Home Economía Redistribución fiscal de la renta en España (I): IRPF.

Redistribución fiscal de la renta en España (I): IRPF.

escrito por Arturo Taibo 9 octubre, 2010

El truco mas sencillo y antiguo que utilizan los socialistas para justificar la existencia del Estado es la redistribución de riqueza.

Vamos a analizar, impuesto por impuesto, los pagos y los retornos de los contribuyentes por grupos de ingresos.

Voy a suponer que los ingresos del IRPF financian la sanidad pública, que los del IVA financian la educación y que los de Impuestos Especiales, Impuesto de Sociedades, Contribución por valores inmuebles y otros ingresos por tasas, multas… financian las obras públicas, defensa, seguridad, justicia, y toda una retahíla de ministerios, gobiernos autonómicos, consejerías, direcciones, subdirecciones, intereses por la deuda pública, subvenciones…

Este reparto es puramente arbitrario. Sin embargo dado que la suma de todos los ingresos es igual a la suma de todos los gastos la suma de todas las transferencias debe ser igual a la suma de transferencias total. En definitiva que hasta que no haga el análisis impuesto a impuesto y gasto a gasto de todos no podremos saber la transferencia total.

Quedaría por saber el nivel de traslación fiscal, del que voy a dar una idea aproximada también impuesto a impuesto.

Y por último están los presupuestos de la S.S.

Los datos provienen de la última Memoria de la Administración Tributaria del año 2008 (año 2008. Descarga parcial. Capítulo nº 1, página 160).
(referente a los impuestos del año 2007, es decir antes de la crisis).

En este capítulo vamos a analizar el IRPF.

La recaudación total por este impuesto fue de 65.474 M€ (año 2007).

APORTACIÓN Y GASTOS POR GRUPO DE INGRESOS.
Dividiré a las 18.702.875 declaraciones de la renta presentadas entre cinco grupos:

.-Pobres ( ingresos menores de 18.000 €)

.- Clase media baja ( ingresos entre 18.000 € y 30.000 €)

.- Clase media alta ( ingresos entre 30.000 € y 60.000 €)

.- Ricos (ingresos entre 60.000 € y 120.000 €)

.- Muy ricos ( ingresos mayores de 120.000 €)

El grupo de los pobres está compuesto por el 59,40 % de las declaraciones ( 11.108.000 declaraciones, 7.256.000 de ellas por debajo de los 12.000 € de ingresos)

El gasto sanitario de este grupo está en los 36.000 M€, su aportación 6.474 M€ por tanto su saldo favorable es de 29.526 M€.

El grupo de clase media baja está compuesto por el 22,90 % de las declaraciones (4.282.000 de declaraciones).

El gasto sanitario de este grupo está en los 13.700 M€, su aportación está en los 14.000 M€, aportan al sistema 300 M€ más de lo que reciben.

El grupo de la clase media alta está compuesto por el 13,70 % de las declaraciones (2.562.000 de declaraciones).

El gasto sanitario de este grupo (teniendo en cuenta que muchos de ellos tendrían seguros sanitarios privados) sería sólo de 5.000 M€, su aportación de 20.000 M€. Aportan 15.000 M€ más de lo que reciben.

El grupo de los ricos está compuesto por el 3,10 % de las declaraciones ( 580.000 declaraciones).

El gasto sanitario de este grupo (teniendo en cuenta que práticamente todos tendrían seguros sanitarios privados y sus gastos se reducirían a los de operaciones importantes que no cubran los seguros privados) sería sólo de 500 M€, su aportación de 12.000 M€. Aportan 11.500 M€ más de lo que reciben.

Finalmente el grupo de los muy ricos estaría formado sólo por el 0,90 % de las declaraciones (170.000 declaraciones).

Este menos del 1% de los declarantes no consumirían ni un euro de recursos públicos y en cambio aportarían casi 13.000 M€.

Nótese que a pesar de la fama de poco progresivos de los impuestos españoles el 4,00 % de los declarantes con mayores ingresos prácticamente no consume recursos públicos y en cambio aportan casi el 38,10 % de los ingresos por éste impuesto.

Si hacen las cuentas verán que el gasto sanitario es de 55.200 M€ mientras que los ingresos por este impuesto serían de 65.474 M€. Es decir con lo recaudado por IRPF, en el año 2007, daría para pagar los gastos sanitarios y sobrarían más de 10.000 M€.

TRASLACIÓN FISCAL.
Cualquier impuesto provoca traslación fiscal. La traslación fiscal es el acto, de cualquier contribuyente, de intentar trasladar su carga fiscal a su empresa (si es empleado) o a sus clientes (si es empresario).

El poder de traslación fiscal es la capacidad de un contribuyente de efectuar la traslación fiscal.

En la parte baja estaría el trabajador poco cualificado o la empresa de un mercado muy competitivo que tendrían escasa capacidad de trasladar sus impuestos a su empleador o sus clientes.

En la parte alta estaría el trabajador altísimamente especializado o la empresa que estuviese en un mercado donde pudiese controlar los precios, que estarían en condiciones de trasladar toda su carga fiscal a sus empleadores o clientes.

Piensen, en éste último caso, en un jugador de fútbol de élite o una empresa municipal de limpieza que podrían transferir a sus clubs de fútbol o a los ciudadanos todo el peso de los impuestos que recibiesen.

De hecho los futbolistas mejor pagados cobran sus sueldos en neto después de impuestos, simplemente sus clubs de fútbol pagan todo su IRPF.
Una subida de los impuestos sobre el gasoil será repercutida integramente por la empresa municipal de limpieza sobre los habitantes de la ciudad dónde opere.

Aparece otro concepto: el de poder de mercado. El poder de mercado es la capacidad de una persona o empresa de fijar sus precios en el mercado. Los trabajadores más demandados y las empresas con más éxito serán también capaces de fijar precios más altos para sus sueldos o productos que los trabajadores menos demandados o las empresas con menor demanda de sus productos.

Aparece aquí una coincidencia importante: las personas y empresas con mayor poder de mercado son las que ganan más dinero y pagan más impuestos pero al mismo tiempo y dado que tienen mayor capacidad para fijar sus sueldos y precios son las personas y empresas con mayor capacidad de traslación fiscal.

La irónica coincidencia hace que precisamente aquellos que son objeto de mayor presión fiscal son los que más fácilmente pueden eludirla trasladándosela a los demás.

Pero hay otras maneras de eludir la carga fiscal que pasa por la evasión de impuestos, el recurso a sofisticados, y no tan sofisticados, medios legales para pagar impuestos y por último trabajar o producir menos dado que los ingresos marginales acaban siendo muy reducidos.

Es imposible saber el grado de transferencia fiscal que se produce, sin embargo sí sabemos varias cosas:

.- A nadie le gusta pagar impuestos.

.- Aquellos que más impuestos pagan son precísamente quienes mayor capacidad tienen de trasladar el impuesto a los demás (que son precisamente quienes menos ganan).

.- A nadie le gusta trabajar gratis. Por tanto es esperable que a medida que aumenta el tipo marginal mayor propensión habrá a dejar de trabajar, producir, invertir en nuevos negocios o innovar con nuevos productos.

Pretender que el aumento de los impuestos no tenga una repercusión en la estructura de transferencias fiscales y en la de producción es ilusorio.

Pero al mismo tiempo hay que reconocer que dichos cambios son muy difíciles de medir.

Pero para dar un ejemplo si una rebaja fiscal del 10 % en todos los tipos impositivos del IRPF ( 6.500 M€ menos de recaudación fiscal inicial) con sólo un aumento acumulado anual del PIB del 0,2 % en pocos años (7-8 años) los ingresos por impuestos adicionales serían superiores a los 6.500 M€ de pérdida. Es decir el crecimiento de la economía compensaría la perdida de recaudación por bajada de tipos impositivos.

Y finalmente están los supermultimillonarios que esos directamente no pagan IRPF , y con los tipos actuales nunca lo van a pagar, pero esa es otra historia.

Sin ningún tipo de traslación fiscal la redistribución del IRPF sería de 39.700 M€ (el 3,9 % del PIB), quedando un remanente de 10.000 M€ sin gastar que adjudicaremos en próximos capítulos.

REDISTRIBUCIÓN FISCAL EFECTIVA.

Si los ricos y muy ricos trasladasen sólo un 10 % de su carga fiscal a los pobres, es decir si repercutiesen en sus sueldos o productos sólo un 10 % de lo que pagan por impuestos la redistribución fiscal sería de sólo 37.250 M€ (el 3,7% del PIB). Aunque, por razones que ahora no voy a explicar, la traslación fiscal es mucho mayor y por tanto la redistribución fiscal mucho menor vamos a aceptar éste último dato.

Por tanto hasta ahora la redistribución fiscal es del 3,70 % del PIB y nos quedan 10.000 M€ ( 1,00 % del PIB) sin distribuir.

Continuará.