Home Ciencia Ruiz de Elvira, el “científico” ideólogo

Ruiz de Elvira, el “científico” ideólogo

escrito por Luis I. Gómez 20 abril, 2010

¿Cómo reconocer una ideología? ¿Qué convierte un grupo de ideas en ideología? La física, sin ir más lejos, es un conjunto de ideas con el que pretendemos dar explicación a ciertos fenómenos que observamos. Si una ideología fuese sólo el fruto de un conjunto homogéneo (en cuanto al sujeto de las mismas) de ideas deberíamos concluir que la física es una ideología. Pero no es cierto. Considero que la caracterísitica principal que nos ayuda a definir una ideología es la forma en que sus ideólogos manejan la crítica a sus ideas; en concreto, sus esfuerzos argumentativos para alcanzar el máximo grado posible de inmunidad ante cualquier crítica.

La inmunización frente a la crítica se consigue protegiendo los núcleos centrales de una ideología frente no ya a la crítica externa, también a la autocrítica, mediante varios artilugios retóricos en los que el profesor universitario Ruiz de Elvira parece ser un experto consumado:

  1. Utilización de la lógica circular, para convertir las tesis propias en irrefutables. Si “A” es cierto, entonces “B” también lo es. Y si “B” es cierto, entonces “A” también. Aunque parezca que  “A” y “B” se se fortalecen en ese círculo argumentativo, es un grave error basarse sólo en él para afirmar su veracidad irrefutable: lo contrario de A y B sería exactamente igual “verdad”, y eso no es posible.
  2. Utilización de dogmas no cuestionables, las llamadas verdades absolutas. “Lo que es blanco es blanco”, obviamente cierto, pero no deja de ser tautología.
  3. Protección del propio discurso llevando las ideas centrales a esferas metafísicas, cuasi-espirituales desde las que cualquier afirmación es posible y de imposible refutación
  4. La crítica recibida es respondida en primer lugar mediante la crítica al crítico, utilizando para ello ataques ad hominem, desacreditando al contrario, censurándolo o asesinándolo (esta última opción antes muy de moda, hoy menos frecuente en nuestra cultura). Ejemplo explícito:

No suelo leer blogs ni comentarios insultantes sobre mis opiniones, pero un amigo me llamó la atención sobre una página web de una institución de extrema derecha, que escribe con insultos.

5. Cambiar el ámbito de la discusión, por ejemplo enfrentando una crítica analítica con argumentos éticos. Otro ejemplo explícito (en el mismo texto citado anteriormente, claro, al final):

Leía ayer un libro de Chesterton, el autor de “El Padre Brown”. En él se insiste en la suprema posición del ser humano. Si llevamos esa suprema posición a su consecuencia final deducimos que la Tierra está ahí para que hagamos con ella lo que estimemos más oportuno, sin tenerla nunca en cuenta.

Clima, suelo, oceános, vida, corteza terrestre. Son nuestros. ¿Por qué respetarlos?

No, no la debemos tener en cuenta. Es nuestro juguete. Es -nuestra-.

¿O no lo es?

libroruizdeelviraEl uso de uno de estos artilugios retóricos no convierten a quien lo hace en un ideólogo reclacitrante. Es el uso de dos o más de ellos en el mismo discurso lo que convierte a su protagonista en un elemento peligroso para la salud mental de sus oyentes/lectores. En otras palabras, el interlocutor es un ideólogo peligroso cuando  pretende establecer una verdad como absoluta e irrefutable independientemente de que existan razones y argumentos para dudar de su existencia ya sea total o parcialmente.

El ideólogo perfecto no lo es por no recibir críticas, lo es por su esfuerzo permanente por evitarlas, lo es por su abuso de la apología. No toda apología es ideologizante, ni la crítica de la crítica lo es cuando se evitan escrupulosamente las herramientas arriba mencionadas. La polémica no es ideologizante, siempre que se base en la discusión abierta de un tema concreto.

Ruiz de Elvira es un ideólogo reclacitrante, un activista peligroso. Y en este blog no compartimos su ideología porque preferimos analizar y exponer ideas. Pero lo más importante: no compartimos sus argumentos y desnudamos lo que en ellos pudiese haber de verdad … o falsedad. Crítica abierta con números en la mano. Crítica que, dada su reacción, no parece ir demasiado desencaminada.  Por eso, para ese señor, antes que críticos somos los escritores de

…. una página web de una institución de extrema derecha, que escribe con insultos

La “institución de extrema derecha”  es ¿”Desde el exilio”? ¿Red Liberal? ¿El Instituto Juan de Mariana? ¿Lo son porque lo dice él? ¿porque los que en ellas participamos somos de la derecha más extrema? ¿en qué se basa?

Insultos al señor de Elvira pueden buscar en esta web tantos meses como quieran. No encontrarán ninguno.

Estoy deseando leer la refutación del insigne catedrático al nuevo revolcón matemático que le ha dado esta tarde Ijon Tichy desde esta casa. Ya le ha llamado extremoderechista e insultador. ¿Qué “argumento” usará ahora?