Home Economía Minería del carbón en España: otro despilfarro keynesiano.

Minería del carbón en España: otro despilfarro keynesiano.

escrito por Arturo Taibo 29 julio, 2010

MINA Parece ser que en un arranque de lucidez la Comisión Europea va a poner fin a las ayudas estatales a la minería del carbón “no competitiva” en Octubre del 2014 (más vale tarde que nunca).

La reacción entre políticos de todos los colores y administraciones, sindicatos y empresarios no se ha hecho esperar: rechazo total. Es claro que no se podía esperar otra cosa de nuestros representantes populares.

Las razones que aducen para esta oposición al fin de las subvenciones a la extracción de carbón tampoco son nuevas, pero, aunque a veces haya que repetir lo evidente, vamos a analizarlas.

El Libro Verde “Hacia una estrategia europea para la seguridad en el suministro de energía” de 29 de Noviembre de 2000, que sentó las bases para que el acceso a las reservas de carbón pasase a ser una política fundamental de la UE. En el mismo se justifica “el mantenimiento de unas capacidades mínimas de producción carbonera” motivado en gran medida “por razones de orden regional y social”.

¿Garantiza el uso del carbón nacional la seguridad en el suministro eléctrico?
La respuesta es NO. El carbón nacional sólo suministra un 10% de la energía eléctrica que se consume en España y apenas un 5 % de la energía primaria (electricidad + gasolinas y gasoil).
Además los otros dos usos del carbón (fabricación de cemento y de acero) son suministrados por carbón de importación.
RESERVAS CARBON
El carbón es la fuente de energía fósil más abundante y mejor distribuida ( USA, Sudáfrica, Colombia, Australia, China, Rusia, La India…) las reservas son de un billón de toneladas. El mercado internacional de carbón mueve 600 millones de toneladas al año, España sólo necesita 15 millones.

Por otro lado están las razones “de orden regional y social”.

Se dice que la supresión de los 8.800 puestos de trabajo directos que todavía emplea la minería del carbón acabaría con 75.000 puestos de trabajo.

Se olvidan, como siempre, las las consecuencias indeseadas pero inevitables.

Esos más de 300 M€ anuales que se tienen que recaudar como impuestos afectarán necesariamente a la creación o mantenimiento de puestos de trabajo en los demás sectores.

Es, nuevamente, la famosa historia del multiplicador, que si el gasto es del Estado o de empresas subvencionadas funciona, pero si es de empresarios privados o de trabajadores de otros sectores no funciona.

Según esa teoría si con 320 M€ anuales se mantienen 75.000 puestos de trabajo con 10.000 M€ al año se acaba con el paro en España. Algo así pensaron los economistas keynesianos que aconsejaron el plan E a zp. Pero esa teoría no funciona.

La cosa viene de lejos. En Asturias la emblemática empresa pública HUNOSA daba trabajo a principios de la década de los 80 a más de 35.000 mineros y tenía unas pérdidas de 40.000 millones de pesetas de la época. Con la llegada del PSOE al poder en el año 1982 empezaron las prejubilaciones. En pocos años se prejubilaron a todos los mineros de más de 47 años, unos 15.000, con un coste de 250.000 millones de pesetas de la época ( corregidos con la inflación y traducidos en euros suponen unos 2.500 M€ de ahora).
politicos
Las pérdidas y prejubilaciones siguieron durante la década de los 90. En el año 1997 , con el “neoliberal” Aznar, se establece el enésimo plan de reestructuración del sector de la mineria del carbón para el periodo 1998 – 2005. Los datos como siempre alucinantes:

-120.000 millones de pesetas anuales ( 720 M€ anuales de la época) en ayudas a la explotación y al cierre de la actividad (prejubilaciones)

-520.000 millones de pesetas a repartir en los ocho años de duración del plan ( 3.130 M€) en infraestructuras, planes de formación y ayudas (subvenciones) a nuevos proyectos empresariales. Son los llamados Fondos Mineros.

-Otros 254.000 millones de pesetas (1.525 M€) a repartir en ocho años.

Todo lo anterior se financió con el sobrecoste de una peseta por Kwh.

Al final del plan, año 2005, las subvenciones a la producción todavía sumaban 370 millones de euros anuales.

Hunosa, controlada por los sindicatos mineros de UGT y CCOO, recibía en el año 2001 más de 100 M€, el grupo privado del empresario Victorino Alonso otros 100 M€ y la emblemática mina gijonesa La Camocha 28 M€.

Si los sindicatos controlan los Fondos Mineros, los empresarios privados hinchan las cuentas de las empresas auxiliares, de las que también son propietarios, o traen un barco de carbón de Australia al puerto de El Musel y lo hacen pasar por asturiano para cobrar la subvención.

Es imposible calcular el coste de la minería del carbón para el contribuyente y el consumidor en los 30 años que van desde 1976 hasta el 2005.

Un cálculo conservador, entre subvenciones a la producción, jubilaciones anticipadas, gastos en infraestructuras, cursos de formación, subvenciones a empresas ya establecidas en zonas mineras y subvenciones a nuevas empresas, nos da más de 25.000 M€.

Pues bien después de todo este gasto el resultado, al menos en las comarcas mineras asturianas (las cuencas), es unas preciosas autovías, varios museos y unas pocas empresas nuevas. El resto es desolación: los prejubilados han huido hacia climas más cálidos (La Manga, Benidorm, Marbella), los jóvenes con estudios se han ido a trabajar a Madrid, Barcelona…, apenas nacen niños, la población ha bajado en un 30% y con un envejecimiento terrorífico.
PIRAMIDE MIERES
Ningún empresario se atreve a invertir en una zona donde los sindicatos están anclados en la Revolución del 34 y la única manera de hacer negocio como empresario privado es tener contactos en el Sindicato Minero de la UGT o el PSOE asturiano.

Los argumentos de los mineros son como este:

“ Si nos ponemos exquisitos habría que cerrar RTVE o Renfe, abandonar la mayor parte de la agricultura a su suerte e irnos todos a China o La India a fabricar calcetines, batas, pantalones, coches, ordenadores… ¿Queremos eso?”

El problema es que para que los mineros cobren el resto de los españoles hemos tenido que poner miles de millones de euros y eso sin irnos a China,

Y finalmente viene el plan 2006 – 2012. En este plan se prevé bajar de 8.310 a 5.310 el número de trabajadores en las minas de carbón.

La edad de prejubilación baja hasta los 42 años reales (52 años de edad equivalente).

La producción bajaría de 12,1 millones de toneladas a 9,2 millones y las subvenciones a la producción de 371 M€ a 324 M€.

Total entre subvenciones y prejubilaciones otros 2.500 M€ más para que el PSOE tenga controladas a las comarcas mineras.

En cambio cuando el carbón es extranjero las centrales térmicas se pueden cerrar y los problemas sociales no importan, especialmente si las la comarca está en territorio del PP.

Durante el año 2008 el precio del carbón internacional llegó a ser de más de 200 $/Ton. Unos 140 €/Ton El precio del carbón nacional oscila entre los 90 €/Ton el carbón extraído de una explotación a cielo abierto y de propiedad privada, 120 €/Ton el extraído de mina en empresa privada y llegando hasta los 200 €/Ton el carbón de Hunosa (probablemente el carbón más caro del mundo).
PRECIOS CARBON
Esta burbuja de los precios de la energía (el barril de petróleo estuvo a 120 $) se desinfló en el 2009, actualmente la tonelada de carbón está a 95 $, es decir a 75 € , por tanto el carbón nacional no es competitivo.

La patronal minera privada CARBOUNION espera que el los próximos años el precio de la tonelada de carbón llegue a los 100 $ y que el dólar se aprecie hasta valer un euro. Todos unos especuladores vamos.

En esas condiciones el carbón nacional en explotación privada seria rentable en explotación a cielo abierto y casi rentable en mina.

Pero claro estos empresarios quieren especular pero con nuestro dinero. Mientras llega esa paridad euro – dólar (que arruinaría nuestra economía al subir espectacularmente el precio del petroleo y del gas) las pérdidas las tendremos que asumir nosotros. Y luego cuando llegue pues querrán seguir ganando dinero y no devolvernos lo que hemos perdido manteniendo sus explotaciones.

Socializar pérdidas, privatizar beneficios. Lo más antiguo del mundo para que supuestos empresarios ganen dinero siempre.

En el 2012 nos habremos gastado como mínimo 27.500 M€ en mantener poco más de 5.000 puestos de trabajo.
5,5 millones de euros por puesto de trabajo.

Los mineros tanto los trabajadores como los empresarios y por supuesto los directivos de la empresa pública HUNOSA, no es que sean la aristocracia obrera, es que son los mismísimos Duques de Alba.

Luego que nadie se extrañe que el aparcamiento de Rodiezmo los días de mitín parezca una exposición de coches de alta gama.