Home Comprendiendo la Economía Comprendiendo la Economía. Capítulo 3: EL MÉTODO CIENTÍFICO EN LA CIENCIA ECONÓMICA (II): LA NATURALEZA HUMANA.

Comprendiendo la Economía. Capítulo 3: EL MÉTODO CIENTÍFICO EN LA CIENCIA ECONÓMICA (II): LA NATURALEZA HUMANA.

escrito por Arturo Taibo 20 octubre, 2010

En el anterior capítulo establecí el método axiomático-deductivo como el método científico que voy a usar en la Ciencia Económica, pero no detallé los axiomas sobre los que utilizaré ese método.

___________________________________________________________

LA NATURALEZA HUMANA.

Los axiomas o postulados, que definiré a continuación, son la base de la teoría económica. Si uno sólo de esos axiomas o postulados es puesto en duda toda la teoría económica se vendría abajo. De nada vale que en la construcción de la teoría económica los razonamientos sean correctos si los postulados en los que se basan están equivocados.

Además estos axiomas o postulados deben de ser permanentes porque si cambiasen con el tiempo toda la teoría económica tendría que cambiar y entonces los principios y leyes económicos carecerían de consistencia.

La Ciencia Económica trata del ser humano: de sus necesidades y de la forma en como las satisface. Trata del ser humano que vive en sociedad y que tiene que relacionarse con el resto de la humanidad para satisfacer sus necesidades. Los axiomas de la Economía podrían resumirse en la Naturaleza Humana.

La Naturaleza Humana es un conjunto de características que define al ser humano. La Naturaleza Humana es inmutable, hace 10.000 años era de la misma forma y manera que lo será dentro de 10.000 años. No existe cultura ni religión ni ideología ni condicionamientos históricos, políticos o geográficos que cambien la Naturaleza Humana.

Se podría objetar que si la Naturaleza Humana es siempre la misma entonces todos los pueblos y todas las personas tendrían que haber convergido en una misma estructura económica y obviamente eso no es así. Y no es así porque la Naturaleza Humana no configura un determinismo histórico, ni económico, ni político. Precisamente porque la Naturaleza Humana es invariable hay unos sistemas económicos y políticos que son un fracaso y otros que son un éxito. Cuanto más se adapta un sistema económico a la Naturaleza Humana más éxito tendrá.

¿Qué es lo que provoca que siendo la Naturaleza Humana igual en todas partes y en todas las épocas los sistemas económicos y políticos sean tan diferentes?

La causa es la falta de desarrollo de la Ciencia Económica. Y el desarrollo de la Ciencia Económica va ligado al conocimiento y aceptación de los axiomas económicos, es decir de la Naturaleza Humana, y al desarrollo de la lógica en base a la cual se pueden desarrollar las estructuras lógicas de la Ciencia Económica.

Pero, además del propio desarrollo de la Ciencia Económica, es vital la importancia de los economistas en la sociedad y su influencia en ella. De nada sirve una sociedad donde una élite conozca los principios y leyes de la Economía si esos conocimientos no son en cierto modo conocidos y aceptados por una parte muy importante de la sociedad y traducidos en un sistema económico y político que los ponga en práctica. Aunque en un principio las diferentes sociedades generasen espontáneamente sus propios sistemas económicos y políticos, desde hace casi 200 años la influencia en la sociedad de las ideas, no siempre acertadas, de los economistas han sido decisivas en la formación de los sistemas económicos y políticos.

No estoy defendiendo en absoluto un mundo uniformizado por la Economía. Existen y seguirán existiendo diferentes culturas y el sistema económico se adaptará en parte a ellas. La economía, la cultura, la geografía y la historia van a interactuar generando diferentes tipos de sociedades. Pero si una sociedad no tiene un buen conocimiento de la Ciencia Económica desarrollará sistemas económicos y políticos que diferirán enórmemente de aquellos que, en igualdad de las demás condiciones, se desarrollarían si esa sociedad tuviese unos buenos conocimientos de Economía.

No voy a entrar en este libro en cómo y por qué unos países tienen más conocimiento de Economía que otros. Lo que sí quiero destacar es que a estas alturas de la Historia ya nadie puede decir que se desconocen los principios y leyes fundamentales de la Economía y que por tanto seguimos al albur de la casualidad o de nuevos descubrimientos en Economía.

___________________________________________________________

LOS AXIOMAS DE LA NATURALEZA HUMANA.

Llamaremos Naturaleza Humana a cuatro características que tienen los seres humanos por sí mismos o entre ellos. Estas características son inmutables en el tiempo y en cualquier área geográfica.
Estas características conforman los cuatro axiomas de la Ciencia Económica.

AXIOMA 1.- Todos los seres humanos son únicos e irrepetibles.

Si exceptuamos los gemelos monocigóticos, que tienen prácticamente el mismo ADN, todos los demás seres humanos tienen un ADN diferente. Si a esa carga genética diferente añadimos una familia y un entorno diferentes el resultado va a ser personas diferentes.

Cualquiera que tenga varios hijos sabrá que, aún siendo su carga genética similar debido a que son hermanos y a que han sido criados en el mismo ambiente, ya desde pequeños manifiestan caracteres diferentes, en muchos casos completamente diferentes.

Existe una casi infinita gama de combinaciones de aspectos físicos, capacidades intelectuales, verbales y sociales, de intereses intelectuales y sociales, conocimientos intelectuales y sociales, experiencias vitales, proyectos de vida… que conforman seres humanos diferentes.

Ninguna sociedad, cultura o religión por homogeneizadoras que fuesen han sido capaces de erradicar esta cualidad humana de la individualización.

La igualdad ante la ley o la igualdad de derechos no supone igualar a los seres humanos. Igualar ante la ley significa igualar en su tratamiento por las leyes a seres humanos que son diferentes, significa aplicar las mismas leyes de igual manera a individuos diferentes. Igualdad de derechos no es más que reconocer unas capacidades de actuar, pero en absoluto que todas las personas vayan a hacer uso de esas capacidades de la misma manera.

Por supuesto este postulado rechaza de plano el igualitarismo. Personas diferentes actuando de manera diferente no pueden conseguir los mismos resultados. Igualdad e igualitarismo han sido y son utilizados como sinónimos cuando no lo son en absoluto. El igualitarismo tendría sentido si se hablase de personas iguales, pero dado que los seres humanos son intrínsecamente diferentes el igualitarismo sólo puede suponer maltrato para unos y privilegios para otros. Lo irónico es que, como veremos más adelante, el igualitarismo acaba perjudicando a (casi) todo el mundo indistintamente de sus cualidades personales.

Ahora es el momento en que usted debe tomar una decisión. Si considera que los seres humanos han sido alguna vez iguales, o que por algún tipo de proceso pueden llegar a serlo alguna vez, nada de lo que se diga a continuación tendrá sentido alguno.

Sin embargo no me imagino sistema alguno que alcance ese objetivo de que todas las personas sean iguales, puede que usted sí.

Pero antes de precipitarse debe considerar las consecuencias de un hipotético mundo donde todos los seres humanos fuesen iguales.

Para empezar: ¿Dónde se pondría el listón? Es decir ¿Cuál sería el modelo que deberían seguir esos clones humanos? ¿Cuál sería en nivel de inteligencia adecuado? ¿Eliminamos a los genios o convertimos a toda la población en personas con una inteligencia superior? ¿Qué opiniones, gustos, preferencias, ideologías tendría que tener la humanidad? Y lo más importante ¿Quién tomaría esas decisiones? ¿Quién jugaría a ser Dios?

En ese supuesto mundo igualitario ¿De donde provendrían las nuevas creaciones, inventos, soluciones, ideas? ¿O se congelaría el progreso de la Humanidad en un estado estacionario? ¿No cree que un mundo de seres iguales acabaría siendo un lugar insoportable en el que vivir?

En cualquier caso por ahora las personas son diferentes, cada una es única e irrepetible e, insisto, no conozco ningún sistema que vaya a cambiar eso.

Sin ser tan radicales puede que usted quiera un mundo de personas diferentes… pero no mucho. Pero cómo se define ese “no mucho”. ¿Eliminaría a los genios? ¿Pero cómo se sabe si alguien es un genio? ¿O eliminaríamos a los más torpes? ¿Pero cómo definimos la torpeza? ¿Y cómo eliminamos a los más torpes?

En definitiva, los hechos son que cada ser humano es único, irrepetible e intrínsecamente diferente a todos los demás. Y nadie, absolutamente nadie, sabe como modificar eso.

AXIOMA 2.- Todos los seres humanos cometen errores.

Incluso los más listos cometen errores. Nadie es infalible. Más aún, errar, equivocarse es algo normal en la vida de cualquier persona. Nadie nace sabiéndolo todo, y nadie ni de lejos puede saberlo todo.

Personas que en unos campos apenas cometen errores son un desastre en otros campos, nadie tiene omnisciencia. Es más las personas aprendemos a base de cometer errores y aprender de ellos. Es cierto que otras personas pueden enseñarnos a no cometer errores, pero también es cierto que cualquier actividad humana está sujeta a un aprendizaje en el que necesariamente cometemos errores. Y los seres humanos estamos aprendiendo siempre.

Hay dos causas por las que los seres humanos cometen errores: por error en el razonamiento o en la comprensión de un problema o situación o por la falta de datos sobre un problema o situación. Los primeros sólo serían evitables si fuésemos infalibles o si alguien que fuese infalible nos diese todas las soluciones, pero nadie es infalible. Los segundos serían evitables si tuviésemos toda la información necesaria para actuar correctamente, pero tener toda la información sobre algo es prácticamente imposible, de hecho ni lo intentamos y siempre damos cosas por supuestas, además las decisiones tienen que ser tomadas en un tiempo determinado, no podemos pasarnos una semana o un mes o años recogiendo información.

El cerebro humano es una maravilla y para sustituir esa falta de comprensión y/o de datos recurre a la intuición, ese sexto sentido que todos tenemos, y la intuición muchas veces es útil, pero otras no. Y los errores siguen ahí.

Además todos, o casi todos, los seres humanos tienen manías, extravagancias, peculiaridades que hacen que tiendan a cometer errores porque sesgan los razonamientos y los datos que tienen en una determinada dirección.

Ningún ser humano es enteramente bondadoso. Todo el mundo tiene vicios y realiza alguna maldad. Nadie es un santo, nadie está exento de pecados.

Santo: Perfecto y libre de toda culpa.

Pecado: Cosa que se aparta de lo recto y justo, o que falta a lo que es debido

.

El caso es que nadie se libra de cometer errores y aquellos que se creen perfectos son los que más errores cometen, o casi.

Como en el caso anterior no conozco sistema que sea capaz de dotar a los seres humanos de infalibilidad y de absoluta bondad. Es más ¿Cómo se podría crear ese sistema si todos cometemos errores?

¿Y si sólo existieran unos pocos seres humanos infalibles? Es evidente que si existiesen tales personas acabaríamos dándonos cuenta. ¿Cómo podría pasar desapercibido alguien infalible en un mundo de simples seres imperfectos?

El hecho es que nunca nadie ha conocido, ni conoce a nadie, que no se equivoque. Todo el mundo se equivoca.

AXIOMA 3.- Todos los seres humanos, siempre que pueden, intentan conseguir o mantener lo que consideran sus intereses particulares.

Intereses: provechos, beneficos, ganancias.

Para la Ciencia Económica tan justo es el interés de un empresario en conseguir el máximo beneficio como el del trabajador en obtener el máximo salario. Tan justo es el interés del que compra como el del que vende.

Dos de los términos más usados para calificar a las personas desde el punto de vista económico son el de “egoismo” y de “altruismo”.

Egoismo: Inmoderado y excesivo amor a sí mismo, que hace atender desmedidamente al propio interés, sin cuidarse del de los demás.

Altruismo: Diligencia en procurar el bien ajeno aun a costa del propio.

Nuevamente la Ciencia Económica no entra en si los intereses de alguien son egoístas o altruistas. Simplemente cada uno tiene sus intereses particulares y como consecuencia, siempre que pueda, intentará llevar a cabo esos intereses y a mantenerlos si los consigue. La Ciencia Económica no intenta ingenierías sociales ni cambiar los intereses de la gente, simplemente los acepta como algo dado.

Alguien puede ser altruista si sus intereses son esos y otra persona puede ser egoista si sus intereses son esos y a la Ciencia Económica le parecerán tan aceptables las elecciones del primero como los del segundo.

Otro término muy utilizado es el de solidario e insolidario.

Solidario: Adherido o asociado a la causa, empresa u opinión de alguien.

Pero todo el mundo está adherido a la causa, empresa u opinión de alguien, aunque ese alguien sea uno mismo. La cuestión es ¿Solidario, con qué o con quién? Desde luego cada uno es solidario de su propia causa sea cual sea. Y todo el mundo es insolidario con la causa, empresa u opinión que crea que va contra sus intereses. Así que los términos solidario e insolidario no tienen mucho sentido a la hora de calificar los propios intereses.

Todo el mundo es siempre solidario con lo que considera sus propios intereses.

Quede bien claro que los propios intereses son eso: los propios intereses, ni son justos ni injustos, ni buenos ni malos, ni correctos ni incorrectos, ni altruistas ni egoistas, ni solidarios ni insolidarios, sino simplemente los propios intereses de cada persona. Y cada persona elige sus propios intereses.

Existen situaciones en que las personas no pueden ni intentar conseguir o mantener sus propios intereses. Por ejemplo un esclavo que no se puede liberar de sus cadenas y desiste de intentar conseguir la libertad , o alguien que es desposeido de sus propiedades por la fuerza y desiste de intentar defender sus derechos por miedo a ser asesinado.

Sólo las cárceles o la amenaza de tortura o muerte, y en general la coacción, hacen a la gente desistir de intentar conseguir o de defender sus propios intereses.

Pero el que no puedan ni siquiera intentar conseguir sus intereses o mantenerlos sólo quiere decir que, dadas unas circunstancias extremas, una persona piensa que están en peligro otras cosas de mayor importancia, como por ejemplo su vida. Pero, en su mente, esas ideas de intentar conseguir y defender sus propios intereses siguen presentes, y en cuanto tenga oportunidad las llevará a cabo.

El hecho de que alguien ejerza acciones para intentar conseguir o defender sus propios intereses no quiere decir que finalmente lo consiga, es es la razón por la que utilizo el verbo “intentar”.

El hecho es que todo el mundo tiene sus intereses particulares y, siempre que pueda, va a intentar conseguirlos y cuando los consiga va a intentar mantenerlos. Nadie puede cambiar eso.

AXIOMA 4.- Todos los seres humanos pueden cambiar sus intereses particulares.

Las personas pueden elegir trabajar o no trabajar, estudiar o no estudiar, comprar en un sitio o en otro, ayudar a los demás o no hacerlo.

Las personas pueden cambiar de gustos, de trabajo, de hábitos de consumo o ahorro, de vivienda, de coche, de muebles, de lugar de residencia, de lugar de vacaciones…

Y también pueden elegir seguir con los mismos gustos, trabajo, hábitos de consumo o ahorro, vivienda, coche, muebles, lugar de residencia, lugar de vacaciones…

La Ciencia Económica no entra en calificar la bondad o maldad, lo erróneas o acertadas, lo justas o injustas de estas decisiones. La Ciencia Económica no entra en si la gente debe de mantener o cambiar ninguna de sus decisiones económicas.

Alguien puede decir que bajo un régimen totalitario las personas no son libres de elegir o de cambiar sus intereses particulares y que están a merced de los caprichos de los dirigentes. Pero eso ya lo vimos en el axioma anterior, a aveces la gente no puede elegir sus propios intereses por fuerza mayor, pero eso no significa nada más que en cuanto desaparezcan esas circunstancias volverá a elegir sus propios intereses libremente.

Lo que quiere decir este axioma es que, dadas las mismas circunstancias, una persona puede cambiar sus intereses particulares simplemente porque ha cambiado su opinión, por causas meramente subjetivas.

___________________________________________________________

Las consecuencias inmediatas de estos axiomas son:

1.- Nunca va a estar todo el mundo de acuerdo en algo. Las personas son diferentes y sus intereses son diferentes. Es posible que exista una mayoría de acuerdo en algo, unanimidad nunca.

2.- No va a existir nunca un sistema económico perfecto. De personas imperfectas no pueden surgir sistemas perfectos. Siempre existirán injusticias, errores, engaños, abusos, fraudes, robos y asesinatos por motivos económicos.

3.- Las necesidades de las personas no tienen por qué ser siempre las mismas.

___________________________________________________________
En este capítulo hemos visto una parte esencial de la Ciencia Económica: la Naturaleza Humana. La Naturaleza Humana se caracteriza por estos cuatro axiomas:

1.- Todos los seres humanos son únicos e irrepetibles.
2.- Todos los seres humanos cometen errores.
3.- Todos los seres humanos, siempre que pueden, intentan conseguir o mantener lo que consideran sus intereses particulares.
4.- Todos los seres humanos pueden cambiar sus intereses particulares.
Toda la Ciencia Económica se basa en estos cuatro principios, axiomas o postulados. Nada puede ir contra ellos.

AQUÍ puede ver el resto de capítulos de “Comprendiendo la economía”.

  • Kayros Ozone

    Querrás decir Hegemonía…

  • MILL

    La toma de decisiones no se realiza con criterios racionales sino con criterios subjetivos. Además la toma de decisiones no se realiza con un total conocimiento de los factores..

    http://www.desdeelexilio.com/2010/11/08/comprendiendo-la-economia-capitulo-5-el-intercambio-el-precio-y-el-mercado/#.UN8cxeT8LfI

    Por tanto es absolutamente irrelevante que las decisiones se tomen según los “criterios de racionalidad” de algunas personas o los “prejuicios cognitivos” de otras, las decisiones son subjetivas de cada persona que las realiza.

    Más importante es que las personas tomen las decisiones con la mayor información posible, pero por mucho que se intente informar a la gente muchas veces la gente rechaza la información que no coincida con sus prejuicios.

    Pero ni siquiera en el caso de que algunas personas decidan tomar decisiones totalmente irracionales y perjudiciales se les debería prohibir puesto que los resultados (de la prohibición) suelen ser contraproducentes (por ejemplo el mercado de la droga).

    Las únicas decisiones que se deben prohibir y castigar son las que perjudican a terceras personas.

  • Kayros Ozone

    Te lo comento aquí también, Mill, para que puedas trabajar en ello:

    Prejuicios y sesgos cognitivos:

    “Un sesgo o prejuicio cognitivo es un efecto psicológico que produce una desviación en el procesamiento de lo percibido, lo que lleva a una distorsión, juicio inexacto, interpretación ilógica, o lo que se llama en términos generales irracionalidad, que se da sobre la base de la interpretación de la información disponible, aunque los datos no sean lógicos o no estén relacionados entre sí.1 2 3 Los sesgos sociales se denominan generalmente sesgos atribucionales y afectan a nuestras interacciones sociales de cada día, también están presentes en la probabilidad y toma de decisiones.”

    http://es.wikipedia.org/wiki/Sesgo_cognitivo

  • MILL

       Cada cinco o seis capítulos voy a hacer un capítulo (cortito)  recopilatorio para que no os perdaís y se pueda ver en perspectiva todo lo que he intentado explicar.
       En ese capítulo daré una serie de libros y autores de donde he sacado las ideas para escribir este libro. Algunas referencias van a ser muy claras otras van a ser más de mi cosecha en aras de lo que creo va a ser una mayor claridad expositiva.

    Saludos cordiales.

  • Holden

    Yo también quisiera felicitarle y animarle por esta iniciativa.
    Sólo quisiera sugerirle si sería posible apuntar alguna referencia sobre las personas que en su día formularon las ideas en que Ud. basa sus lecciones. Doy por hecho, perdón si me equivoco, que Ud. da una aproximación propia a la ciencia económica pero basándose en aportaciones ya existentes.
    Muchas gracias de cualquier modo.

  • Alucard Saeba

    Me encanta esta serie de artículos sobre Economía :D.