Home Energía La amnistía eléctrica

La amnistía eléctrica

escrito por Manuel Fernández Ordoñez 10 abril, 2012

Esta semana hemos conocido los datos del sistema eléctrico correspondientes al primer mes de este año. Resulta que, únicamente en enero, ya hemos acumulado un déficit tarifario de 552 millones de euros. Inadmisible y vergonzoso. No caben más calificativos.

En enero, los consumidores pagamos un total de 387 millones de euros en concepto de costes regulados, también conocidos como peajes. Sin embargo, esa recaudación no alcanzó ni siquiera para pagar el montante de las primas a las energías renovables que, junto con el resto del régimen especial, sumaron un total de 617 millones de euros. ¿Cómo va a ser sostenible un sistema eléctrico en el que únicamente las primas a las energías renovables ya nos cuestan más de lo que se recauda? Se ingresaron, como digo, 387 millones de euros y los gastos fueron de 939 millones de euros. Les dejo a ustedes la reflexión. Por cierto, las primas ascienden al 66% de los costes del sistema.

La legislación actual establece que, en el año 2012, el déficit eléctrico no puede superar los 1.500 millones de euros. Francamente, si en enero ya hemos acumulado más de la tercera parte de esa cantidad, las previsiones no son demasiado halagüeñas. Pero es que, además, los recién horneados Presupuestos Generales del Estado no vienen sino a agravar aún más la situación. Se estableció en 2009 que los costes extrapeninsulares del sistema eléctrico debían quitarse de la tarifa eléctrica y pasar a PGE, de tal modo que en 2012 podrían liberarse unos 1.500 millones de euros. Ahora bien, ustedes ya son conscientes de que nos han subido la luz un 7%. ¿Para qué? Para recaudar 1.400 millones de euros adicionales que no servirán, ni siquiera, para compensar la jugada que los costes extrapeninsulares… Conclusión: esta subida de la luz no ha servido absolutamente para nada, no disminuirá el déficit de este año. Habrá que seguir subiendo la luz… esperen a junio.

Siga leyendo el artículo completo en Libertad Digital