todo depende de organizar esos referéndums a la canadiense o británica, o a la Ibarreche. ¿Por qué crees que Iberrinche hacía una pregunta tan retorcida? Porque sabía que con un simple y claro -¿prefieres estar dentro, o fuera de España?-, perdía.

    Creo que habrá secesión, pero será después de un referéndum oscuro, tipo -¿crees que tenemos derecho de decidir?- y declaraciones unilaterales de los parlamentos autónomos.

    Y creo que se podría evitar definiendo los referéndums desde España (como en Canadá y UK), y tomando la iniciativa. Se podría si no fuéramos subnis integrales. Pero lo somos.

    • Probablemente, Plaza. Pero tras ese referéndum definido desde España, habría que establecer reglas del juego que no estén sujetas a chantaje electoral cada cuatro años

  • Pues que se acabe España, mejor, así a lo mejor miraríamos al futuro en vez de ensimismarnos y vivir del pasado y de particularismos, si bien es inevitable cuanto antes mejor y que los políticos y los ciudadanos paguen las consecuencias de sus decisiones.

    • No, hombre, no, que no decaiga: después habría que catalanizar Valencia, Baleares ¿Murcia? ¿La corona aragonesa? ¿Qué hacemos con esos españolazos de Barcelona? Habrá años por delante para seguir mirándose el ombligo. Y si conviene perdonar, no conviene olvidar el pasado, al menos para no repetirlo.

  • La alegría de la huerta no eres, Mill, pero lo que dices es razonable. Hay hipócritas, sí, que fingen preocuparse por el futuro España mientras trabajan para destruírla pero hay también muchas personas de buena fe, que piensan que la deriva desintegradora que llevamos es irreversible.

    Es clave la inercia educativa acumulada en 30 años de nacionalismo, claro. Los políticos convergentes, que han prometido soberanía sólo a fin de que sus bases nacionalistas generen presión suficiente para obtener un pase foral, pueden verse superados por los acontecimientos.

    Yo creo que tiene solución, todavía, siempre que derecha e izquierda españolas se avengan a negociar algo más que un reparto de prebendas y planteen al pueblo español -al español- una reforma constitucional que devuelva racionalidad al modelo de Estado, tras un serio debate y argumentos.

  • Hola a todos, hola MILL.
    Completamente de acuerdo en casi todo lo que mencionas sobre las consecuencias que podría suponer la secesión, pero estoy bastante convencido de que, por suerte todo este ‘show’ que se está montando alrededor del asunto de la independencia no es más que una pantomima.
    Me da la sensación de que el devenir de este asuto está ya pactado de antemano por los actores políticos, aunque desconozco el propósito que pueda tener. Existen varios indicios que admito que son bastante circunstanciales, pero son los únicos a los que tengo acceso:

    1. El tratamiento mediático y de comunicación de los partidos:
    - Los gabinetes de comunicación de nuestros partidos bien saben que si algo no interesa, para que se extinga, lo mejor es no hablar de ello, ni para bien, ni para mal.
    - Creo que no hace falta argumentar que la agenda de la mayoría de medios de comunicación están polarizados alrededor de los ‘idearios’ políticos de los dos partidos mayoritarios.
    - Se está hablando demasiado del tema en los medios de ámbito nacional cuando lo que cabría esperar es que sólo se llevara La Portada en los medios catalanes y tal vez vascos.
    - El lunes, las declaraciones de Gallardón acerca del tema aparecieron en todas las portadas de los periódicos nacionales, siendo -claramente- una imprudencia por el lado político y por el lado periodístico, ninguna novedad sobre el devenir de las decisiones al respecto de la independencia.

    2. Los actores políticos necesariamente conocen que la secesión no aportaría ningún benificio a los ciudadanos que representan y pese a ello siguen adelante con el asunto.
    - Por el lado de CiU, pueden desear la independencia fiscal para mangonear sin restricciones, pero dudo mucho que no se hayan fijado en los factores económicos negativos que apuntas. Y pese a ello, siguen adelante.
    - Por el lado del PP, la secesión sólo supone desventajas y pese a ello siguen dándole bombo al asunto.

    Todo esto no es más que un pálpito, y a riesgo de parecer un conspiranoico, simplemente me pregunto: ¿Pasará como siempre, se cederá un poco por todas las partes y en unos años, cuando se enfrien los ánimos, nadie se acordará de nada? ¿O estarán el conjunto de las fuerzas políticas fraguando un nuevo modelo de estado?

    • No lo creo. La cosa ya se les ha ido de la mano a todos. La gente en Cataluña ya ha comprado el billete de la independencia y nadie en el resto de España va a pegar un tiro para impedirlo y en el País Vasco lo mismo.
      Por otro lado y como apunto más arriba está el problema de la deuda pública de España que no van a pagar.

  • Una cuestión que nunca me había planteado respecto a la posible independencia de Cataluña y el País Vasco era la cuestión de la deuda: si es cierto, como indica Mill, que tras esa hipotética (por el momento) independencia, el resto de los españoles tendríamos que asumir la totalidad de la deuda española, ya tengo otro motivo más para oponerme a que se independicen unilateralmente y ya comprendo otra de las poderosas razones que tienen los nacionalistas para salirse con la suya: si es tal y como cuenta Mill, puede que les traiga cuenta librarse de la parte que les corresponde de la gigantesca deuda que a día de hoy es común para todos los españoles.
    En cualquier caso y aun a riesgo de que me acusen de preconstitucionalista (lo cual me la trae al pairo) (como le acaba de ocurrir al ministro Wert por tener la osadía de (muy tímidamente) criticar el adoctrinamiento educativo que los nacionalistas han perpetrado en sus comunidades con total impunidad desde hace la friolera de 40 años), me parece un hecho objetivo que España y por tanto los españoles estamos mucho peor tras más de 40 años de democracia de lo que lo estábamos tras la muerte de Franco: simple y llanamente estamos arruinados y al borde de la desintegración como nación y ya veremos si es con o sin violencia. Lo cual significa simple y llanamente que el pueblo español y nuestros muy democráticos dirigentes durante estos años de democracia lo hemos hecho bastante peor que nuestros padres y los dirigentes que les tocaron durante la dictadura.
    Por supuesto, esta opinión para cualquier progresista que se precie, se despacha con un simple “Bahh, esa es la opinión de un facha” (que es justo lo que la izquierda y sus aliados nacionalistas llevan haciendo todos estos años para achantar al disidente). Los españoles que no comulgamos con la ideología progre, especialmente los que nos consideramos liberales, tenemos la responsabilidad colectiva de impedir que nos sigan achantando y silenciando con esas tácticas totalitarias, plantándoles cara de una vez y sin complejos: con la palabra, con las LEYES VIGENTES (que nadie nos ha impuesto) y con TODOS los recursos que esa mismas leyes prevén para los que se las quieren saltar a la torera, incluído el recurso al ejercicio de la violencia legítima que nuestras leyes contemplan.
    Porque si los españoles no estamos dispuestos a llegar hasta donde haya que llegar en defensa de nuestros intereses, insisto de acuerdo con la LEY, entonces inexorablemente el trágico pronóstico de Mill se va a cumplir.

    • La deuda de la Generalitat catalana es de 42.000 M€, que son algo más de 48.000 M€ si sumamos el de las empresas públicas autonómicas.
      La deuda pública que le correspondería a Cataluña si la hacemos proporcional a su población es de 150.000 M€. Si los catalanes se independendizan y, como es lógico, sólo aceptan la deuda de la Generalitat se ahorran.. 102.000 M€, con sus correspondientes intereses, unos 4.500 M€ al año (que el año que viene serán 5.000 M€). Buen negocio ¿no?

      http://ccaa.elpais.com/ccaa/2012/06/15/catalunya/1339763353_875974.html

      • Si hacemos la deuda proporcional a la renta per cápita entonces la cosa se dispara: los catalanes se ahorrarían unos 200.000 M€ que si les descontamos los 48.000 de deuda catalana saldrían un ahorro de 150.000 M€ para los catalanes.
        En cuanto a los intereses los catalanes se ahorrarían 7.500 M€ al año.
        Ni que decir tiene la situación en que nos dejaría eso al resto de los españoles.
        Tampoco tengo que decir si a eso añadimos el País Vasco.
        Bueno lo voy a decir: son 8.500 M€ de intereses que tendríamos que pagar de más, un 1,2 % del PIB más de déficit.

      • Creo que hay unas directrices de la ONU al respecto, aunque no tengo la referencia exacta y me extraña que no se hable de ello. Si se trata de un proceso de descolonización la metropoli se queda con toda la deuda, pero si se trata de una separación maomenos amistosa o al menos tolerada, la deuda se reparte entre las partes. A ver si encuentro algo más detallado.

  • Claro que tiene arreglo. Pero hacen falta políticos capaces, con arrestos y cierto patriotismo que les permita mirar más allá de las elecciones gallegas, o las que sean en cada momento.

    Lo primero, empezar a dar largas. Decir que sí, que les vamos a dejar decidir, pero que se esperen dos años. En esos dos años, se reforma la Constitución para recuperar en el Estado todas o prácticamente todas las competencias autonómicas. Desaparecen las autonomías de medio pelo, y se intervienen las que, aún sin querer desaparecer, no puedan pagar lo que quieren ser. Se unifica y simplifica legislación, se purga la administración y se manda a la calle a un millón de empleados de empresas públicas que nos cuestan un riñón. Se establece constitucionalmente la desaparición a plazo de cualquier concierto económico autonómico.

    Una vez que se tiene el Estado embridado, y bajo un mando sólido y sensato, se les echa el órdago a los catalanes y vascos: Elijan entre ser españoles, y estar integrados en España como cualquier otro, es decir, sin privilegios de ningún tipo, o independizarse y salir de la UE, la OTAN, la ONU y hasta del Círculo de Lectores, con la promesa de que España va a hacerles la vida imposible. Se quedan sin defensa, sin clientes y sin paraguas diplomático. Una pregunta directa y sin ambages. Y se establece que no se volverá a consultar sobre el asunto como mínimo en 50 años. Si sale que quieren quedarse, somos grandes y fuertes. Si sale que se quieren ir, seremos pequeños, pero fuertes también. Ahora somos 17 y hechos polvo.

    Claro, eso costará infinidad de follones. Y por eso hace falta que los dos grandes partidos estén de acuerdo, para que nada distraiga. Sindicatos, partiduchos, hasta los equipos de fútbol van a dar la tabarra. Pero en dos años se puede llegar a dejar el cotarro medio aseado, si se quiere. Y ese es el problema, que no se quiere, no porque no se desee llegar a la situación mejor, sino porque no hay nadie dispuesto a asumir el desgaste que el proceso acarrearía.

  • Hola:

    Yo pido dos referendum simultáneos y con respuesta afirmativa vinculante si se produce en cualquiera de los dos. Uno para ellos con la pregunta ¿Quire dejar de pertenecer a España? y otro para el resto ¿Quire que Cataluña se vaya de España? Digo yo que quien está conmigo no puede ser solo por su voluntad sino que la mía de aceptarlo tambien cuenta. Ya está bien de que solo decidan unos.
    Igual habría sorpresas.

    Un saludo

  • en tu discurso no tienes argumentos sólidos, solo ideas que crees que son correctas. además, denota un pensamiento imperialista (se enfoca como si país vasco y cataluña fuesen conquistas españolas-castellanas sin voz ni voto) que no piensa que quizá madrid ha tenido, al menos, la mitad de la culpa de este fin de la españa que conocemos al tratarlas como iguales, ya que históricamente fue así y en el sentir general así ha permanecido.