Home Energía Ahorrar sale carísimo

Ahorrar sale carísimo

escrito por Manuel Fernández Ordoñez 20 abril, 2012

Se ha puesto tantas veces de manifiesto lo kafkiano de nuestro sistema eléctrico y las profundas reformas que se necesitan abordar, que resulta desolador observar cómo se repiten una y otra vez los mismos mantras, falaces y arteros, que desprecian las reglas fundamentales de la aritmética. No hace falta ser catedrático para comprender que cuando uno gasta más de lo que gana la situación no es sostenible a medio plazo.

Hoy pondremos de manifiesto otro de los grados de perversión absurda que deriva de la legislación, difícilmente clasificable, que rige nuestro sistema eléctrico. La tesis es la siguiente: cuanta más electricidad ahorremos y más eficientes seamos, más déficit de tarifa acumularemos. Es decir, cuanto mayor esfuerzo de ahorro hagamos, más caro nos costará mantener el sistema. Estúpido, ¿verdad? Demostrémoslo.

Primero descriptivamente. El precio de los peajes eléctricos está fijado por el gobierno y este precio no cubre la totalidad de los costes. Por otra parte, las energías renovables tienen preferencia a la hora de vender su electricidad. Por tanto, si bajara la demanda de electricidad, la producción renovable seguiría siendo prácticamente la misma, porque al viento y al sol les da igual si gastamos más o menos. Lo que sucede entonces es que, al bajar el consumo, baja la recaudación por peajes, pero no baja la cuantía de primas a las energías renovables, que seguirán produciendo lo mismo. Si antes no se recaudaba suficiente dinero para pagar los gastos, al bajar la demanda, todavía menos. Conclusión: más déficit.

Siga leyendo el artículo completo en Libertad Digital