Home Economía Sebas, majo, pues haberlo pensado mejor

Sebas, majo, pues haberlo pensado mejor

escrito por Ijon Tichy 7 mayo, 2010

Y ahora, menos lamentaciones y más asumir responsabilidades.

¿No saben de qué hablamos? Pues de la penúltima vuelta de tuerca gubernamental en relación con las renovables y en particular la solar fotovoltaica.

Estoy simplemente alucinando tras leer un documento del Ministerio de Industria al que llego vía este artículo de Expansión.

El señor Sebastián culpa a las renovables del alza en el precio de la luz y nos llama la atención sobre la tira de millones que se están dilapidando en primas al régimen especial, haciendo especial hincapié en la solar fotovoltaica.

miguel_sebastian1Algo hay que reconocerle a D. Miguel, y es que ha detectado un problema e intenta ponerle remedio (algo insólito en este des-Gobierno), pero ya puestos, no estaría mal que alguien asumiera algún tipo de responsabilidad.

Decimos esto porque la impresión que puede sacar un profano leyendo las explicaciones de Sebastián sería que este despilfarro está originado por alguna perversa conjunción astral, por el capricho aleatorio de unos inversores diletantes, o simplemente por pura casualidad.

Y no es así. Hay causas y responsables.

Todo esto se origina a finales de mayo de 2.007 cuando se aprueba el RD 661 (bien es verdad que no era Sebastián el ministro entonces, pero sí otro compañero sociata) fijando una prima más que generosa para las instalaciones fotovoltaicas y garantizándola (ahora vemos que aparentemente) durante al menos 25 años. En ese RD se establecía un límite para la fotovoltaica de 371 MW instalados (si hay alguien curioso lo puede comprobar en la página 18 del RD, enlazado al comienzo de este párrafo), así como los mecanismos para hacer cumplir ese límite. ¿Qué ocurrió? La prima era tan generosa y eran tantos los “avispados inversores” (desertores del ladrillo mayormente) deseosos de encontrar nuevos chollos que al poco tiempo las solicitudes de nuevas plantas alcanzaron varios miles de MW. El gobierno decidió entonces dar de plazo hasta finales de septiembre del 2.008 para construir las plantas y conectarlas a la red. El que llegara a tiempo tendría “premio” (a cargo como es habitual de nuestros impuestos) y el que no, pues se tendría que conformar con una prima rebajada. Pueden suponer lo que esto supuso para el sector, carreras, engaños, timos, búsqueda de placas allende los mares, rumores de placas “potemkin” en espera de las reales y grupos electrógenos conectados en su lugar(¿les suena?)…

zapatero-solbes-crudNo sabemos los motivos del Gobierno para decidir esto y no otro sistema tipo cupos, pero recordemos que entonces no había crisis (je), el dinero público no era de nadie (jeje) e íbamos a sobrepasar a Alemania en renta per cápita (jejejejejeje).

Sí sabemos las consecuencias: Según datos de la CNE, la potencia fotovoltaica instalada a finales del 2.006 era de 141 MW, que pasaron a convertirse en 3.256 MW a finales del 2.008. Es decir, un aumento del 877% respecto a los 371 MW previstos.

Si ustedes en su casa tienen previsto gastarse 10.000 euros en un coche, el dinero no les sobra, y al final se compran uno de 87.700 euros endeudándose hasta las cejas, es fácil que les echen de casa. Si en su trabajo hacen algo parecido, es aun más fácil que acaben en el paro.

Por ello, lo correcto señor Sebastián sería escandalizarse menos y exigir más responsabilidades.

Por último, aunque no sirva de consuelo, queremos recordar que todo esto era fácilmente previsible. Hace año y medio, algunos lo anticipamos y lo que conseguimos fue una catarata de insultos y descalificaciones por parte de las hordas ecolojetas. DEE es gratis para sus lectores, no como los 666 asesores monclovitas, seguro que alguno de éstos lo vio venir. Ni somos ni éramos muy listos, simplemente no nos cegaba la ecotontería y mirábamos por nuestro bolsillo (por el de todos). Está bien que ahora se den cuenta, pero repetimos, mejor haberlo pensado antes.