Home Política Fogonazos. 15 de Noviembre 2011

Fogonazos. 15 de Noviembre 2011

escrito por Luis I. Gómez 15 noviembre, 2011

El carácter agresivo del socialismo emerge con particular claridad cuando teme perder su razón de ser: el poder. Ahora aborda una triple estrategia de propaganda emocional, típica del antiliberalismo: presentarse como víctima por lo mal que es tratado por gente injusta, cruel y apocalíptica; atemorizar a la población ante el peligro que corre si vota a otro partido; e invitar a los suyos a la lucha.

Leer al profesor Carlos Rodríguez Braun es siempre un placer. Lecciones magistrales.

No se les ocurre asociar lo que han leído sobre “la lucha” con el concepto de inmadurez? Si lo que quieren es leer algo maduro, no dejen de acudir a “Liberalismo abierto” y zambullirse en la ecléctica pertinencia de El Perdíu:

La democracia es madurar, y asumir que la vida política son compromisos inestables. Qué bueno en este sentido, por cierto, el artículo de Innerarity el otro día en el fancine de prisa. Como siempre algunas filias y varias fobias. Que gane el pepé. Lo digo sin fe, sin convencimiento. Son lo menos malo.

Ocurre que, lo siento, temo que da igual quien gane: ni en el PP ni en el PSOE veo un mínimo de capacidad para salir de la movida en la que ellos mismos nos han metido. Ellos, en connivencia con nosotros, claro, los votantes:

“Si los reguladores cometen un error, el sistema en su conjunto está en riesgo, porque todo el mundo ha tenido que comportarse según las opiniones falibles de los reguladores”, señalan. Por ello, entre otras razones, los liberales son favorables a la descentralización en la toma de decisiones. El mercado libre, en el que cada agente toma sus decisiones de acuerdo a su propia información y preferencias, sería el ejemplo mayor de esa descentralización.

Así de claro nos lo explica Angel Martín en su blog. Sin pelos en la lengua.

Y es que los mercados son implacables. Incluso con los “suyos”:

“Los mercados” han tumbado a otro Gobierno, en este caso al italiano. Visto está que el imperialismo capitalista avanza imparable y que ya se ha cobrado la cabeza de otro líder democrático, adalid de los derechos sociales, del progresismo y… ah no, que este disco no toca ahora, que quien ha caído ha sido un Gobierno presuntamente de “derechas” que además estaba regentado por el capitalistamás rico de Italia.

Juan Ramón Rallo, clarificador como siempre. No dejen de leerlo. Y si lo que quieren es nitidez, lo mejor es acudir a los escritos de María Blanco. Lo último en Vozpópuli:

Prometen y prometen y mantienen en el sueño del regalo permanente a la sociedad una legislatura trás otra. Y un día resulta que los expropiados que financiaron con sus impuestos la sopa boba se enteran de que no queda nada en la caja común y que estamos arruinados. Eso indigna a cualquiera. La raíz de esta estafa no es evidente sino que ha consistido en la promesa del “bien de la mayoría”.