Los Verdes tienen un plan: hacia el ecologismo totalitario

El movimiento ecologista puede presumir de ser protagonista de la historia de éxito más espectacular jamás escrita. Absolutamente inexistente hace 50 años, su ideología domina hoy la vida política y cultural, cuenta con inumerables organizaciones de apoyo y apostolado, determina contenidos y normas en escuelas y leyes. Comó ha sido posible llegar hasta aquí?

Demos un breve repaso al contexto político/ideológico en el que nace el movimiento „verde“. Para los estrategas de la política se daban entonces tres circunstancias claves:

  1. El comunismo ya se adiviniaba como el perdedor en la batalla económica. Además, la construcción del muro de Berlín, en un intento por evitar la sangría de descontentos, no fué otra cosa que el reconocimiento tácito de la derrota a nivel ideológico.
  2. Las religiones en general, pero las cristianes en particular, vieron acelerado el proceso de pérdida de influencia en la vida social. Su papel como fuente de orientación moral y ética pasaba a segundo plano.
  3. Tras la segunda guerra mundial, comenzó un proceso de recuperación económica que llevó a la mayoría de los habitantes de los paises industrializados a disfrutar de un alto grado de bienestar. Los políticos empezaron a constatar que los ciudadanos, cuanto más ricos, más reacios a dejarse conducir por consignas políticas. Con la cuasi-desaparición de la clase proletaria los llamamientos a la envidia social cayeron en el vacío. Con la movilidad y la riqueza también comenzaron a difuminarse los sentimientos nacionalistas.

Nacía una especie de vacío ideológico que era observado por buena parte del Establishment como una amenaza para sus priviliegios. A ellos se unirían los burócratas estatales, siempre ávidos de aumentar sus cuotas de poder. Era necesaria una nueva ideología: nace el ecologismo.

La tarea se encargó al Club de Roma, fundado en 1968 por David Rockefeller, quien en sus memorias escribía: “Some even believe we [the Rockefeller family] are part of a secret cabal working against the best interests of the United States, characterizing my family and me as ‘internationalists’ and of conspiring with others around the world to build a more integrated global political and economic structure – one world, if you will. If that’s the charge, I stand guilty, and I am proud of it.”

El Club de Roma pronto se caracterizó por sus ideas innovativas y sus propuestas sobre cómo ocupar el vacío ideológico existente. En el estudio del Club The First Global Revolution. A Report by the Council of the Club of Rome queda claro que para alcanzar un nivel óptimo de integración política internacional es necesario un enemigo común: “Necesitamos identificar nuevos enemigos”[...] “ya sean reales o inventandos para lograr los objetivos” (página 70). Y es aquí donde se introduce la nueva idea (que no traduzco, porque creo fundamental traer el texto original): “In searching for a new enemy to unite us, we came up with the idea that pollution, the threat of global warming, water shortages, famine and the like would fit the bill. … All these dangers are caused by human intervention, and it is only through changed attitudes and behaviour that they can be overcome. The real enemy, then, is humanity itself.” (Página 115)

En Mankind at the Turning Point, el segundo informe solicitado por el Club de Roma en 1974, leemos lo siguiente: “In nature organic growth proceeds according to a Master Plan, a blueprint. Such a ‘master plan’ is missing from the process of growth and development of the world system. Now is the time to draw up a master plan for sustainable growth and world development based on global allocation of all resources and a new global economic system.”

Es el encargo, por escrito, a un gobierno ecototalitario mundial para dictar el  reparto de todos los recursos. EL sistema económico mundial resultante de tal mandato no tiene sitio para la libertad individual. De hecho, los autores del Club de Roma no están dispuestos a consentir que la voluntad de los individuos (ignorantes la mayoría) se interponga en su camino. En The First Global Revolution leemos: “Sacrilegious though it may sound, democracy is not longer well suited for the tasks ahead. The complexity and the technical nature of many of today’s problems do not always allow elected representatives to make competent decisions at the right time.”

Tampoco es un problema cuantitativo. No les basta con reducir los ámbitos de decisión a unos pocos „sabios“ nombrados a dedo, las masas son apenas eso: números. La misantropía no es una cualidad de la que avergonzarse: “The earth has a cancer and the cancer is Man” (Mankind at the Turning Point). Por lo que, en última consecuencia, lo lógico es: “The resultant ideal sustainable population is hence more than 500 million but less than one billion”(Goals for Mankind. A report by the Club of Rome on the new horizons of global community, 4, 1976). En otras palabras, cinco de cada seis humanos DEBEN ser erradicados del planeta.

Para los miembros del Club de Roma está claro que estos objetivos sólo son alcanzables si sus correligionarios están dotados de una fe inquebrantable: “The greatest hope for the Earth lies in the religionists and scientists uniting to awaken the world to its near fatal predicament and then leading mankind out of the bewildering maze of international crises into the future Utopia of humanist hope…” (Goals for Mankind).

Como todo movimiento totalitario, en el ecologismo se trata también de crear un “hombre Nuevo”. Un de los capítulos de Mankind at the Turning Point lleva el título “The Transition – A New Mankind”. En el podemos leer:

  • “Today it seems that the basic values, which are ingrained in human societies of all ideologies and religious persuasions, are ultimately responsible for many of our troubles. But if future crises are to be avoided, how then should these values be readjusted?” (página 11)
  • “…drastic changes in the norm stratum – that is, in the value system and the goals of man – are necessary…” (página 54)
  • “The changes in social and individual attitudes which we are recommending require a new kind of education…” (página 148)
  • “Development of a practical international framework in which the cooperation essential for the emergence of a new mankind on an organic growth path will become a matter of necessity rather than being left to good will and preference…” (página 145)

Ustedes pueden llamarme conspiracionista si lo desean. Yo solo les traigo un breve retrato de lo que está ocurriendo hoy ya. Se preguntarán cómo es posible que una ideología como la descrita haya alcanzado las cuotas de aceptación que hoy disfruta. Y si escarban un poco más se preguntarán, como yo, a que se debe que los medios masivos de comunicación se hayan abandonado TODOS al palel de evangelistas sin ningún tipo de escrúpulos.

Yo tampoco lo entiendo.

Valore este artículo

Luis I. Gómez

Si conseguimos actuar, pensar, sentir y querer ser quien soñamos ser habremos dado el primer paso de nuestra personal “guerra de autodeterminación”. Por esto es importante ser uno mismo quien cuide y atienda las propias necesidades. Ser uno mismo capaz de identificar y reconocer los propios errores. Darse cuenta que mantenerse en estado contínuo de aprendizaje es un paso esencial para garantizar la propia libertad. No limitarse a sentir los beneficios de la libertad, sino llenar los días de gestos que nos permitan experimentarla con otras personas.

55 Comentarios

  • Cómo estoy de acuerdo con el vacío “espiritual” de la segunda mitad del siglo pasado que vino a llenar el ecologismo. Ya lo decía Chesterton: “lo malo de que la gente deje de creer en Dios es que empieza a creer en otras cosas”.

  • Es importante recordar que el Club de Roma no eran una serie de egomaniacos judíos enriquecidos con la explotación del petróleo de Tejas. Juan Luis Cebrián, apenas exfalangista, exmeapilas, también estaba allí. Sonríe demócrata de toda la vida.
     
     
     

  • También es verdad que en esos conciliábulos hay gente que toma las decisiones, los que emiten las consignas, y otros que mueven la cabeza afirmativamente. Es tan bonito hacer la pelota…
    http://fansdelmadrid.blogspot.com/2008/01/deseo-y-poder.html?showComment=1201296900000#c4842689706249889244
     
     
     

  • Un gran artículo. Faltaría -por decir algo- un retrato y métodos de intervención de los nuevos inquisidores, sus obsesiones prohibicionistas, los dogmas para creyentes y su calurosa aceptación en España, país de larga tradición fanática.

  • Luis,

    “The resultant ideal sustainable population is hence more than 500 million but less than one billion”

    ¿Y dicen cómo han llegado a calcular ese número y no otro?. Y lo que más me interesa: ¿cómo piensan “convencer” a los que sobramos para que “desaparezcamos”?.

  • No es la primera vez que lo uno (rockefeller bank) y su contrario (rockefeller/club verde) esta creado por la misma mano.  Si dios lo hizo, porque no el hombre?.
    Seguramente sera porque asi (en caso del hombre) hay negocio a lo grande, o sea: doble. Este orgullo (de ser no uno sino el doble de uno)a algunos les lleva a creerse dios.
    Yo tampoco lo acabo de entender, pero asi es el “sistema”: sino no te amenaza la revolucion, lo probaremos con la  revolucion global. La gran maquinaria de la amenaza no debe parar.
    No es privacidad de un color sino de un origen (o sea no amenaza quien quiere sino quien puede). Nuestros origenes seguramente estan ya un poco diluidos, pero el de algunos no hay manera: hay que mantenerlos……a rajatabla.
    Es acertado conocer la historia y ……..sus origenes. Como haces en esta entrada.

  • El hombre debe ser un animal moral, mucho más que racional. Y la moral se ocupa de cómo debe ser el mundo, y la gente, en lugar de cómo son. Yo creo que en ninguna época / cultura se ha funcionado sin algún cuento chino que explicara eso. Tal vez no seamos capaces. Religión, ideología, y ahora “sostenibilidad”, son las versiones modernas de ese cuento chino. ¿Por qué iba a ser ahora diferente?
     
    El único consuelo es que también siempre ha habido herejía que, mejor o peor, impide que el cuento se salga de madre. Recemos.
     
    Por supuesto es una herramienta de poder. Del poder, más bien. El modo en el que el pastor guía el rebaño. Desde que el lobo se hizo perro, y el hombre, “civilizado”.

  • Los Verdes en Alemania hasta han gobernado, que gran conspiración!! y pronto apareceran en otros lugares en la política y gobernando. Ya podéis echaros a temblar, vuelve el demonio, esta vez verde…

  • Que gran invento habéis descubierto, saco un párrafo de contexto y lo comento a mi antojo.
    ¡viva la demagogia!
    “The resultant ideal sustainable population is hence more than 500 million but less than one billion”
    Una población ideal sostenible no significa que nadie vaya con un fusil matando gente hasta alcanzar lo ideal.
    Simplemente dice que por encima de esa cifra la sostenibilidad está en entredicho. (o sea que necesitas combustibles fósiles para mantener al resto y rezar para que no se acaben nunca)
    Por otra parte veo que el ecologismo es malísimo, es mejor comprar en supermercados y pagar con dinero, por cierto ¿el dinero se come? ¿ de donde sale la comida de los supermercados?  ¿del campo? que ordinariez ¿por que no lo
    hacemos todo chaletes y lo asfaltamos?  total, da más dinero que las tierras agricolas.

    • marzo 2, 2011 a las 14:49

      Luis I. Gómez

      Ya…
      tú has leído el informe? Lo digo por el contexto. Lo puedes escuchar aqui y te pones en contexto: se crean diferentes modelos, en los que se divide el planeta en varias regiones y a cada región se le otorga un ámbito de producción. Para que los modelos funcionen se recomiendan unos niveles de población que son los que cito (que son los que ellos quieren, vamos, dentro y fuera del contexto). Qué crees que parafrasea Bill Gates en su famosa conferencia antes y después de decir aquello de “necesitamos una vacuna para reducir la población mundial y salvar al planeta”? Cita a Unamuno?
      Sería deseable que antes de decir bobadas sobre asfaltos y supermercados estuviésemos pendientes de entender lo que queremos comentar. En otras palabras, ya nos basta con un Manin ;)

      • Si no entiendo mal lo que queréis comentar es que el movimiento ecologista no fue algo espontáneo de millones de personas que veían como día a día se deteriora el aire que respiran o la tierra donde viven. Sino que ha sido dirigido por un movimiento con oscuros intereses con no sé que objetivo.
        El caso es que se trata de un movimiento de locos fanáticos que perjudican el desarrollo “natural” de la economía capitalista y por desgracia han invadido todas las instituciones y los medios de comunicación.
        Más o menos eso es lo que entiendo, un poco rebuscado ¿no?. Ya sé que las tonterias las digo yo con eso de los supermercados y el asfalto.
        Te recuerdo que en los años 80 había un proyecto de urbanización en la laguna de Peñalara, dejadnos claro si es ese el progreso que deseais.
         

      • marzo 2, 2011 a las 15:49

        Luis I. Gómez

        A ver, Clavivs, sobre Peñalara, te ruego me contextualizes a mí primero, que soy tu interlocutor ahora. Por favor, lee esto: Brevísima declaración de principios sobre energías renovables, cambio climático y ecologismo.
        Vale, eso es lo que pienso y desde esas ideas escribo lo que escribo.
        Lo que quiero comentar es que el movimiento ecologista, como ideología, nace de la necesidad de cubrir un hueco ideológico cuya existencia ponía en peligro los priviliegios de la clase dirigente de aquel tiempo…y de este. Si no existiese el peligro, qué necesidad tendríamos de un estado que nos proteja? Si todos somos cada vez más ricos, qué necesidad de una burocracia que redistribuya? Si el peligro no es mundial, para qué coordinar la acción política global?
        Por supuesto, los mensajes apocalípticos asociados al Calentamiento Gobal han servido para asociar nuevos y antiguos milenarismos, redescubiertos tras la derrota del socialismo real y ahora empeñados en la búsqueda de nuevos dogmas de fe. El CO2 parece perfecto a la hora de configurarse como producto final de la explotación capitalista y mensajero del castigo bíblico merecido. Pero son los medios, una vez más -esta por omisión cobarde-, los que impiden ver al “creyente” las verdaderas proporciones del absurdo gasto y la pobreza a que nos condenan nuestros “liberadores”.
        La irritante tozudez con que los políticos se afanan en solucionar los problemas equivocados es sólo muestra de la debilidad de sus políticas, supuestamente basadas en principios morales y solidarios, pero incapaces de generar plusvalías en el mundo que dicen querer salvar.
        Las únicas plusvalías de verdad son las que nacen de tí y tu trabajo, del trabajo de cada uno de nosotros. No lo olvides, Clavivs.

      • Lo de usar el plural ha sido por que pensaba que es un blog de varias personas y no sólo tuyo,aunque también tienes colaboradores.
        perdona si te he ofendido por eso.
        Los principios de tu declaración sobre energías renovables, y ecologísmo me parecen casi perfectos, (los de cambio climático no tanto) aunque tampoco te falta razón en muchas cosas, tengo una opinion diferente.

        Me sorprenden luego ciertos post.

      • Clavivs:
        Esa crítica tuya es bastante común: “como el calentamiento global es un bulo, no hacéis nada; como el CO2 resultó ser el mejor abono para los bosques, seguís contaminando; como los molinillos han sido una catástrofe, volvéis al petróleo, etc, y todo lo hacéis, malotes, para no perjudicar el desarrollo “natural” de la economía capitalista”.
        Pero no. Entre los conservadores, por ejemplo, hay grandes movimientos  pro naturaleza, sin estatalismo ni subvenciones a amigotes para plantar molinillos. A mí me interesa uno en particular con el que simpatizo: Crunchy cons

  • Creo que la razón de que el movimiento verde haya prosperado tan rápidamente es que sí hay precedentes: los movimientos naturistas de finales del siglo XIX y principios del XX y, más lejos aún, todos los movimientos ascéticos como los estilitas, los frailes mendicantes del medievo, las religiones solares de las culturas megalíticas, etc. Les veo muchos puntos en común con los ecologistas (adoración de la naturaleza, rechazo de la modernidad, vuelta al campo, vivir con solo lo imprescindible e incluso con menos de lo imprescindible, etc.) Quizás lo nuevo de los verdes modernos sea el miedo a la superpoblación como fuente de todo mal y la visión de la humanidad como cáncer a erradicar o, al menos a disminuir

  • marzo 2, 2011 a las 15:23

    Luis I. Gómez

    Onio, sin  duda el movimiento ecologista tiene un fuerte componente esotérico. Después de todo existen memes atávicos a los que nuestros infrautilizados cerebros siempre responden: “madre tierra”, “miedo a mañana” … pero creo que nunca nadie antes acometió la tarea de sistematizarlo y aplicarlo de forma global. Además, la misantropía, aún no siendo nueva, es un punto central en la nueva ideología, como bien apuntas.

  • WWF. Presidentes.
    1. Fundador: Principe Bernardo de Holanda (afiliado al partido nazi de la epoca).
    2. John H. Loudon. Presidente de la Shell 1951-65.
    3. Duke de Edimburgo.
    y  actualmente Yolanda Kakabadse: Encargada del deto. medioanbienta en Coca-cola company.
    Todo un lujo de personas nada esotericas y mas bien predispuestas a influenciar en los informes -para los responsables de politicas- del IPCC.
    En España WWF esta presidida (honorariamente claro) por el rey de España. Sera por sus acciones en Repsol?.¿ Sera por su ascetismo y naturismo?. El movimiento ecologista es un fraude -a poco que se hurge-.
    Esoterismo puro.

  • No es ningún fraude. Pero conviene distinguir entre los objetivos de los Skulls and Bones y otras super élites y la papilla de soma para obtener ejércitos de creyentes hipnotizados con su propia esclavitud.
    Yo, si fuera uno de esos multicabrones wasp, dado el estado de la técnica y pensando en el Brave New World para mis descendientes y el mini grupo “one of us” que alcanzará el reich milenario, también habría concluido que aquí sobran más de dos tercios de la humanidad. Y, chico, tampoco nos sintamos tan mal, es algo que hacen dios y la naturaleza cíclicamente desde siempre, qué se le va a hacer. Yo no he inventado el sistema, pero ejecutando estos planes, no sólo seremos felices para siempre, sino que además haremos la “Gottes Werk”.

  • Dhavar,  WWF es un fraude  y fue la primera org. ecologista. Mi informacion esta en la pagina de wwf  en internet (seccion inglaterra).  WWF influencia constantemente los informes del IPCC.    Puedes explicar porque ese, u otros grupos (relee el articulo de mas arriba) no son fraudes?.
    Puedes explicar en que pagina de internet estan escritos los “objetivos de los Skulls and Bones”?. No creo que puedas, pero, intentalo…
    Si no puedes demostrar minimamente con argumentos algo (El ecologismo es un fraude, dices) convendria que revisaras tus comentarios. Y por favor, baja al nivel del populacho, a ver si nos entendemos.

  • Fernando:
    Hombre, pensaba que se veía bien la ironía. Veo que no. La expresión “objetivos de los Skulls and Bones”, así como “Brave New World” o Gottes Werk” son términos comparativos, no “argumentos”.
    Gottes Werk es la fórmula que empleaban entre ellos los altos mandos de la Gestapo para referirse a la solución final. Eran muy aficionados a la ironía, como es sabido.(El trabajo hace libres, ponían a la entrada de los campos de concentración.)
    Brave New World es un libro de Aldous Huxley. En relación con él me he referido a la “papilla de soma” de la clase de ideología ecologista que describe la entrada.
    Respecto a los “objetivos” de los Skulls &Bones y el denominado “eastern establishment”, la obra canónica es la del historiador británico Anthony C. Sutton. “America´s Secret Establishment. An Introduction to the Order of the Skulls and Bones.
    También, muy íntimamente relacionado con esta obra, aunque no lo parezca, está su monumental “Western technology and Soviet Economic Development.” Pero las más interesantes, muy vinculadas con lo que apunto en mi comentario – a saber, las doctrinas son para consumo y control del “populacho”, como dices tú, las élites pasan millas y las arquean siempre a su favor controlando ambos extremos-, son Wall Street and the Rise of Hitler y Wall Street and the Bolshevik Revolution. Sí ambos movimientos fueron financiados exahustivamente por los mismos establecimientos financieros de Wall Street. Leelo. Es muy revelador e interesante.
    En fin, por explicarlo todo: No son un fraude, sino una herramienta muy útil al servicio del gran movimiento oligárquico – nos vamos a enterar de lo que son las oligarquías. Llegaremos a añorar al Leviathan- al que se refiere la entrada.
    No entiendo porque te autodenominas “populacho” (será quizá para neutralizarme  amí como “arrogante”?). Seguro que no, no puede ser.
     

  • marzo 2, 2011 a las 22:51

    Luis I. Gómez

    Lectura indispensable:

    The Long Death of Environmentalism

    Me lo pasa Werner por e-mail. Gracias!

  •   A mi lo que siempre me ha sorprendido es esa voz en los telediarios que dice:

    “El grupo ecologista tal dice que…”

      Sin ninguna contrarreplica ni justificación. Simplemente con que lo diga un grupo ecologista ya es la verdad absoluta.

      Y luego si repasaís el cine y las series de televisión… el ecologista siempre es el bueno, el empresario siempre es el malo.

    ¿Conoceis alguna estrella de la música que no sea ecologista?  Desde Madonna a Britney Spears. Desde John Lennon a U2.

       Televisión + Cine + Música = control total sobre la población.

      Y luego hay que añadir el silencio sepulcral de muchos científicos ante las burradas que han dicho los ecologistas en los últimos 50 años. Por ejemplo en el tema de los transgénicos es a la par escandaloso y criminal.

      Pero ¿de qué me extraño? A la Ciencia Económica la laminaron en los años 30 y 40 y nunca se ha recuperado.

      No se si habrá conspiración pero con la fabulosa tecnología que poseemos hoy eliminar la pobreza del mundo sería cuestión de un par de generaciones… pero a muchos no le interesa por lo que se ve.

    • “Y luego si repasaís el cine y las series de televisión… el ecologista siempre es el bueno, el empresario siempre es el malo”
      Normalmente es así, pero yo conozco al menos una película en la que el héroe (salva a la humanidad, nada menos) es un empresario que perfora en busca de petróleo, y que lanza pelotas de golf contra un barco de Greenpeace. La película es Armageddon.
      Por otro lado, no se trata solo de las burradas que dicen los ecologistas, sino también de las medidas que ha inspirado el ecologismo, como la prohibición del DDT, con cuyo auxilio se podría erradicar la malaria del mundo; supongo que es precisamente por eso por lo que son contrarios a su uso. Las enfermedades y el hambre son aliados en el control de la población. Por eso Norman Borlaug, que tanto ha hecho por combatir el hambre en el mundo mejorando las cosechas, es desconocido para casi todo el mundo, y mal visto por los ecologistas. Su nombre y su memoria han sido cubiertos por el polvo del olvido, y ha sido uno de los mayores benefactores de la humanidad, tal vez a la altura de Alexander Fleming.
      Con respecto a los informes del Club de Roma, ahí están como testimonio elocuente, mientras no se demuestre que son una especie de libelo. Queda para Manín y asociados la tarea de desvelar la supuesta superchería demostrando que son falsos. Manos a la obra, pues.
       

  • Las citas se han de traducir, al menos por educacion y consideración al lector.

    • marzo 3, 2011 a las 9:53

      Luis I. Gómez

      Aquí solemos ser muy considerados con los lectores. También con los autores. En este caso el valor de las citas está en su literalidad y la fuente. Ambas inglesas, que también es un idioma ;)

  • No quiero entrar en su blog a molestarle. Pero poner la traducción literal entre paréntesis después de la cita no le hubiera costado nada. Y así yo también hubiera disfrutado de la totalidad del artículo. Usted quiere comunicar una opinión y yo quiero entenderla. No es más que eso. O eso o es que usted sólo escribe para gente que hable inglés y a los demás que les zurzan. Perdón por insistir que ya sé que este blog va de otra cosa. Y gracias por contestar.

  • Luis, tengo un problema y es qaue no encuentro las citas que das sobre “Global Revolution”.  Estas seguro de no haberte equivocado de libro?

    • marzo 3, 2011 a las 11:41

      Luis I. Gómez

      Completamente seguro. Utiliza este .pdf(tarda en cargar) y encontrarás.
      Yo he citado (y paginado) de la versión en papel que tengo hace tiempo.
      Pantalla del pdf online:

  • Luis, como te he comentado por correo, en los pdf yo tampoco encuentro las citas. Pero es más, el sentido drl contexto no tiene nada que ver con lo que se comenta, por no decir todo lo contrario.
    Esta tarde tal vez amplie lo que comento, pero ya que has puesto la imagen con el PDF, verás que no habla de un nuevo enemigo, como has puesto en la cita textual, sino de un enemigo común. Y tampoco dice en ninguna parte que haya que inventarlo, sino que otros lo han hecho para escoger un chivo espiatorio. Es decir, lo critica (esto está en otra parte). Aquí lo que intenta decir es casi lo contrario a lo que se dice en el artículo, que escoger como enemigos a sintomas en las que es la humanidad la causante, llevaría a considerar a la humanidad como el enemigo. Dice que es una trampa.
    La verdad es que todo esto no tiene buena pinta, Luis

    • marzo 3, 2011 a las 13:33

      Luis I. Gómez

      Tiene mala pinta porque no te gusta lo que lees? Nueva “foto”, esta vez sobre los nuevos enemigos y la necesidad de buscarlos (no tengo ni idea de en que texto estais haciendo vuestras pesquisas, pero no me cabe duda de que el que usais está manipulado):

      Luego habla de los defectos de la democracia y concluye (CONCLUYE) que el enemigo es la humanidad misma.

  • No Luis, lo que no me gusta es como estas utilizando el mismo texto que estamos viendo. Es decir, lo que yo tengo es exactamente lo mismo, no está manipulado, lo que lo está siendo, es la interpretación que le das.
    Ya veo que te lo has preparado todo. Bien, así me ahorras el trabajo. De lo que habla aquí es lo que he comentado antes. Que ciertos Estados han hecho uso de crear enemigos para lograr llevar a la nación unida, inventándolos si fuera necesario. Habla de lo que han hecho los Estados, y de los peligros que conyeva hacerlo
    «the ploy of finding a scapegoat is as old as mankind itself»
    la táctica de encontrar un chivo expiatorio es tan antigua como la humanidad misma
    «with the dissapareance of the traditional enemies the temtation is to use religious or ethnical minorities as scapegoats, especially those whose differences from the majority are disturbing»
    con la desaparición de los enemigos tradicionales, la tentación es usar las minorías religiosas o étnicas como chivos expiatorios, especialmente aquellos cuyas diferencias con la mayoría son inquietantes

    A continuación habla de proponer unirnos todos utilizando esta táctica para luchar contra el hambre, escasez de agua, y otras, como la del cambio climático, pero sin entrar a fondo en este tema que podría tener una discusión mayor. No es lo importante el cambio climático, sino la lucha contra la pobreza, y otros males sociales.  La propone pero recula inmediatamene, ya que eso supondría caer en la misma trampa que los Estados, que han acabado atacando a su propia población.
    «But in designating this dangers as the enemy, we fall in to the trap»
    Al designar estos peligros como los enemigos, caemos en la trampa
    Dice más, pero no tengo tiempo de transcirbirlo y traducirlo. Tendré que poner mis fotos con los subrayados relevantes, no solo los que nos gusten.
    Es cierto que habla de una necesidad de ir juntos en la lucha contra unos nuevos enemigos que no son inventados, sino reales, como son el hambre, pobreza, etc. Que la democracia tiene defectos es algo que sabe todo el mundo. Que no solo con democracia se arreglan las cosas. Hace falta que la gente utilice los mecanismos que tiene la democracia para arreglar las cosas. No dice que haya que instaurar un cambio de gobienro hacia otra cosa, sino que hay que cambiar de actitud.
    Podemos estar de acuerdo en que algunas de las propuestas no sean acertadas, pero de ahí a hablar de ecofascismo hay un trecho muy, muy largo. Demasiado largo, Luis,

    • marzo 3, 2011 a las 14:18

      Luis I. Gómez

      Lino, es que mi artículo no se basa sólo en este texto, se basa en tres textos, tres, del Club de Roma. Dices:

      «But in designating this dangers as the enemy, we fall in to the trap»
      Al designar estos peligros como los enemigos, caemos en la trampa

      y te dejas en el tintero lo realmente relevante de ese párrafo. lo que lo convierte en fascismo puro y duro, en ejemplo perfecto de misantropía:
      efectivamente, hablar de hambre, de pobreza, de cambio climático sería caer en la trampa, de lo que se debe hablar es del verdadero problema: el ser humano es el problema. Te lo fotografío de nuevo? Tal vez puedas hacer una exégesis diferente de la mía… pero no creo:

      Es el final y la conclusión del capítulo “The Vacuum” de ese libirito.

  • Hacer de una sola frase, ya que el resto se ha visto que no es coincidente, toda una declaración de intenciones, creo que es equivocado. En cualquier caso, es cierto que la Humanidad es el problema. No existe otro problema mayor que el nuestro, el de la convivencia en este planeta. Si queremos cambiar el hambre, la pobreza y la escasez de alimentos, hay que cambiar de actitud. Si o si. Esa es la conclusión. Eso si queremos hacerlo, claro. El cómo debe estar en otro libro, pero no en este.

    • marzo 3, 2011 a las 14:32

      Luis I. Gómez

      … ya que el resto se ha visto que no es coincidente…

      ??????????????????????????????????????????
      Ahora sí que me dejas de hielo….

    • marzo 3, 2011 a las 14:59

      Luis I. Gómez

      Por cierto, y para dejar claro lo ellos opinan sobre lo que nosotros podamos opinar (eso de la democracia, vamos) te subo otra foto, no me vengas luego con que eso también me lo invento o lo saco de contexto:

      Sí, mas adelante dicen que para las estructuras locales se necesita una democracia robusta y tal. Pero los problemas globales no son asunto tuyo, Lino. y las decisiones tampoco.
      Sigo buscando desesperadamente las “no coincidencias”…. no se si pensar que soy bobo o enfadarme directamente.

  • No, no es coincidente, sobre todo si se compara con el artículo de arriba. En ninguna parte dice ni propone que haya que inventarse enemigos, sino que en el pasado los Estados lo han llegado a hacer, simplemente. Y dice claramente, que se trata de encontrar la forma de luchar contra enemigos reales absolutamente. Obviamente, se puede disentir en si son o no reales.

    • marzo 3, 2011 a las 15:25

      Luis I. Gómez

      Ultimo intento antes de enfadarme: me hago el bobo.
      Es mucho peor, Lino. Dicen que buscando enemigos ante los que unirse, encuentran que la polución, el Calentamiento Global (inventado), la escasez de agua(inventada-no es global), el hambre y similares parecen ser buenos enemigos. Meten dos inventos entre dos lugares comunes… pero claro, somos bobos… Pero no, no bastan, son los síntomas del verdadero problema: el problema que debe unirnos es la humanidad misma. El verdadero problema es la acción humana en los procesos naturales.

      Pero vamos, que todo esto es fruto de la manipulación que hago yo del texto, sin duda…. con lo buenos que son estos chicos, que solo quieren arreglar el mundo y salvarme de las miserias que provoco…

      • No te preocupes Luis, no voy a molestar aquí más. Solo deseaba dejar las cosas claras. Cada uno es mayorcito para saber lo que hace.

  • Lino, hay que saber perder con dignidad. Es inútil fingir o intentar convencernos de que esos textos no dicen lo que dicen. Es una falta de honestidad intelectual y además es una falta de respeto.

    • Para perder en algo hay que jugar en ello, o competir. Yo no estoy haciendo ninguna de esas dos cosas. Por lo demás, tengo bastante claro lo dicho. Desde luego, no soy yo el que intenta convencer de lo que dicen, en todo caso de lo que no dicen.

  • Bien. Ahora que parece que os habéis enfangado en una discusión sobre si un artículo, en inglés, con lo cual poco puedo aportar,  dice o quiere decir tal o cual cosa, me gustaría poner negro sobre blanco una reflexión que ando rulando por el coco desde hace un tiempo. ¿Nos tienen que preocupar las confabulaciones masónicas o de cualquier otro tipo?
     
    No. Nos tienen que preocupar que ganen, no que existan. Y para que no ganen nosotros tenemos que tener nuestra propia confabulación, nuestro propio plan masónico, nuestro deseo de cambiar la sociedad para conseguir, que contradictorio parece, que en el futuro cambie por sí sola. Y eso es un plan. Hay que tener un plan.
     
    Por supuesto que una vez caídos muchos de los mitos antiguos, otros de los más modernos, es normal que el poder use otros nuevos para conseguir perpetuarse. Pero eso no debe extrañar al liberal. Lo digo desde ese punto de vista, claro. El liberalismo nace como el intento de contrarrestar al poder, sea éste de la forma que sea.
     
    El liberalismo ha sido republicano, incluso monárquico. El liberalismo ha sido anticlerical, pero igualmente profundamente religioso (lord Acton). El liberalismo ha sido profundamente capitalista. Menos yo que me gustaría que no me identificaran con el capital y sólo con la libertad.
     
    Y ese es el asunto. Si es cierto que, y supongo que es por lo que Lino habla como lo hace, que cuando se hace una crítica lo que hay que hacer es tener muchos cuidado para que dicha crítica tenga bases fuertes. En  el asunto que nos ocupa, Luis, como tu bien dices, el riesgo a que nos acusen de conspiranóicos es muy alto, y, por tanto, hay que ser muy cuidadoso. Pero no menos cierto es y debería de ser una constante de todos los que creen en la libertad, y tu lo haces, es denunciar la connivencia que en muchas ocasiones aparece entre los ecologistas y determinados grupos de presión económica que obtienen grandes beneficios con arrimarse a una corriente que, en este momento, parece la proa de la moral que pretende ser planetaria.
     
    Surgen muchas, muchísimas cuestiones colaterales a este asunto, sin ir más lejos lo hablado en otro hilo sobre el gobierno mundial, verdad Lino, pero convenientemente estudiado este asunto es mejor centrarnos en la crítica constructiva que en la búsqueda de conciábulos mas o menos reales si es que no tenemos suficientes datos para confirmarlos.
     
    E insisto, como mi inglés es muy rácano… no opino sobre lo que dicen los textos.

  • Excelente artículo Luis, para guardar.

    La mayoría de la gente ve con simpatía los grupos ecologistas, pues aunque consideren que exageran un poco, piensan que sus objetivos son loables y que en ningún caso hacen daño.

    Explicas claramente donde está el daño.

  • Por sacrílega que pudiera parecer voy a lanzar una pregunta más al foro. Perdonad de antemano mi ignorancia (nada retórica).¿Es cierto entonces que la doctrina liberal está en contra de todo poder? ¿Lo que ha de primar por encima de todo para un liberal es la libertad individual?
     
    No tengo muy claro dónde lo leí, pero me resulta bastante diáfano que, ya que todos los hombres no nacemos iguales (ni genética ni socialmente), ni es igual nuestra crianza, la libertad y la igualdad son valores en conflicto. Cuando la desigualdad aumenta hasta el punto en que afecta a la supervivencia misma de una parte de la población, ¿no es lógico revisar el concepto de libertad individual absoluta, para ver si puede estar siendo causa de desigualdades verdaderamente críticas? No me cierro a que la igualdad absoluta (en términos culturales, no tanto económicos) sería un infierno, un auténtico corsé intelectual para la gente, ya que probablemente parte importante de las libertades personales (libertad de expresión, por ejemplo)  tendrían que quedar ahogadas para conseguirlo.
     
    Creo que ser capaz de distinguir matices no significa tener una opinión tibia sobre los asuntos del mundo, y me pregunto, sin ánimo de ofender sino con verdadero interés, si es vuestra opinión que la libertad personal es el más valioso de los valores posibles, y debe ser perseguida hasta sus últimas consecuencias.
     
    Cualquier respuesta será bienvenida, un saludo

    • marzo 7, 2011 a las 22:33

      Luis I. Gómez

      Estimado PST, darte una respuesta aquí en un comentario a lo que planteas se me antoja imposible. La libertad individual no es relativizable normativamente. Lo único que relativiza mi libertad es la consciencia que yo tengo del valor de la tuya. Renuncio de forma voluntaria a aquello que limita tu libertad. Pero tú haces lo mismo, y para ello no necesitamos plantearnos un marco de igualdad. Nos basta con saber que tu/mi libertad son inalienables. MAtices? Te inivito a leer dos textos que escribí el año pasado, tal vez en ellos encuentres respuesta a parte de tu interrogante… tal vez no. Desde luego es lo que yo pienso:
      A la felicidad por el estatismo. O no, capítulo I y capítulo II

      • Gracias por la invitación a la lectura, la llevaré a cabo con atención. Ya con una ojeada he visto que referencia más textos de donde seguir tirando del hilo de las distintas concepciones del asunto.
         
        Se me viene a la cabeza, leyendo tu comentario, un juego mental. Imaginemos que nazco entre un grupo de personas que se rigen según unas leyes invasivas, respaldada su aplicación por draconianos castigos, y que por supuesto vulneran mi ámbito de libertad personal. ¿Quedaría justificado dicho modelo desde una perspectiva libertaria si cada hombre nacido en dicha sociedad tuviera siempre disponible la opción de abandonarla?
         
        La cuestión se vuelve más interesante si fuera del grupo la supervivencia fuese más difícil que dentro. La libertad sigue siendo no relativizable normativamente, pero el decir que el que se queda lo hace libremente, ya que renuncia voluntariamente a aquello que limita su inclusión en el grupo, es a la vez exacto y perverso.
         
        Lo cierto es que releído lo escrito, el tipo de elucubraciones que planteo pegan más cuando a uno le apunta el bozo que ahora, pero no por ello es menos cierto que causa cierto placer jugar a presionar los conceptos. Gracias una vez más tu respuesta, me alegra encontrar un sitio donde se pueda debatir sin discutir!

  • PST, con el permiso de Luis, me gustaría comentar algunas cosas de las que dices.
     
    El principal error que se suele caer es el llamar al liberalismo una doctrina. Una doctrina sugiere algo cerrado, con fundamentos inamovibles y sin sujeción a debate. Pues no, el liberalismo se caracteriza por la defensa de conceptos generales y, a partir de ahí, tratar de poner al día las políticas susceptibles de ser llevadas a cabo sin que menos caben esos conceptos pero que favorezcan cuanta más libertad mejor. Esto es así porque la libertad no es en sí un absoluto.  Como dice Luis: ”Lo único que relativiza mi libertad es la consciencia que yo tengo del valor de la tuya. Renuncio de forma voluntaria a aquello que limita tu libertad. Pero tú haces lo mismo, y para ello no necesitamos plantearnos un marco de igualdad”. En estas frases se expresan dos de los conceptos liberales fundamentales, la libertad individual, y sus límites, y que la garantía a esto está en la igualdad… ante la ley. Si la ley no puede relativizar la libertad es porque la libertad no estará sometida más que a la observancia del respeto a la de los demás. Y las leyes deben ser iguales para todos, no para todos y para todas, sino para todos porque todos, sin género, somos individuos. Matiz. Sólo quiero decir eso. Y por otro lado no existe igualdad más que ante la ley porque no existe posibilidad de medir otra igualdad. Esto es así porque no existen el mínimo vital, no existe el máximo soportable y no existen diferencias económicas que justifiquen el atentado a la libertad individual.
     
    Por tanto, en ningún momento podemos encontrar conflicto algún entre libertad e igualdad. La igualdad liberal es de principio, las “otras igualdades” son igualdades ideológicas no basadas en los principios de la libertad. Y, por tanto, pensamos los liberales, ilegítimas. Y no sólo eso, la legitimidad de los principios liberales son precisamente la igualdad, la ilegitimidad de las otras se basan en forzar unas determinados estándares marcados desde el poder y fundamentado en ideologías contrarias a la libertad. Pero su ilegitimidad se fundamenta en que forman parte de la imposición ante situaciones circunstanciales, personales, aunque pudieran ser mayoritarias, y que van contra la naturaleza del ser humano que es diferente individualmente uno de otro, por tanto tendrá diferentes desempeños unos de otros, diferentes capacidades para lograr diferentes éxitos o fracasos, e igualar eso significa ir en contra de la naturaleza, la del ser humano en particular y en contra de cualquier ley natural que queramos invocar. No hay más que ir al ecosistema para darnos cuenta de que la ley es justa por ser natural. Por ser la que es en la realidad.
     
    Por eso el liberalismo no que esté en contra de todo poder, una parte del liberalismo, a veces me cuesta enmarcarlo dentro de liberalismo, eso sí, sí lo califica así, el llamado Anarcocapitalismo. No el liberalismo no va en contra de todo poder. El liberalismo tiene que aceptar el poder porque para garantizar los mínimos de libertad, la igualdad ante la ley y el respeto a la propiedad privada hay que conseguir que exista algo tan difícil de lograr, ciertamente, como es la autoridad y una autoridad sin poder difícilmente podrá ser útil a los fines que se pretenden. Pero lo que el liberal siempre hará, y está en la génesis del ideario liberal, está en la lucha contra el poder para evitar que sea opresivo, de manera que controlarlo es su máxima ambición. Y difícil meta. Ciertamente.
     
    En tu segundo comentario planteas cuestiones interesantes. Si naces dentro de un grupo. Eso a parte de formar parte de unas de las muchas grandes pegas que yo pongo al anarquismo, del signo que sea, pero especialmente lamentable dentro del anarcocapitalismo, el único que para mi tiene suficiente sostenimiento teórico, para el liberal no implica nada, más que el que un hombre es libre en cualquier circunstancia. Otra cosa es que las circunstancias les permitan ser plenamente libre. Por tanto, si puede huir de una situación que entiende injusta, puede hacerlo. ¿A dónde? Pues dependerá. Lo cierto es que el ser humano desde su nacimiento está localizada su vida individual dentro de un grupo. Un hombre es un ser, sobre todo, social, lo cual no implica que no pueda ser un solitario, un ermitaño o un viajero empedernido sin raíces o que entienda su que sus raíces son el mundo entero. No en vano, este sitio se llama “desde el Exilio” concepto retórico aquí pero muy real para mucha gente. Por tanto, no hay modelos justificables si la gente los puede abandonar, ni hay modelos deseables en sí, sólo hay modelos que el hombre libre puede elegir voluntariamente, si tiene opciones suficientes y que satisfagan sus anhelos, o no.
    Y no hay perversión en ello. Como he dicho, la naturaleza es así. El pretender modelizar un estándar de vida es algo posible, dentro de la libertad de cada uno. Otra cosa es imponerlo a los demás. ¿Existe un modelo Liberal? Si en cuanto a teórico, el anarquismo. ¿Es realizable? NO porque elude el aspecto fundamental del ser humano que es el ser un ser social y que para llevar a cabo acciones con otro toda relación exige renuncias particulares en la medida de las fuerzas de cada uno. Es más fácil que uno fuerte sea el jefe de una partida de caza, o el más inteligente, o el que las aúna en el grado más eficaz, que un alfeñique sin fuerza ni inteligencia, con lo cual éste último estará teniendo que ceder más protagonismo y libertades incluso que el que la naturaleza de ha dado las capacidades para ser el líder. El alfeñique puede elegir, someterse a un grupo con un líder fuerte, lo que le facilitará la vida, o someterse a los dictados de la naturaleza, en la que somos inmensamente pobres, y, a pesar de todo, sobrevivir por nuestros medios, con más éxito o menos, pero feliz al mantener intacta nuestra libertad.