Home Liberalismo Globalización, superación de la democracia

Globalización, superación de la democracia

escrito por Antonio Vegas 17 abril, 2011

Muchos de los movimientos anticapitalistas se fundamentan en que los mercados, la globalización y las multinacionales están sustituyendo paulatinamente el espíritu democrático. Ya el pueblo no puede decidir, ahora los nuevos mandatarios son los mercados.

Sin embargo, la democracia no es un sistema perfecto. De hecho, presenta demasiados problemas, entre los que destacan el problema de la representatividad y el de la “oclocracia”.

El problema de la representatividad aduce que es realmente imposible que todo el pueblo gobierne, por lo que el mismo pueblo debería elegir a unos representantes. No obstante, estos representantes pueden tener –y lo estamos comprobando– objetivos contrapuestos al pueblo, convirtiéndose la democracia en una especie de oligocracia.

Por otro lado, el problema de la “oclocracia” argumenta que las minorías pueden verse sometidas al dictado de la mayoría. Si un partido “A” gana las elecciones por el 60% de los votos, ¿qué ocurre con el 40% de la población restante? ¿No sería mejor que cada cual se organizase según sus preferencias?

Afortunadamente, la globalización –gracias a la revolución en las telecomunicaciones– está permitiendo la superación de la democracia.

¿Qué es eso de que las multinacionales son la nueva dictadura! El único poder de las multinacionales es el que le es otorgado libremente por los demandantes de sus productos. Así, Apple por ejemplo, aumenta su volumen de beneficio e influencia ya que millones de personas demandan con ansias sus innovadores productos, satisfaciendo sus necesidades. Además, aquel que no quiera otorgar poder a Apple es libre de no demandar nada. Eso sí, no es libre de elegir por los demás y de impedir que cualquier persona pueda adquirir el producto que desee. ¡Pues claro que así la democracia pierde fuerza, en incremento del individuo!

Por otra parte, las mismas leyes que hacen posible el mercado económico (oferta y demanda) están trasladándose al mercado político.

¿Qué está pasando cuando acuden pateras cargadas de inmigrantes africanos a las costas andaluzas? Que esas personas demandan las políticas españolas, por encima de las africanas, tanto que están dispuestas a poner en riesgo su vida cruzando el Estrecho de Gibraltar. ¿Qué ocurre cuando se suceden episodios de “fuga de cerebros” de España a EEUU? Que las preferencias de esas personas están mejor satisfechas por Norteamérica que por España.

Hong Kong, una de las regiones más pobladas y capitalistas de China.

Por tanto, ya no hay que contentarse con lo que la mayoría dicte sino que cada cual es libre de elegir, gracias al mercado, el sistema que más oportuno le parezca, el que más le guste, en el que más feliz sea. Qué razón tenía Schumpeter cuando decía “la democracia vino con el capitalismo, pero se acabará con él”.

El fin del autoritarismo y la dictadura de cualquier tipo. Y todo gracias al capitalismo.