Home Economía Ceros a la izquierda

Ceros a la izquierda

escrito por Germanico 20 mayo, 2011

Si Rubalcaba nos hablaba el otro día de la derecha que está a la derecha de la derecha, hoy los hechos nos presentan algo muy distinto, podríamos decir sin temor a equivocarnos que contrario, una izquierda que se halla a la izquierda de la izquierda, esos ceros a la izquierda en sus estadísticas, esos que ahora conocen los auténticos números rojos, esos que apenas han saboreado el providencial pan del estado providente pero que ya forman parte de su circo, en el papel de enanos crecidos.

Este heterogéneo grupo de homogéneas demandas lo pone de manifiesto en su Manifiesto: están indignados con los políticos de izquierdas, incapaces de llevar a la práctica sus ensoñaciones y, por defecto, con los de derechas, que no se muestran, ni por principios ni por programas, tan proclives a ello. De ahí que acusen tanto al PP como al PSOE de la actual situación.

Chicos, chicas y no tan chicos y chicas de la Puerta del Sol, sabéis que las verdades ofenden, así que digerid esta como podáis: lo que ha fracasado aquí han sido la izquierda política, las políticas de izquierda, las izquierdas, las políticas….y lo harán tantas veces como se traten de llevar a la práctica las ideas de izquierdas, venga la iniciativa directamente del pueblo o a través de sus espurios representantes.

 A mi de todo este asunto lo que me indigna no es tanto que los políticos choriceen, como es costumbre en ellos, según la fórmula marxista de “la parte contratante de la primera parte es igual a la parte contratante de la primera parte” (Groucho dixit), cuanto que vuestra indignación no se dirija contra los causantes de vuestros males, sino contra el sistema financiero, ese conjunto de instituciones que canalizan el ahorro a la inversión, y sin las cuales viviríamos aún todos en la edad de piedra o en la edad de hierro, o contra los políticos que hacen ademán de reducir el peso de lo político en la sociedad, de contener un poco el despilfarro, o los que no han logrado, mediante el despilfarro, crear riqueza.