Home Ciencia Marcel Proust: neurocientífico (entrevista a Jonah Lehrer)

Marcel Proust: neurocientífico (entrevista a Jonah Lehrer)

escrito por Germanico 27 agosto, 2010

Antes de que la neurociencia revelase algunas verdades nada evidentes sobre el funcionamiento de nuestro cerebro, muchos artistas y pensadores intuyeron, cada cual a su manera y en su parcela predilecta de reflexión y expresión, aspectos esenciales de nuestra naturaleza cuyo conocimiento preciso requeriría todavía mucha investigación y experimentación por parte de los científicos.

Se anticiparon en la comprensión de funciones cognitivas como la memoria, el lenguaje y el aprendizaje, cuestiones tan trascendentes como la relación cuerpo-mente, la libertad y el sentido del yo, o el funcionamiento íntimo, asociado a sus ilusiones, de los sentidos de la vista, el oído y el gusto.

Ha sido un neurocientífico exquisitamente literario quien se ha decidido a señalar a estos precursores en un ensayo que tiende nuevos puentes entre las dos culturas. Concretamente fueron ocho, quienes se adelantaron: Walt Whitman, George Eliot, Auguste Escoffier, Marcel Proust, Paul Cézanne, Igor Stravinski, Gertrude Stein y Virginia Wolf. Proust y la Neurociencia (Proust Was a Neuroscientist) fue elegido el libro científico del año 2008 en Amazon. En España ha sido publicado por Paidós.

El autor, Jonah Lehrer, que trabajó en el laboratorio del Nobel Eric Kandel, y escribe columnas para Wired y en su blog The Frontal Cortex, hace una biografía (neuro)científica de cada uno de los artistas arriba mencionados y la pone en relación con los recientes descubrimientos en el campo de las ciencias del cerebro.

Jonah ha tenido la amabilidad de respondernos unas preguntas, preparadas por Antonio Gimeno y un servidor.

En ingles:

1.-What are memories made of? What is the substance of memory?

Memories are made of the altered connections between neurons. The substance of memory, in other words, is nothing but a cellular relationship, which makes it easier for the cells to exchange information.

2.-How does our brain react to uncertainty? How do we deal with it when making decisions?

Uncertainty is abhorrent. We hate not knowing for sure, which is why so often search for confirming evidence and ignore all the information which suggests we might be wrong. This, of course, makes us much more likely to make a serious error in the future.

3.-Understanding how the brain works will make us more free?

I don’t think so. Knowledge doesn’t really set us free. Instead, I think our new knowledge of the mind allows us to avoid hard wired biases and mistakes. Because we know about loss aversion, or the availability heuristic, or cognitive dissonance, we can hopefully not make the same mistakes again and again.

4.-Why are there so many cultures? What is the role of neuronal plasticity in the development of intelligence?

There are so many cultures for the same reason the brain is such a pluralist machine, stuffed full of different mental tools. The world is a complicated place, and can’t be solved by any single approach.

5.-Jeff Hawkins once said (as he quotes in his book about intelligence) that “consciousness is what one feels having a cortex”, why is it important to understand what is consciousness?

Because it’s the hardest question in neuroscience. If we don’t understand the mystery of subjective experience – why do we feel like more than just a loom of 100 billion neurons – then we don’t really understand the brain.

6.-Can we really train ourselves to be more creative?

Here’s a short list of factors that, in the last year, have been demonstrated to increase creativity: taking warm showers, working in a blue room, looking at a picture of a light bulb, imagining ourselves as a 7 year old and daydreaming. If nothing else, a better understanding of the contexts that encourage creativity can help make us more likely to have a creative breakthrough.

7.-Can we build really ‘smart’ machines that simulate the operation of the neocortex?

We already have smart machines. Whether or not they simulate the neocortex is a different question. The real achievement of the brain isn’t it’s computational power: it’s the efficiency of the mind. The supercomputer inside the skull runs on 12 watts of electricity.

8.-Is ‘g’ a good measure of intelligence?

`G is a reminder that we still don’t know very much about the brain. There is no good model for general intelligence, or whatever it is that we measure in our intelligence tests.

9.-Is ideology a feature of our personality? In other words, is there a neural correlate that could help us predict what will be our political orientation?

There is no neural correlate for politics.

10.- What are you now working on?

A book on the science of creativity.

1.-¿De qué están hechos los recuerdos? ¿Cuál es la sustancia de la memoria?

En castellano:

Los recuerdos están hechos de conexiones alteradas entre neuronas. La sustancia de la memoria, en otras palabras, no es más que una relación celular, que hace más fácil a las células el intercambio de información.

2.-¿Cómo reacciona nuestro cerebro ante la incertidumbre? ¿Cómo lidiamos con ella en la toma de decisiones?

La incertidumbre es detestable. No odiamos el saber a ciencia cierta, es por lo que tan a menudo buscamos pruebas confirmatorias y pasamos por alto toda la información que sugiere que podríamos estar equivocados. Esto, por supuesto, nos hace mucho más susceptibles a cometer graves errores en el futuro.

3.-¿Nos hará más libres comprender cómo funciona el cerebro?

No lo creo. El conocimiento realmente no nos hace libres. En vez de ello, creo que nuestro nuevo conocimiento de la mente nos permite evitar sesgos y errores del cableado. Debido a que sabemos sobre la aversión a las pérdidas, o la heurística de disponibilidad, o la disonancia cognitiva, con suerte podemos evitar cometer los mismos errores una y otra vez.

4.-¿Por qué hay tantas culturas? ¿Cuál es el papel de la plasticidad neuronal en el desarrollo de la inteligencia?

Hay tantas culturas por la misma razón por la que el cerebro es una máquina tan pluralista, repleta de diferentes herramientas mentales. El mundo es un lugar complicado, que no puede ser resuelto con cualquier aproximación única.

5.-Jeff Hawkins dijo una vez (como cita en su libro sobre la inteligencia) de que “la conciencia es lo que se siente tener una corteza”, ¿Por qué es importante entender qué es la conciencia?

Porque es la pregunta más difícil de la neurociencia. Si no comprendemos el misterio de la experiencia subjetiva – por qué nos sentimos como algo más que un telar de 100 mil millones de neuronas – entonces realmente no entendemos el cerebro.

6.-¿Podemos realmente entrenarnos a nosotros mismos para ser más creativos?

He aquí una breve lista de factores que, en el último año, se ha demostrado que aumentan la creatividad: tomar duchas calientes, trabajar en una habitación azul, mirar la foto de una bombilla, imaginarnos a nosotros mismos como a un niño de 7 años y soñar despierto. Por lo menos, una mejor comprensión de los contextos que estimulan la creatividad puede ayudar a hacernos más propensos a tener una explosión de creatividad.

7.-¿Podemos realmente construir máquinas “inteligentes” que simulen el funcionamiento del neocortex?

Ya tenemos máquinas inteligentes. Ya simulen o no al neocórtex es una cuestión diferente. El verdadero logro del cerebro no es su potencia de cálculo: es la eficiencia de la mente. La supercomputadora dentro del cráneo se ejecuta con 12 vatios de electricidad.

8.-¿Es ‘g’ una buena medida de la inteligencia?

`G es un recordatorio de que todavía no se sabe mucho sobre el cerebro. No hay un buen modelo para la inteligencia general, o lo que sea que midamos en nuestros test de inteligencia.

9.-Es la ideología una característica de nuestra personalidad? En otras palabras, ¿existe un correlato neuronal que podría ayudarnos a predecir cuál va a ser nuestra orientación política?

No hay correlato neuronal para la política.

10 .- ¿En qué trabaja ahora?

Un libro sobre la ciencia de la creatividad.

  • Germanico

    Se sabe que los hemisferios del cerebro son cualitativamente distintos el uno del otro. Pueden incluso estar enfrentados entre sí, como se aprecia en el síndrome de la mano extraña. Lograr que la mano que nos es más extraña realice tareas a las que no está acostumbrada es lograr que el hemisferio contralateral que la guía las realice, haciendo que desarrolle nuevas conexiones y habilidades a partir de su distinta anatomía, fisiología y sus correspondientemente distintas estrategias emocionales y cognitivas. Se trataría de un aprendizaje que iría más allá del cambio de manos en ejercicios de escritura o, en general, habilidad manual. Posiblemente, en efecto, estimularía nuestra creatividad, al hacernos potenciar la peculiar forma de resolver algunos problemas de un hemisferio hasta entonces dormido para este tipo de problemas.

    Gracias y un saludo, desde España. 

      

  • Otro Factor que aumenta nuestra capacidad CREATIVA es  fomentar en nosotros el ser ambidiestro, esto por que nuestro cerebro activa otras partes del cererbo que luego va a usar en otras areas.
    Para fomentar esta capacidad, es bueno HACER MALABARES con 3 o 4 pelotas.
    Si eres diestro(usas mas la mano derecha) tratar de hacer mas cosas con la mano izquierdad, puedes empezar con lavarte los dientes con la otra  mano dominante, abrir la puerta, usar las llaves. ETC.
     
    SALUDOS desde Mexico. Excelente POST.

  • El cerebro humano tiene un reloj interno que se ajusta con la luz. Quienes padecen depresión estacional mejoran considerablemente si reciben una hora de luz artificial potente por las mañanas. La luz de una habitación es como diez veces menos luminosa que la del sol a media mañana, por eso digo lo de luz artificial potente.

    En general estos estudios suscitan más preguntas de las que responden. Puede que algunos estudios sugieran que pudiera existir una relación entre determinados colores, actividades, etc, y un estado mental más flexible, que permita una mayor emergencia de pensamientos y comportamientos creativos, pero no creo que haya aún nada probado de forma concluyente.

  • ManuelMadrid

    Bueno, sí. Es muy sorprendente el texto enlazado.

    Creo entender que habla del color rojo, atribuyéndolo desencadenar una influencia específica en el cerebro: básicamente activar la atención, ponernos en alerta. Esto lo achaca al significado que tiene el color en la naturaleza. Efectivamente, puede que haya señales innatas: la sangre, los animales de colores vivos suelen ser venenosos, incluso el fuego tiene tonos rijizos… Esto debería ponernos en alerta.

    En lo concerniente a la creatividad creo interpretar que hace una asociación de relajación=creatividad. Azul=relajación… baño caliente =relajación… baño caliente y color azul=creatividad. El silogismo me parece bueno e interesante como línea de investigación.

    No obstante, se suele decir: la excepción prueba la regla. Esta frase se a vulgarizado y tergiversado y la gente poco creativa -esto es, los que copian- afirma sin ningún reparo que “la excepción confirma la regla”. El verbo prueba de probar, de poner a prueba… se ha convertido en confirmar. Eso es simplemente un disparate.

    Pues como iba diciendo, como la excepción pone a prueba la regla, yo invitaría a este investigador abrir otras líneas en la dirección opuesta. En esos grandes genios creativos que han vivido atormentados… o en esa sabia frase que afirma que la necesidad agudiza el ingenio.

    También hay otra línea muy interesante que deberían tocar y es el cambio de la radiación solar a lo largo del día. En algún sitio he leído que los animales segregan hormonas y adaptan sus ritmos internos dependiendo de la hora del día en que se encuentran. Creo recordar que la luz del amanecer provocaba la secreción de adrenalina y otras hormonas con el objeto de preparar al animal para su reto diario. Luego según pasaban las horas, adpatan su ritmo con el fin de optimizar los recursos, como si tuviera un reloj interno.

    La luz del amanecer es azul y los atardeceres son rojos, aunque prácticamente no nos demos cuenta porque el cerebro participa activamente en la formación de las percepciones. Lo que vemos no es lo que vemos… es una combinación de lo que percibimos mezclado con lo que el cerebro crea. Sería interesante determinar si el organismo humano es sensible a las diferentes radiaciones horarias naturales en primer lugar… y si es que sí, a las radiaciones artificiales inducidas.

    Yo si tuviera que definirme en esta hipotética hipótesis, a bote pronto, para mí el amanecer representaría la vigilia, el tener los pies en el suelo, lo concreto, el pan pan y el vino vino, la responsabilidad tener un día por delante… sin embargo, los atardeceres me acercan más al mundo de las emociones, a lo romántico, al hemisferio derecho, es hora de relajarse y hacer balance de lo sucedido. Visto así también sería curioso que a alguien le relaje más los tonos hacia le rojo que los azules.

  • Aquí tienes lo de la habitación azul, por ejemplo.

    En cuanto a su libro sobre Proust y demás artistas está muy bien escrito, tiene numerosos guiños inteligentes, exhibe una profunda erudición y es, todo él, un sutil ataque al mensaje enviado por la tabla rasa, de Pinker, como finalmente desvela en la “coda”. Yo me inclino más por la perspectiva del segundo, en eso de la alternativa entre naturaleza y crianza/aprendizaje, pero he de admitir que Lehrer tiene sus armas bien afiladas y está bien entrenado para la lucha.

    Lo de Leonardo Da Vinci es peculiar. Dormía microsiestas, no como el resto de los mortales de un tirón.

  • ManuelMadrid

    Yo pensé que me había equivocado de web. Tuve que mirar la barra de navegación… 😉

    Es posible que el Sr. Jonah, pensará que la entrevista iba a ser publicada en una web de petardeo friki y se trate de un guiño inocuo; pero aquí la gente suele estar muy preparada y ser muy objetiva. Probablemente el único friki sea un servidor; pero eso sí, soy muy observador y si hay algo extraño en un contexto lo suelo detectar. Esta respuesta en una web de esas que se dedican, entre otras importantísimas tareas sociales, a enseñar a las adolescentes a hacer cosas a sus novios para que estos tenga experiencias inolvidables; me habría cuadrado más.

    También puede tratarse de estudios científicos serios, en cuyo caso considero que no es asunto baladí. Sería un descubrimiento importantísimo averiguar que de manera invariable una persona de cualquier cultura se vuelve más creativa si mira (con una frecuencia por determinar) la foto de una bombilla. Lo siguiente sería hacer un seguimiento e intentar aislar el estímulo: el casquillo… la forma esférica… las sombras de la transparencia del cristal… y de manera más técnica, las sustancias que libera el cerebro en ese momento, etc. En pocos años podríamos tener en farmacias las píldoras de la creatividad.

    En alguna ocasión leí o escuché que Leonardo da Vinci, paradigma de la creatividad, se echaba varias “siestas” a lo largo del día; y de algún modo, asociaban esa característica dormilona con su explosiva creatividad. Es difícil saberlo pero me cuadraría más. Al dormir y al soñar se rompe la rígida y preconcebida concepción del mundo de la vigilia.

    Lo contrario de crear, es copiar. Copiar suele ser más seguro porque ya tienes la experiencia de los que te han precedidos. Copiar es caminar por los senderos ya abiertos; mientras el creador es el que rompe con los esquemas preconcebidas y se aventura por caminos nuevos. En algún momento, de la prehistoria, un peazo de “Leonardo Picapiedras” unió una cuerda a un palo flexible y se sacó de la nada una herramienta importantísima para la caza… el arco y la flecha. Puede que la cosa fuera más progresiva…. que originarimente el diseño del arco tiviera otra funcionalidad; por ejem. podía tratarse de una especie de lazo para atrapar animales (una cuerda atada a un palo flexible, abierto de manera inestable sujeto por un palo. Cuando el animal mete la cabeza, el palo salta y el arco se cierra atrapándole la cabeza). Por accidente o por deducción, un creativo le encontró otra utilidad. Y antes de ese hubo otro que descubrió la manera de atar una cuerda a un palo o palos con una cuerda; lo cual abre una inmenso abanico de posibilidades creativas: balsas… cabañas… Eso es crear.

    Para mí el creativo es un inconformista que rompe moldes. Me hace gracia cuando veo algunos “creativos” (afeminados o no) del mundo de la moda, que se mueven guiados por un montón de prejuicios y conceptos preestablecidos: Que si el verde esto… que si el blanco lo otro… que si esto para jóvenes y esto para viejos… La creatividad es justo lo contrario desde mi humilde opinión.

  • Si, a mi también me ha parecido una respuesta bastante extraña. De hecho he dudado de si lo había traducido correctamente. En fin, el sabrá lo que quería decir o a qué quería jugar. La interpretación literal ofrece muchas dudas. No obstante él es responsable de sus respuestas, y a nosotros nos corresponde comprobar su veracidad, por ejemplo leyendo su libro sobre la ciencia de la creatividad cuando se publique.

  • ManuelMadrid

    He aquí una breve lista de factores que, en el último año, se ha demostrado que aumentan la creatividad: tomar duchas calientes, trabajar en una habitación azul, mirar la foto de una bombilla, imaginarnos a nosotros mismos como a un niño de 7 años y soñar despierto. Por lo menos, una mejor comprensión de los contextos que estimulan la creatividad puede ayudar a hacernos más propensos a tener una explosión de creatividad.

    Buen artículo pero creo que os he pillado…

    Germánico, la respuesta 6 es un experimento. Una respuesta trampa, fuera de contexto para ver si alguien lo pillaba.

    A que sí. Lo de la ducha caliente ya me sonó raro… pero lo del niño de 7 años… hmmm… por qué no imaginarnos de 12 o de 5 o de anciano…?

    No estoy seguro, pero creo que hay algo intencionado porque entra en contradicción con el resto del artículo. No puede haber unas “recetas” tan elementales para estimular un órgano tan versátil y diverso. Es posible que a una persona le estimule la creatividad un habitación azul y a otra persona le motive el rojo… e incluso a la misma persona, el rojo y el azul le afecte de manera diferente dependiendo del estado de ánimo y demás percepciones presentes: olfato, tacto, sonidos…