Home Energía Ya empiezan…batucada flowerpower

Ya empiezan…batucada flowerpower

escrito por Manuel Fernández Ordoñez 16 enero, 2012

Ante la posibilidad de que el nuevo gobierno del Partido Popular haga caso, finalmente, a los informes técnicos favorables del Consejo de Seguridad Nuclear y amplíe el permiso de explotación de la central nuclear de Santa María de Garoña, comienza a organizarse la “resistencia” flowerpower antinuclear, desinformada y manipuladora. Uno acepta de buen grado las críticas a la energía nuclear, pero únicamente las fundamentadas y sólidas, cosa que sucede muy esporádicamente.

Así, tenemos las declaraciones de Chesús Yuste, portavoz del Grupo Parlamentario “La Izquierda Plural” y miembro de la Chunta Aragonesista . El buen hombre se desmarca con el manido “instamos al cierre inmediato de la central nuclear de Garoña por razones de seguridad pues se trata de una instalación obsoleta que ya ha superado su vita útil“. Dejando de la lado lo original, novedoso y elaborado de su discurso yo me pregunto: ¿por qué tenemos unos políticos que cada vez que hablan mienten? Aprovechando que este hombre es Diputado y además, miembro de la Comisión de Industria, podría leer alguna de las normas del Consejo de Seguridad Nuclear y, sobre todo, alguna de las leyes que regula las instalaciones nucleares en España. Sabría de este modo que la vida útil de una central nuclear la define el CSN merced a la Ley 15/1980 y no el Congreso de los Diputados. Sabría que los políticos pueden hacer leyes y luego deshacerlas a su antojo, pero que no tienen el derecho legal de pronunciarse sobre la seguridad de una instalación nuclear. Ese derecho únicamente lo tiene el Consejo de Seguridad Nuclear y éste ya se pronunció en su momento, determinando que la operación de la central de Garoña es segura hasta 2019 y extendiendo, por tanto, la vida útil de la misma hasta ese año.

Dice, además en su blog, que “La central nuclear de Santa María de Garoña (Burgos) fue inaugurada en 1971, habiendo expirado en julio de 2009 su permiso de explotación y habiendo cumplido sus cuarenta años de vida útil precisamente en 2011“.  Hala, y tan ancho se queda el ilustrísimo Diputado. Además de reiterarse en el error de la vida útil,  da a entender que la central está operando desde 2009 sin permiso de explotación. Es decir, que se trata de una instalación nuclear ilegal. Esto es, obviamente falso, pues la central nuclear de Garoña tiene permiso de explotación hasta el año 2013. Es decir, el señor Yuste miente. Nada nuevo bajo el Sol.

Para Yuste no es de recibo que ahora se dé marcha atrás y desde el PP traten de que Garoña, la central nuclear más antigua de España, prolongue su actividad, al menos, hasta 2019“. Parece ser que para las personas que representa Yuste lo único que es de recibo es cuando se hacen las cosas que ellos quieren, negando a los demás el derecho de hacer lo contrario si tienen potestad para ello. Lo único que no fue de recibo es que el gobierno socialista hiciera caso omiso de los informes técnicos del CSN y decretara el cierre de una central nuclear estable, fiable, segura, competitiva y respetuosa con el medioambiente. Una central que genera riqueza y empleo y que fue utilizada de peón, de cara a la galería y para justificar los votos del green-buenismo. Ahora hay otro gobierno distinto, con los mismos derechos que el anterior y la misma potestad para hacer lo contrario si así lo desea. Pero esto no es de recibo, claro.  No observo demasiada salud democrática en las declaraciones del señor Yuste. ¿Y ustedes?

Para dotar su diatriba de una cierta aureola de “seridad”, el señor Yuste espeta un: “diversos estudios contrastados advirtieron de los graves problemas de seguridad en sus sistemas de suministro eléctrico, refrigeración y contención. Si es que no sé si reir o echarme a llorar por la desvergüenza de algunos políticos que campan por el Congreso de los Diputados. Nuevamente, el señor Yuste busca la generación efectista de alarma infundada, un clásico antinuclear. Si esos estudios existen, desde luego no están contrastados. Yo, desde aquí, reto al señor Yuste a que nos diga públicamente cuáles son esos diversos estudios contrastados. Ya les digo que los únicos estudios oficiales al respecto fueron los del Consejo de Seguridad Nuclear y los recientes test de stress realizados por todas las centrales nucleares europeas a raíz del accidente de Fukushima. El primero de ellos es favorable a la continuidad de la central mientras que el segundo de ellos (en su fase preliminar) concluye que “La evaluación del CSN no ha identificado ningún aspecto que suponga una debilidad relevante de seguridad de estas instalaciones y que pudiera requerir la adopción urgente de actuaciones. Esto se certifica para TODAS las centrales nucleares de España, incluyendo obviamente la central nuclear de Santa María de Garoña.

Todos conocemos otra clase de estudios, de alguna asociación ecologista que determinan exactamente lo que dice el señor Yuste. Ahora bien, darle a un panfleto la categoría de “estudio contrastado” atenta contra todos los principios de la técnica. Y más cuando la elaboración de esos estudios fue desarrollada por ciencia infusa o alguna verdad revelada sin haber entrado a la central ni haber tenido acceso a ninguno de los componentes tecnológicos que dicen son la causa de la supuesta falta de seguridad. Los grupos ecologistas a los que me refiero tienen otras formas de entrar en una central nuclear, de forma violenta con nocturnidad y cortando la alambrada.

La clase política no parece tener vestigios de regeneración y los mensajes del 15-M, seguramente apoyados por el señor Yuste, no parecen haber calado ni siquiera en él mismo. Si ya lo decía Ayala: “La incompetencia es tanto más dañina cuanto mayor sea el poder del incompetente“. ¡Cómo echo de menos al señor Labordeta!