Home Política Váyase, señora Aguirre

Váyase, señora Aguirre

escrito por Burrhus el elefante neocon 19 mayo, 2012

Me voy a llevar más palos que una estera por este post. Pero es lo que pienso. Y como sé que en este blog tengo la libertad para decir lo que me dé la gana (y la seguridad de que tengo esa libertad protegida por mis compañeros, independientemente de que compartan mi postura), lo haré.

Creo que Esperanza Aguirre debe presentar la dimisión como Presidenta de la Comunidad de Madrid y buscarse otro empleo. Y como ella, todos los que se dedican a hacer malabarismos con las cuentas públicas. Y también todos aquellos que sentaron las bases jurídicas para que luego se tuvieran unos costes inasumibles. Empezando por el actual Presidente de la Comunidad Valenciana, Alberto Fabra. Así, todos. E incluyo a todos los funcionarios responsables de los errores contables. O, al menos, que ocurra lo mismo que en una empresa privada.

Ya sé que es algo que han hecho todas las Comunidades Autónomas, sin importar el color de su camiseta. También sé que la diferencia con el déficit anterior “sólo” ha aumentado en cuatro décimas, y no por ella sóla. Y seguramente se haría con la máxima celeridad posible. Además, las críticas se dividen entre las intelectualmente aburridas y las que caen en la contradicción de quejarse del aumento real del déficit cuando es precisamente lo que piden. O que Madrid es la Comunidad con menos déficit. También sé que es el mínimo atisbo de difusión del liberalismo dentro de la esfera política. Y sé que dicha medida sería aprovechada por los especuladores políticos, mucho más peligrosos para España que los especuladores de su dinero.

Antes de que me sacudan, permítanme que explique las razones de mi postura. El Euro depende ahora mismo de lo que haga España. De su fortaleza y de su credibilidad. Madrid era, por decirlo de alguna forma, la bandera de la sensatez política. Y ahora resulta que estos señores no saben hacer las cuentas. Hemos ido a la Unión Europea y hemos intentado ser lo más realistas posibles. Y de repente resulta que somos unos chapuceros con las cuentas. Esto no es serio. Esto es un cachondeo. ¿Con qué cara se pretende vender deuda española, si quien presuntamente es la referencia en la gestión de la Administración no hace bien su trabajo más básico? ¿Vamos a volver a negociar un nuevo plan de ajuste con la Unión Europea? ¿Hay alguien que pueda tener algo de certidumbre con esta situación? El tema de los desajustes temporales en los presupuestos no es excusa: Ha habido trece comunidades autónomas que han hecho su trabajo. Y la máxima responsable de que las cuentas públicas de la Comunidad de Madrid sean intachables es Esperanza Aguirre.

Puede que haya gente como Roger Senserrich que crea la crisis de la política española se arregla cambiando los partidos desde dentro. Pues no. Esto se arregla poniendo a quien lo haga mal en la calle. Otra cosa es que la gente sea muy permisiva con los políticos, especialmente con aquellos con los que comparten el color de la camiseta (ideológicamente, no se diferencian en nada). No es excusa. Pienso lo mismo de Aguirre  de todos los demás. En ese sentido, todavía estoy esperando que este tipo de pifias se recojan en los Reales Decretos oportunos (la pérdida de condición de funcionario de carrera ya está reconocida).

Sí, ya sé que el desempleo es una putada. Lo dice uno que tiene que buscarse las habichuelas en el extranjero porque en su tierra no hay trabajo. Sinceramente, creo que Esperanza Aguirre tiene una intachable carrera política, y que es una gran profesional de esto. Y creo que los funcionarios responsables son muy buenos profesionales a los que, en circunstancias normales, no deberían encontrar muchas dificultades para encontrar un empleo acorde a su preparación. Todos nos equivocamos, y todos merecemos una segunda, una tercera y una cuarta oportunidad (y las que hagan falta). Pero eso no nos exime de nuestras responsabilidades. Lamentablemente, es una cuestión de confianza. Y a los hechos nos remitimos cuando han tenido que modificar los datos.

¿Qué apostáis a que no dimite nadie?

Gracias. Ya pueden desahogarse.