Home Política Angela Merkel: por un puñado de votos

Angela Merkel: por un puñado de votos

escrito por Luis I. Gómez 22 marzo, 2011

La presión mediática y política a la que se ha visto sometida la canciller Angela Merkel en los últimos 15 días no es fácilmente mensurable. En cualquier caso, ha debido de ser grande, muy grande. De otro modo es incomprensible que una mujer cuya integridad política jamás ha podido ser puesta en duda se esté comportando como los mercenarios de la legendaria película de Sergio Leone, capaces de todo “por un puñado de dólares”. Merkel se ha vendido por un puñado de votos. Dos veces en apenas siete días.

Las informaciones que llegaban el pasado miércoles sobre el estado de la planta nuclear de Fukushima eran tan confusas que nadie se atrevió a hacer una valoración. La mayoría de los medios, ávidos de lectores escandalizados pero requetedispuestos a alimentar su mórbido voyeurismo, se lanzaron de lleno al titular fácil y sensacionalista, haciéndole el juego –muy probablemente de forma inconsciente – al lobby verde y antinuclear. Son dos generaciones de alemanes educadas en el miedo y la ignorancia sobre todo lo que tenga que ver con las centrales nucleares. Son cerca de 30 millones de votos (casi la mitad del total) con un claro signo que ningún político alemán puede ignorar. La incertidumbre en los resultados de las elecciones en Sajonia-Anhalt (se celebraron ayer mismo) y las de Baden-Württemberg, Renania-Palatinado, Bremen, Mecklenburg-Vorpommern y Berlín, todas ellas este año, ha pesado más en la voluntad de Angela Merkel que sus propias convicciones: ella y su equipo quieren (querían) dar una nueva oportunidad a la energía nuclear. Más que nada, porque Alemania la necesita. Presionada por el leve descenso de su propio partido en las encuestas, pero sobre todo por la caída en barrena de sus socios liberales, decidió unirse al coro mediático, acomodarse a la voluntad de esos millones de votantes y suspender los acuerdos (que ella misma había introducido hace apenas cuatro meses) por los que se daba una segunda oportunidad a la industria nuclear local…

Sigan leyendo mi columna para el suplemento “Exteriores” de Libertad Digital: Angela Merkel: por un puñado de votos

Nota: y ya que va allí, no dejen de leer el magnífico artículo de Mario Noya: Hombres libres e Israel