Home Ciencia Cuando el alarmismo del Ártico implica menos alarmismo del CO2.

Cuando el alarmismo del Ártico implica menos alarmismo del CO2.

escrito por plazaeme 8 septiembre, 2012

Pielke señala un estudio alarmista recién salido, precioso:

La BBC entrevista a un estudioso del hielo del Ártico, autor del trabajo en cuestión. El dr. Peter Wadham, de Cambridge. Nos cuenta que la cosa está tan mal que la pérdida de hielo desde 1984 representa un factor de calentamiento tan fuerte como el CO2 que hemos emitido en 20 años.

Es un argumento muy sencillo. En 1984 el hielo de verano en el Ártico representaba aproximadamente el 2% del la superficie del globo. El hielo refleja la mayor parte de la luz del solar, haciendo un escudo contra el calentamiento por el sol en ese 2% de la superficie de la Tierra.

Pero resulta que el hielo ha disminuido en verano, pasando de suponer el 2% de la superficie total, a solo un 1%. Lo que quiere decir que se ha liberado un 1% del globo para que lo pueda calentar el sol.

Y el equipo de Wadham ha calculado qué cantidad de calor entrando en el sistema climático representa la liberación de ese 1% de superficie global durante el verano del hemisferio norte. Y ese cálculo da una cantidad igual a la que suponen 20 años de emisiones de CO2, al ritmo actual. La conclusión implícita es … ¡un drama! A los 20 años de CO2 le estamos sumando el calentamiento de la pérdida de hielo, de igual cantidad, lo que hace que sean como 40 años en lugar de 20.

El argumento es impecable. Lo que pasa es que es muy como de “espacialista”. Parece que todo el mundo viene a hablar de su libro, y el experto del Ártico a contarnos que el objeto de su estudio es el mayor drama de todos. Pero el “drama” que hay es el que hay – el calentamiento del sistema en ese tiempo. Y cuanta más parte del drama le achaques al hielo del Ártico, menos parte le queda al CO2.

¿Obvio, no? Ha habido un calentamiento en los últimos 30 años. Producido por diversas causas. Según el IPCC, principalmente por el CO2 y sus efectos en el vapor de agua, que realmente es el principal gas invernadero de la tierra. Pero si ahora Wadham descubre que el efecto de la pérdida de hielo del Ártico ha supuesto casi tanto calentamiento como el del CO2 (como 20 años de emisiones, no los 30 del calentamiento), quiere decir que el CO2 ha calentado del orden de la mitad de lo que pensaban.

En palabras del dr. Pielke:

However, what Peter Wadhams did not report is that IF, as a result of a reduction of surface albedo, the reduction in the Arctic ice cap has put as much heat into the system as all the CO2 we have generated in that time, it means that the radiative warming contribution of added CO2 over recent decades, as diagnosed by upper surface heat content, a global average surface temperature anomaly, a lower tropospheric temperature anomaly, etc, has been significantly overstated.

It is certainly plausible that the radiative effect of added CO2 has contributed to the melting of the Arctic sea ice, but its contribution to global average warming is less than  reported by the IPCC.

Rather than “massively compounding the effects of greenhouse gas emissions” as Peter Wadhams states, if he is correct on the effect of the albedo reduction due to loss of sea ice on the global average radiative forcing, he has reduced the importance of added CO2 as a global average radiative forcing as diagnosed from observations and from models, and reported in the 2007 IPCC report. [–>]

Hay otro detalle optimista que solemos olvidar. Esto no lo dice Pielke, lo recuerdo yo. En el Ártico solo se puede liberar a la penetración de la luz del sol el equivalente a otro 1% de superficie de la Tierra. Lo que queda en verano. Para algunos eso ocurrirá hacia 2.030 (Met Office), para otros antes. Pero así como el CO2 lo vamos a seguir emitiendo mucho más allá de que no quede hielo en el Ártico en verano (si es que ocurre eso), el efecto del calentamiento por la pérdida de hielo solo puede aumentar lo que permita el poco hielo que queda. Así que cuanto más haya calentado la pérdida de hielo hasta ahora, menos problema tenemos para el futuro. Porque el CO2 calentaría menos en ese caso, y el calentamiento por la pérdida de hielo está francamente limitado por el poco hielo que hay.

Cuando empezamos a pelearnos por ver quién consigue un mensaje más alarmista, lo que resulta es que unas alarmas cancelan las otras, porque todas no caben.

Enlaces:

Conviene no olvidar otros elementos de contexto sobre el drama del Ártico. Es un “drama” en el que ya hemos estado, sin que nadie haya visto el menor problema: