Home Política Tiro los libros por la ventana: ¿compran al vuelo?