Home Liberalismo El Cambio Climático no es el problema

El Cambio Climático no es el problema

escrito por Luis I. Gómez 29 septiembre, 2010

El fenómeno -por llamarlo de alguna manera- del “Cambio Climático” apenas si es un síntoma del verdadero problema de fondo que amenaza nuestra existencia en los próximos decenios. Mucho más significativa y preocupante que la alteración natural del clima es la erosión de la democracia mediante políticas dirigidas e implementadas por burócratas profesionales – no elegidos en las urnas- y alimentadas por los intereses de determinados grupos de presión cuyo uso del lobbismo deja en pañales las prácticas de los lobbys industriales tradicionales.

No puedo reconocerme como un conspiranoico, no lo soy, pero el uso cicateramente distorsionado de datos científicos en apoyo de las políticas nacidas del misterioso “Cambio Climático” me deja pensar que tal vez haya más en este asunto que lo que nuestros ojos nos permiten ver. Recapacitemos: si se hubiese firmado el Tratado de Copenhage se hubiese creado un cuerpo político global formado por burócratas no electos con el único fin de desarrollar un marco político, también global, incontrolable e ignorante de la legislación propia de todos los países del mundo. Es más, éstas hubieran debido ser adaptadas al engendro que aquellos propusiesen. Estaríamos hablando del fin de la democracia tal y como la conocemos.

Si es necesario un gobierno mundial, permítannos a los gobernados, decidir quiénes acceden a los puestos de responsabilidad y con qué programa lo hacen. No parece que esa sea la intención a día de hoy, cuando se intenta hacer uso de mañas y engaños para imponer una burocracia global incontrolable y no elegible por el común de los mortales: nosotros.

La desdemocratización de la Unión Europea, donde los burócratas deciden y adoptan normas y leyes a espaldas de los ciudadanos, donde las leyes nacionales ya no protegen a los ciudadanos de un país de los errores burocráticos cometidos en Bruselas, es un buen ejemplo de cómo poco a poco se nos han ido yendo de las manos casi todos los mecanismos de control democrático de que disponíamos. Seamos serios: hemos permitido que nos los roben. Cuántos de ustedes apoyarían la retirada de España de la UE? cuántos abogarían por una solución federalista de verdad (con cargos elegibles, por supuesto y un parlamento federal de verdad)? Y por qué no lo han dicho? Votaron en el pasado referéndum? Votaron en las pasadas elecciones al Parlamento Europeo? A quién?

De momento nos enfrentamos a mayores impuestos, imposición del uso de ciertas formas de energía y encarecimiento de la misma en base un falso supuesto: el planeta se calienta porque nosotros emitimos demasiado CO2. El daño causado en las economías occidentales empieza a ser irreparable. Ya no les hablo de la pérdida de poder adquisitivo de sus sueldos, o de cómo estos cada vez son más insuficientes para pagar la locura de unos cuantos.

Es posible cambiar el rumbo de las cosas? Sí. Se necesita más y mejor infomación (ya se, TVE y el resto de los medios mantenidos por el gobierno -casi todos- no serán las fuentes de esa información), se necesita que cada uno de nosotros nos involucremos más en la educación de nuestros hijos (cuyos cerebros están siendo programados en las escuelas sin nada ni nadie que les informe de otros aspectos de la ciencia climática, imposibilitando así que puedan algún día formar su propio criterio … tendrán el criterio de su profesor-burócrata-testaferrodelestado), exigiendo a los partidos políticos en los que estamos involucrados, o a los que somos afines, que abandonen cualquier idea programática que dinamite la esencia democrática del juego del poder.

Estamos dejando que se conviertan en directores de nuestras vidas y nuestras ideas; estamos renunciando al control democrático de las decisiones que dictarán cómo viviremos mañana.

Y a cuento de qué les escribo yo todo esto? a cuento de que en el programa de la última reunión del Grupo Bilderberg no se citaba a sus prominentes miembros para discutir el “Global Warming”, sino el “Global Cooling” … y me temo que en ese grupo un error tipográfico es una mala disculpa.