Home Economía Egipto: la democracia imposible.

Egipto: la democracia imposible.

escrito por Arturo Taibo 12 febrero, 2011

¿Puede alguien sorprenderse de la revolución en Egipto? Yo estuve en Egipto en el año 1991. Más que las pirámides, Abu Simbel o cualquier monumento lo que más me impresionó fue la metrópolis de El Cairo.

Por entonces la ciudad tenía 20 millones de habitantes y era una inmensa masa informe de edificios, calles estrechas y sucias y multitudes de jóvenes.

La pobreza se mascaba en el aire. Yo me hospedaba en el hotel Sheraton que estaba ubicado en una isla en el Nilo. El hotel era un bello rascacielos con unas habitaciones del tamaño de un apartamento, tiendas, restaurantes, espectáculos musicales y casino. Pero, para los turistas occidentales, antes de entrar en el puente que unía la isla con el continente, es decir con la ciudad de El Cairo, había una barrera con una garita con su policía/militar armado.

Podías cruzar el puente e internarte en la ciudad, pero los guías egipcios nos indicaron amable pero contundentemente que fuera de la isla “nuestra seguridad no estaba garantizada”.

Si mezclamos pobreza, falta de libertades, islamismo y una demografía explosiva… lo increíble es que haya tardado dos décadas en explotar.

Todos los países del Magreb, incluso aquellos que están bendecidos por ingentes cantidades de petróleo o gas, están en la misma dinámica. Hay quien ingenuamente o estúpidamente piensa que lo que está pasando en Egipto es el preludio de la democracia. Obama entre ellos.

La democracia necesitas demócratas y clase media y eso no existe en el Magreb. En Egipto los Hermanos Musulmanes llevan décadas haciendo proselitismo entre la gente pobre. La presunta democracia egipcia no va a dar de comer a la gente y el desencanto va a extenderse entre los revolucionarios y sobre todo entre la gente más miserable que no creo que sepa lo que es internet.

Hacer unas elecciones es fácil, acumular capital para generar riqueza es mucho más difícil. Obama, seguramente, va a regar Egipto de de dólares, pero sería de imbéciles pensar que se puede llevar a un nivel de vida decente a un país de 80 millones de habitantes, y subiendo, sin que aparezcan miles o decenas de miles de capitalistas.

El caso es que a medida que avanza el siglo la población al norte del Mediterráneo va a ir menguando mientras que al Sur va a ir aumentando . En el Norte un club de viejos más o menos adinerados, en el Sur multitudes de jóvenes sin futuro. Realmente el mensaje de lo malos que son los del Norte y lo oprimidos los del Sur va a ser muy fácil de vender y dinero para ayudar a venderlo no va a faltar.

Luego está el tema de la energía ¿Tienen idea nuestros políticos de la cantidad de energía que van a necesitar nuestros vecinos del Magreb si se quieren convertir en países desarrollados? No, los políticos, especialmente los del tipo Obama (hay que ver la cantidad de tonterías y lugares comunes que ha dicho este hombre respecto a lo que está pasando en Egipto) piensan que se hacen unas cuantas leyes, unos bonitos discursos y unas fotos en la alfombra roja camino de alguna cena y ya están solucionados los problemas. Me pregunto cuantos informes de la CIA había que previesen lo que ha pasado y las respuestas que se me ocurren oscilan entre cero y ninguno.

Nuevamente nos enfrentamos ante la estupidez del multiculturalismo. La democracia y el capitalismo son producto de una cultura y no se pueden implantar en otra cultura o mejor dicho en la barbarie. Primero hay que cambiar la cultura y luego empezar a construir la democracia y la estructura económica, pero claro esto es lo más incorrecto políticamente que se puede decir hoy en día.

No se si os acordáis de aquella serie de artículos titulados “Nuestra Civilización en peligro”. Pues desde luego las noticias que nos llegan desde el Norte de África no son buenas para Nuestra Civilización.