Home Energía Pánico Nuclear: Repaso al “Piriodismo de Kalidah”

Pánico Nuclear: Repaso al “Piriodismo de Kalidah”

escrito por Ijon Tichy 10 noviembre, 2011

Aparte de los casos que nos ha dado a conocer últimamente nuestro compañero MAFO, ocurrió hace pocos días un incidente en una central nuclear cuyo tratamiento en la prensa digital refleja perfectamente el amarillismo y la falta de rigor en todo lo que atañe al yuyu atómico.

El incidente se puede resumir en unas pocas líneas, que copiamos a continuación según la nota distribuida por el Consejo de Seguridad Nuclear:

“El titular de la central nuclear de Almaraz II (Cáceres) ha comunicado al Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), siguiendo el procedimiento reglamentario, la parada no programada del reactor por la presencia de altas temperaturas en el cojinete inferior de una de las bombas principales de refrigeración del reactor.

Como medida preventiva, y antes de que se alcance el valor de consigna que conlleva una parada automática del reactor, el titular ha decidido parar ordenadamente la planta, para lo cual ha ido reduciendo carga hasta desacoplarse de la red.

Los sistemas de seguridad han actuado correctamente y la planta se encuentra parada.

Este suceso no ha supuesto riesgo para las personas ni para el medio ambiente y se clasifica de forma preliminar como nivel 0 en la Escala Internacional de Sucesos Nucleares (INES).”

No creo que sean necesarios estudios superiores en ingeniería para saber, al menos aproximadamente lo que es un cojinete. Cualquier equipo rotativo, sea el motor de un automóvil o una bomba de una central, tiene cojinetes que soportan y permiten el giro del eje.

Un cojinete puede comenzar a calentarse por varios motivos, defectos de fabricación o en los materiales de los rodamientos, pérdida de lubricación, fallos en la alineación y desequilibrio del eje,…Este calentamiento es pues el aviso de un posible fallo.

Es decir, como nos ocurre a las personas cuando tenemos fiebre, la alta temperatura es un síntoma, un indicador de que algo anda mal y si no se pone remedio, pueden aparecer problemas más graves. Pero solo es eso, un síntoma que, detectado a tiempo, invita a tomar medidas antes de que se produzcan daños mayores.

Por otra parte, la diferencia entre un cojinete de un equipo normal y los de esta bomba es que en una central termoeléctrica, sea nuclear o no, están monitorizadas las temperaturas de los cojinetes de todos los equipos rotativos principales. Así, antes de que el daño sea mayor y el equipo deje de funcionar, se pueden tomar medidas. Y eso es exactamente lo que hicieron los operadores, parar de forma controlada, arreglar el problema y volver a arrancar. En fin, un incidente.

Es dudoso que esta minucia merezca titulares, pero ya sabemos que el miedo atávico a lo nuclear vende y los periodistas lo aprovechan. Y de que modo. Si ustedes recibieran la nota copiada arriba y tuvieran que poner un titular a la noticia, muy probablemente lo basarían en una de las frases de tal nota:

 “… parada no programada del reactor por la presencia de altas temperaturas en el cojinete inferior de una de las bombas principales de refrigeración del reactor”.

Entendemos que la frase es demasiado larga para un titular y debería adaptarse. Quizá algo como:

“Parada del reactor de la central nuclear de Almaraz II por altas temperaturas  en el cojinete de una bomba de refrigeración”

¿Algún medio digital tituló algo parecido? Pues es posible, pero no lo hemos encontrado. En cambio, en nuestra búsqueda han aparecido varios tipos de titulares, de los cuales queremos ofrecerles una pequeña muestra.

Curiosamente, nadie nombra la pieza (el cojinete) causante del problema en el titular, tan solo en el texto. Para la cabecera, todo lo que hemos encontrado se mueve entre la inexactitud disculpable y la exageración más amarillista. Veamos algunos ejemplos:

Los más correctos, como éste de Invertia, hablan de “altas temperaturas en bomba de refrigeración”. No es exacto, pues la alta temperatura no se produce en el cuerpo de la bomba sino en un componente auxiliar, pero bueno, no está mal.

Otros, como El Mundo, obvian la bomba y se quedan con “altas temperaturas en la refrigeración”. Esto ya es inaceptable como noticia, pues tener altas temperaturas en la refrigeración del reactor es un motivo serio de alarma y es algo que en ningún momento ha ocurrido. La bomba estuvo trabajando con normalidad hasta la parada controlada. No hubo en ningún momento menor caudal ni mayor temperatura en la refrigeración.

Hay también titulares curiosos como éste de la COPE en el que no hablan del cojinete, pero tampoco de la bomba ni de la refrigeración. Quizá por ahorrar palabras se quedan solo con que la central ha parado por “altas temperaturas”. Hombre, a veces una calculada ambigüedad ayuda a tapar la ignorancia, pero si te pasas, el efecto es justo el contrario.

Luego tenemos también aquéllos para los que difícilmente se puede pensar que equivocan el titular por desconocimiento. Más bien resulta evidente su mala fe y voluntad de manipular cuando largan “La central nuclear Almaraz II parada por altas temperaturas en el reactor”, como hacen en El Economista. Aquí ya, no caben interpretaciones. No sé trata de recortar el titular y equivocarse sino directamente de mentir como bellacos con el evidente propósito de crear alarma a partir de un incidente menor ¿Alta temperatura en el reactor? ¡¡Troleros!!

Y, por último, tenemos algún caso surrealista como éste de El Confidencial en el que por una parte juegan a la ambigüedad quedándose solo con las “altas temperaturas”, sin nombrar, cojinetes ni bombas ni refrigeraciones, pero, quizá traicionados por el subconsciente, quizá víctimas logsianas, convierten la parada en “cierre” ¿Cerrar una central por alta temperatura en el cojinete de una bomba? Eso, volviendo al ejemplo de arriba, es pretender aplicar la eutanasia a quien le suba la fiebre por causa de un catarro. Vaya, no se le ocurre ni al Dr. Montes.

En fin, cada día me convenzo más: En el asunto energético, como en tantos otros, el nivel de la prensa digital generalista millonaria en audiencia, es ínfimo comparado con el de muchos blogs. No obstante, también es verdad que en cuanto a desconocimiento, tergiversación, demagogia, oportunismo y mentira descarada se acercan al nivel de algunos destacados mandatarios políticos.

Y decimos “se acercan” porque, no nos cabe duda, si la redacción del titular hubiera quedado en manos del ínclito Rubalcaba hubiera pergeñado sin despeinarse algo así como:

“Detectan altas temperaturas en una bomba nuclear de Almaraz II y consiguen pararla a tiempo para disgusto de Rajoy, quien quería que explotara”