Home Liberalismo Intervención en Libia: me equivoqué, perdonen

Intervención en Libia: me equivoqué, perdonen

escrito por Luis I. Gómez 28 marzo, 2011

He vuelto a ser víctima de mi innata candidez. Ante la situación de manifiesta indefensión de los civiles libios bombardeados por las tropas de Gadafi, pensé que era una buena ocasión para apelar al coraje civil en defensa de la libertad del desconocido.

Efectivamente, era un buen momento y acudir en defensa de la vida y la libertad de quien se ve agredido es noble y legítimo. Pero mi candidez me llevó a pensar que los instrumentos de represión del estado podrían ser usados para defender los intereses de quienes los pagan, olvidando -idiota que me pongo en ocasiones- que los instrumentos de represión del estado -el ejército entre ellos- nunca sirven al ciudadano, siempre y sólo sirven a los intereses de los estados y sus mandatarios.

Sirva esta breve nota de pública penitencia por haber cometido el grave error de pensar -haber estado obcecado por el horror de los muertos en las cunetas libias no es disculpa-  que  los estados  pueden tener más motivación que la de su propia existencia y la consolidación de su poder sobre nosotros.

No pintamos nada en Libia. NADA.

Especialmente me disculpo, por no haber sabido bajar del púlpito emocional al dialéctico, ante Jorge Valín, Diego de la Cruz e Israel, quienes desde el primer momento vieron  muy claro lo que iba a pasar y me avisaron de mi error.