Home Economía Un paisaje de un gris un poco más claro (Francia releva a España)

Un paisaje de un gris un poco más claro (Francia releva a España)

escrito por Sefuela 30 abril, 2012

Los perros salvajes (fondos especulativos) comienzan a aflojar la garganta del oso herido (España). Su olfato les dice que el oso ha recibido varias dosis de antibióticos (medidas de reforma y ajustes) que podrían curarle de su enfermedad. No es una certeza, pero es una posibilidad nada remota. Sería una tontería seguir atenazando a un oso que puede comenzar a recuperar su fuerza. Y
no es la estupidez la principal característica de estos agentes de los mercados. Sobre todo, si hay otros animales cerca que comienzan a dar signos de enfermedad, y tienen más carne aprovechable. Los hedge funds desvían su vista de España hacia Francia.

Lo alerta el diario Expansión http://tinyurl.com/c2mhhq6   y tiene mucho sentido. Es una decisión racional. Yo mismo la tomaría si estuviera en ese área de los mercados. En España no hay mucho recorrido para que las cosas empeoren en el corto plazo. Pueden quedarse igual o mejorar algo.

Sin embargo en Francia ocurre lo contrario. Hollande es favorito para las presidenciales. Un candidato que propugna el enfrentamiento con las medidas de ajuste, y defiende la salida de la crisis mediante el incremento del gasto público. Todo ello partiendo de unos niveles de deuda pública similares a los que España tendrá a final de 2012. 80% del PIB en total, con una deuda per capita que supera a la española en un 70%.  Los datos (en dólares 1€=1,32$) aquí: ——> http://tinyurl.com/cr686et  .

Si Francia invierte su tendencia a reducir su deuda, lo normal es que su prima de riesgo comience a dispararse. Los inversores comenzarán a alejarse de ese país, y los especuladores a apostar porque ese movimiento se produzca de manera acusada. Con
eso ya tenemos la tormenta perfecta montada sobre Francia.

Os preguntaréis en qué nos beneficia eso. La respuesta es que debemos tener en cuenta que los mercados se mueven siempre en términos relativos. Se elige entre diversos activos para invertir, y se apuesta por el que ofrece más posibilidades de revalorizarse significativamente, huyendo como de la peste de aquéllos que probablemente se deprecien de forma significativa. Cuando cambia
el orden relativo de los apestados, se produce un movimiento de flujo de capitales hacia el antiguo apestado máximo desde el nuevo apestado.

Dicho de otra forma menos razonablemente incomprensible. Un inversor norteamericano tiene 1000 millones de euros invertidos en Europa. Hasta ahora los tenía repartidos entre bonos alemanes y franceses.  Pero comienza a ver que los bonos franceses pueden comenzar a bajar de precio y subir de rentabilidad.

Mira lo que hay cerca. Ve que los bonos españoles rentan entre 280 y 300 puntos básicos más que los franceses, y que su peligro de ir a peor en los próximos meses no es mucho. Es fácil que, al menos una parte de los 500 millones de euros que se lleva de Francia, lo invierta en España. No porque aquí estemos haciendo las cosas bien, sino porque ya hay, al menos, las mismas posibilidades de que funcionen bien, que de que funcionen mal. Mientras que en Francia hay más posibilidades de que se hagan mal, que de que se hagan bien, y además, si la jugada le sale bien, ganará más de lo que perderá si le sale mal.

El Pais, mientras,  se empeña en vendernos que Rajoy no se entera y está perplejo ante la reacción de los mercados. http://tinyurl.com/dxtje2p   Ignoran que tampoco se entera la oposición, pero él, al menos, intenta hacer algo. Aunque se aleje de ser lo más correcto. Citando a Daniel Lacalle: ” Reducir el déficit es solo reducir la cantidad de deuda adicional. (…)La prima de riesgo valora el exceso de rentabilidad requerida a una economía que no crece y que no puede repagar su deuda. No poder repagar-
pero menos- no reduce la prima. Lo que hay que reducir es la deuda  absoluta, vender activos y atraer capital, dejar de endeudarnos para pagar intereses, sobre todo cuando los recortes y aumentos de impuestos solo cubren la cantidad pagada por coste financiero (27.000 millones de euros). Un problema de liquidez que va camino de ser de solvencia, como el actual, no se resuelve nada más que reduciendo los gastos al nivel de los ingresos del ejercicio anterior. No rezando que los ingresos suban. ” http://tinyurl.com/bn4nubx

Este pequeño respiro, que se vislumbra, tan sólo nos da un poco más de tiempo. Es probable que, de nuevo, los políticos lo interpreten de manera errónea. La realidad es que de lo que menos se enteran los políticos (o no quieren enterarse) es de que son parte del problema, y una parte muy importante.