Home Miscelánea El fútbol es como la política de los chimpancés.

El fútbol es como la política de los chimpancés.

escrito por plazaeme 24 mayo, 2012

Ayer me regalaba un sastre, por la calle, una especie alfiler adornado, medalla, o como se llamen esos florilegios pinchables, que figuraba ser una corbatita con los colores del Athletic, muy llamativa. También podía parecer de lejos un pequeña flor de lis rojiblanca, que no parece algo muy apropiado para ir a pitar a un Borbón. Era un regalo para presentarse, y dejar su publicidad con un ambiente mas a favor.

Éramos dos en ese momento, y le dijimos que no. Sin más explicar ni pensar, un puro quitarse el presunto incordio de encima. La emotividad futbolera no había funcionado, y basta.

Pero no, no bastaba con eso. El bueno del sastre, que no era más que un tío majo y muy normal esforzándose por su negocio con mucho mérito, no entendía la rareza. Es un regalo, es bonito, es oportuno (por la final), y son de Bilbao, ¿cómo pueden rechazarlo? Y puso cara de extrañeza y decepción, y como diciendo … pero si no muerdo. Así que no quedaba más remedio que añadir alguna explicación, y el otro fue más rápido: es que somos del Barsa.

Al parecer eso funciona, y viene a ser como decir: anda, vete a tomarte un vino. Pero yo me quedé a disgusto, porque hubiera querido contestarle otra cosa. Pero no tengo una frase rápida y que se entienda fácil para explicarlo. Algo como este dibujo:

Que creo que se entiende, y es menos pedorro que lo que tendría que haberle dicho al sastre: -No gracias; realmente estoy más en contra que a favor del Athletic de Bilbao.

Están todos los políticos (que todos reconocemos en general como una panda de payasos enganchados a una droga) proclamando altisonantes que no ese haga política con el fútbol. ¿Y qué piensan que es, deporte? Puede que sea deporte desde el punto de vista del jugador. Y también desde el punto de vista de una minoría no significativa de espectadores. Aquellos que aprecian al equipo que lo hace bien, a su entender. Los que van al campo a disfrutar de buenas jugadas y buen juego, lo haga quien lo haga. Pero esos son tan pocos, que podemos perfectamente descartarlos dentro de la masa. No cuentan. La inmensa mayoría, prácticamente la totalidad, va a apoyar a “su” equipo, lo haga como lo haga, y juegue como juegue el equipo “enemigo”. No es más que la guerra ritualizada, y normalmente incruenta, de una panda de cafres contra otra panda de cafres. Algo parecido a la algarabía que se monta cuando se cruzan en la selva dos bandadas de chimpancés, con gran exhibición de todos de amor por “los míos” y odio por “los otros”. Es la base de la cohesión del grupo. Y la base de la política, que no es más que una lucha ritual por el poder, entre varios grupos más o menos gamberros. A veces los grupos son asesinos, además de gamberros, pero normalmente no.

Pachi López dice que las que van a participar en la final de la gran pitada son dos “enooormes aficiones”, que se portarán muy bien si no entra Esperanza Aguirre a enredar con política. Sospecho que Pachi, con tantas y tan caras lecciones de vascuence que recibe, no ha podido dedicarse nunca a estudiar los intríngulis de su propia lengua (que no lengua propia, según él).

RAE:

enorme.

(Del lat. enormis).

1. adj. Desmedido, excesivo.

2. adj. Perverso, torpe.

Supongo que quería decir aficiones admirables o ejemplares, solo que no sabe la lengua que habla. Pongamos que es eso. Y pongamos que yo no veo nada admirable ni ejemplar en participar en un campeonato que luego te dedicas a despreciar con gran ostentación, y pitada al anfitrión. Siguiendo, además, las consignas de una de esas bandas de gamberros que se caracteriza por sí estar con el asesinato. Es por eso que Pachi cogería encantado el regalo del sastre, y yo no. Y por lo que estoy más en contra que a favor del Athletic de Bilbao. Creo que hay que ser un poco bruto para que te guste “lo tuyo”, cuando lo tuyo está mal. Lo contrario de lo que opinaba el nazionalista vasco Maqueda Lafuente, Javier y senador él, que lo expresaba [–>] con la conocida concisión que suele practicarse en el País Vasco.

 “Quien no se sienta nacionalista ni quiera lo suyo, no tiene derecho a vivir”

Apuesto a que si los chimpancés hablaran, lo dirían igual.