Home Economía Crisis del sistema de pensiones, “periodistas serios” y blogers liberales.

Crisis del sistema de pensiones, “periodistas serios” y blogers liberales.

escrito por Arturo Taibo 14 septiembre, 2010

EL PERIODISMO ESTA MUERTOLa decisión de Sarkozy de expulsar a los ciudadanos rumanos y búlgaros que viven en Francia sin tener medios de vida (a excepción de la mendicidad o aprovecharse del Estado de bienestar francés) ha generado enorme controversia en Europa. Al final el Estado francés ha sido “condenado” en la eurocámara con los votos de ecologistas, socialistas y la extrema izquierda.

Pero la polémica con la inmigración no se acaba con la política francesa de expulsiones. El miembro del Bundesbank y militante del PSD alemán ha provocado una auténtico terremoto con su libro “Alemania se autoliquida” o “Alemania se autodestruye” y sus declaraciones “islamófobas” y “racistas”.
LIBRO SARRAZIN

Pero tranquilos que aquí tenemos la “voz de la cordura”, el sr. Klaus Zimmermann que nos dice que ¡¡ 500.000 inmigrantes (turcos) al año salvarán el Estado del Bienestar alemán!!

Vamos a analizar el asunto un poco.

El Estado del bienestar se basa en la típica estafa piramidal. Los trabajadores pagan a los pensionistas con la esperanza de que cuando se jubilen los trabajadores que queden en activo les paguen a ellos

La estafa se descubre cuando no aparecen suficientes nuevos trabajadores que paguen a los pensionistas.

El Estado del bienestar está en quiebra permanente. Sólo le separa del impago la capacidad de obligar a los trabajadores y a las empresas a pagar las cuotas de la Seguridad Social. Pero no tiene ni un céntimo de euro en activos propios.

Esta falta permanente de activos propios impide obtener intereses o beneficios adicionales con lo que el Estado del bienestar se convierte nada más que en una máquina de cobrar y pagar.

El Estado del bienestar tal y como está estructurado en los países de la UE requiere un crecimiento continuo de la población. Dado que el sistema no produce un crecimiento del capital acumulado, más que nada porque no acumula ningún capital, es la población que aporta dinero al sistema la que tiene que crecer o en otro caso la cuota a la Seguridad Social sería la que tendría que aumentar.

El Estado del bienestar ya ha agotado todos los márgenes: con el baby boom de los 60 -70 y con la masiva incorporación de la mujer al mercado de trabajo consiguió aumentar el número de cotizantes y con el aumento de la productividad y los sueldos aumentó las bases de cotización.

Por contra la esperanza de vida aumentó en más diez años en los últimos 40 o 50 años y eso se comió parte de los aumentos de recaudación provocados por el aumento de cotizantes y el de los salarios.
pensiones1
El descenso de natalidad a partir de los años 80 ha puesto al descubierto, en este inicio de siglo, la falta de solvencia del sistema. Falta de solvencia que se irá acrecentando a medida que pase el tiempo. Aunque los políticos responsables del sistema intentan salvarlo mediante reducciones en el importe de las pensiones y retrasos en la edad de jubilación la impopularidad de estas medidas hace que estos recortes estén limitados.

La gente ha recibido y aún recibe un continuo lavado de cerebro sobre las maravillas del Estado del bienestar pero es ya muy difícil esconder los problemas.

Supongo que hasta aquí nada nuevo para ustedes.
fraude1
La idea del sr. Zimmerman no es nueva aquí también tenemos genios con ideas similares. Traer mano de obra extranjera para que ejerzan de nuevos paganinis del sistema. Y los chicos de Público jaleando la idea, que es tanto como admitir el fraude del sistema, pero que a ellos les sirve para matar dos pájaros de un tiro: engañar a la gente y destruir la Civilización Occidental.

El problema es que, como no se cansa de repetir Rallo, el capital no es algo homogéneo. Y si el capital en general no es homogéneo imagínense el capital humano.

Hay gente que piensa que estamos en el siglo XIX cuando la falta de cualificación permitía sustituir un trabajador por otro sin problemas. Pero hoy en día es absurdo pretender que podemos sustituir a un trabajador cualificado por uno “importado” de nula cualificación (ese es el drama de muchos inmigrantes trabajadores del sector de la construcción, que ahora no hay manera de reciclarlos).

¿De dónde sacan los alemanes 250.000 o 500.000 jóvenes cualificados, ¡¡¡al año!!!!, para mantener la productividad alemana?

Puede que Turquía sea capaz de proporcionar tal cantidad de mano de obra, pero… ¿Con la cualificación adecuada? ¿Hablando alemán? E incluso, aunque pudiera, estaríamos descapitalizando de todo el talento de sus jóvenes a Turquía llevándolos a Alemania para pagar las pensiones de los alemanes.

La idea es descabellada se mire por donde se mire. Otro problema es que los países vecinos de Alemania hacia el norte o el este tampoco están en una situación demográfica mejor. Y claro pedir jóvenes franceses, ingleses o italianos para mantener el sistema de bienestar alemán cuando el de sus países está en el mismo problema pues va a ser que no.

Así que de dónde van a sacar los alemanes a toda esa gente. ¿India, China, Pakistan, Nigeria? Ya se, la cosa suena a chiste, pero chiste macabro.

Si por lo menos tuviesen el capital de sus pensiones podrían invertirlo en países en desarrollo, pero ese capital no existe ni ha existido nunca. Incluso sus propios ahorros pueden estar invertidos en deuda soberana de algún país con los mismos problemas (ej. España).

Nunca dejo de sorprenderme de que “importantes expertos” como el sr Zimmermann y el sr Gómez Tavira digan majaderías absolutas y nadie se pregunte ¿Pero qué está diciendo ese hombre? Es como si hubiera una suspensión de incredulidad, como dicen en el cine. Como si, ante el gigantesco problema que se avecina, se aceptase cualquier cosa como solución, como vía de escape fácil para desentenderse del problema.

¿Cómo pueden llegar estos elementos o los ejemplos patrios de zp o pepiño a tener el poder que tienen si no saben nada de nada? Pues ocurre porque a gente como Krugman o Stiglitz les dan el premio Nobel y ese es el nivel.
Ocurre porque (la mayoría de) los medios de comunicación son acríticos con cualquiera que defienda el sistema estatista.

Los liberales vamos a ser la cabeza de turco (sin ironía) del fracaso del Estado del bienestar. Lo hemos sido de la crisis financiera así que no va a ser menos con la joya de la corona del Estado del bienestar, el sistema de pensiones público.

Como si los liberales tuviésemos la culpa de la descapitalización permanente del Estado del bienestar. Pero es la solución fácil, buscar alguien a quien echar la culpa y seguir engañando a la gente.

El caso es que el “periodismo serio” sigue dando cancha a cualquier idiota con tal que sea socialista y satanizando al liberalismo sin siquiera saber de qué va. El “periodismo serio” (NYT, The Guardian, El PAIS..) es pura basura escrito por unos sinvergüenzas.

Pero el periodismo escrito va a morir, pronto tendrán que luchar en el mismo terreno que los blogers, a los que llevan tiempo intentando desprestigiar.

Aunque en televisión y radio los liberales vamos a seguir teniéndolo imposible durante mucho tiempo todavía, en internet podemos tener posibilidades en unos pocos años.

La crisis del Estado del bienestar y del paradigma keynesiano va a ir en aumento en los próximos años. Y, aunque a algunos les parezca una exageración la misma Civilización Occidental está en peligro al fracasar la Teoría económica dominante.

Como siempre van a aparecer toda clase de charlatanes vendiéndonos soluciones. Pero la única solución está en la Ciencia y ahí es donde somos fuertes los liberales. Yo estoy plenamente convencido de que hay un gran número de personas con alta cualificación que están deseosas de obtener una respuesta seria a los problemas sociales de nuestro tiempo.

Los liberales tenemos un público deseoso de soluciones y lo más importante: tenemos Teoría Económica; sólo nos falta altavoz. Con un poco de organización entre los diferentes blogs liberales en unos pocos años podemos tener esa masa crítica que nos haga de verdad influyentes.

El PSOE (y las ideas socialistas-keynesianas) empezaron con muchísimo menos.