Home Economía La mejor noticia del año

La mejor noticia del año

escrito por Sefuela 19 mayo, 2012

Publica el diario Expansión una noticia que, en caso de confirmarse definitivamente, se convertirá, sin duda, en la mejor noticia del año para los españoles. Es de ese puñado de noticias económicas que significan un cambio estructural en las condiciones de los mercados. Y eso, en este momento, significa para nosotros un cambio en el entorno económico y  en nuestras futuras condiciones de vida. Para mejor.

Era mucho pedir que en Europa (que piensan erróneamente que no se juegan nada) o en España (que han dejado lo que han dejado, mediante la politización de las instituciones, apartando a los magníficos profesionales que quedan en ellas) se les ocurriera un método que existe para multiplicar la potencia del Fondo de Rescate. Es un método ya viejo, pero probado y efectivo. Nos conformaremos con (y aplaudiremos de forma entusiasta) que consigan un efecto similar con este nuevo invento.

El invento consiste en una especie de programa de eurobonos descafeinado y por importe limitado. No conocemos los detalles, salvo lo que publica Expansión  http://tinyurl.com/bnojhny . Pero el enésimo Fondo de Rescate Europeo que pretenden constituir, e instrumentar, podría darnos un par de años de oxígeno, hasta que vayamos pasando lo más profundo de la crisis, y comencemos a ver algún brote verde que no provenga de sustancias psicotrópicas.

El programa parece consistir en un programa de avales. Un sistema por el cual muchos de los Estados miembros responderían, como garantes, de una parte de nuestras emisiones de deuda pública. Se dice que quedarían fuera Holanda y Finlandia pero (gran noticia) que tendría el respaldo de Alemania.

El montante de emisiones avaladas sería el exceso sobre el 60% del ratio deuda/PIB a final de año. Hablamos de unos 180.000 millones de euros. No habría que agotar el recurso el primer día, pero tampoco habrá un mejor momento para hacerlo. Pongamos que se utilice este recurso por 150.000 millones y se deje un pequeño margen de seguridad.  A cambio, los compromisos de reducción del déficit deberán ser absolutamente respetados, y acompañados de otros para rebajar el volumen de deuda (debemos
entender que en términos relativos sobre el PIB).

El efecto sobre nuestro coste financiero (el coste de intereses de nuestra deuda pública) será doble de forma directa, y otra vez doble de forma indirecta. Este año pagaremos, por este concepto, unos 28.800 millones de euros. Tampoco es una locura frente a los 375.000 millones de ingresos del Estado. Pero es suficiente para que los amantes de la demagogia lo enarbolen como bandera frente a los recortes.

Por un lado tendremos un menor coste para financiar estos 150.000 millones. Aventuremos que el coste de esta parte de la deuda sea un 3%. Es tan sólo una hipótesis puesto que faltan muchos datos para poder hacer una estimación fiable. Lo mejor es que esta deuda sustituirá a la parte de las emisiones actuales que tiene un mayor coste, con lo que rebajará el coste medio de emisión.

Además, habrá un efecto (mas virtual que real, pero existente) de disminución de nuestra oferta de títulos, con lo que el coste de financiación del resto de las emisiones también debería ser ligeramente menor.

Para terminar, como efecto derivado y no directo, se produciría un incremento de los ratios de solvencia de la banca española. Esto vendría derivado de un pequeño incremento en el precio de la deuda viva (recordemos que precio y rentabilidad de deuda se mueven de forma inversa) y, por tanto, en el valor de sus activos. Como efecto colateral de segundo grado, bajarían las exigencias de recapitalización de las entidades financieras españolas y europeas. Se cifra en más de 400.ooo millones, las necesidades de los 29 mayores bancos del mundo  http://tinyurl.com/cowttl3  . Los efectos del programa previsto podrían reducir sensiblemente las de los grandes y medianos bancos españoles, con algún efecto en la oferta de crédito (¡por fín!).

¿Cuánto puede suponer esto, de ahorro, para las arcas del Estado?. Pues depende de como lo midamos. Si lo comparamos con lo que nos podría costar la financiación en condiciones normales, estaríamos hablando de (3%x150.000)+(0,75%x200.000)= 6.000 millones de euros en 2013. Pero lo esencial es que alejaríamos la posibilidad de un colpaso financiero. Si lo comparamos con el coste de este año, estaríamos hablando aproximadamente de (1,5% x100.000)+(0,3%x 200.000) =2.100 millones de euros. Evidentemente, las cifras son únicamente orientativas.

Una vez alejado el fantasma del colapso  financiero y amortiguado el del coste de financiación, tan sólo nos quedará reestructurar el Estado, la educación y el sistema productivo, para que todo funcione bien. Tan sólo.