Home Miscelánea Sobre la fragilidad de la memoria

Sobre la fragilidad de la memoria

escrito por Germanico 19 abril, 2010

Decía en mi último artículo en Libertad Digital que lo que caracteriza a la memoria no es tanto su fragilidad como su imperfectibilidad. La memoria no es un fiel reflejo del pasado: es un reflejo plausible desde nuestro presente punto de vista. Y mientras lo decía incurría en algunos errores que revelaban, en parte, la verdad de lo dicho. Mi conocimiento somero sobre la historia de la segunda guerra mundial me permite hacer afirmaciones sobre cuáles fueron las fuerzas enfrentadas, las ideologías subyacentes y cómo fue, grosso modo, el desencadenamiento, desarrollo y resolución del conflicto. No obstante no soy historiador, ni un profundo conocedor aficionado de todas las vicisitudes y circunstancias de aquellos años turbulentos, ni memorizador profesional, y menos aún testigo presencial de ningún suceso. De ahí que pueda, guiado por mi memoria semántica,-obviamente no la episódica- poner un nombre o fecha equivocados a un determinado evento. Eso es precisamente lo que hice al llamar “Pacto del Acero” al acuerdo secreto entre la Unión Soviética y la Alemania Nazi para repartirse Polonia. Un comentarista atento y sin duda mejor conocedor que yo de esta historia, me lo ha indicado amablemente.

Supongo que el que uno de los firmantes fuera conocido como Acero (Stalin) no sirve de excusa. No atribuyo sin embargo una excesiva importancia al error, puesto que lo fundamental de lo dicho no queda en entredicho, ya que he tomado el nombre de un pacto cercano en el tiempo y en la finalidad (no agresión), en el que se mantiene uno de los firmantes y, desde luego, un espíritu totalitario y beligerante común. Además, queda claro el hecho de que Hitler y Stalin pactaron repartirse Polonia, y que lo de Katyn vino después.

Menos importancia doy a que el nombre de la secretaria de Hitler en el bunker tuviera una “l” más o menos. Eso no cambia su condición de secretaria de Hitler, ni que escribiera después sobre lo que recordaba, ni que esto se ciñera mejor o pero a la realidad de lo que pasó.

Mi comentarista se equivoca en lo fundamental, aunque ponga en evidencia mi craso error en lo accesorio. La memoria no es una foto perfecta que el tiempo destruye, ni una fotocopia hecha una y otra vez hasta que su imagen se vuelve borrosa y confusa. La memoria se reconstruye cada vez que evocamos uno de sus recuerdos.

  • Ch

    No hay que prestar atención al licenciado, normalmente casi todos, por no decir todos los licenciados en Historia, son unos freakmans de muchisimo cuidado, no han tenido una vida propiamente dicha, solo conocen la historia que está en los libros que han creado para mantenerla vigente de la manena que se ha querido. Como es plausible, el licenciado que ha perdido tiempo de su vida estudiandose “historias”, no va a permitir jamás que nadie le rebata algo, por muy verdadero que fuera.
    Sería como decirle a un niño que deje de ver la television para ponerse a dibujar. Muy pocos hay asi.

    Excelente página.

  • Errare humanum est.

  • blaiddgwyn

    Efectivamente no es lo mismo un error de bulto al no contrastar el nombre que uno tiene en la cabeza con el que de verdad tiene un evento histórico que un maniqueo uso de las cifras para un objetivo personal de hacer pensar ala gente algo que no solo no existe sino que además ha sido inventado por y para ganar dinero, pero al fin y al cabo son errores y la gente que no está de acuerdo con uno los usa para descalificar el todo.

  • Lo que me sucedió, blaiddgwyn, es que me fui demasiado al tema que quería tratar y no tuve la precaución, siempre necesaria, de revisar los datos que exponía. Eso no volverá a suceder. Hubiera bastado con mirar wikipedia y refrescar con ello la memoria lo suficiente para no poner un nombre en lugar de otro.

    No obstante no es justo comparar mis errores con los de Ruíz de Elvira, por varios motivos. El Sr. Ruíz de Elvira no ha cometido un error puramente nominal, de nombrar una cosa por otra, sin faltar al significado y a la realidad de las cosas. El suyo ha sido un multierror compuesto de varias partes, algunas de ellas lingüísticas, algunas, más serias, matemáticas. Decir 50 y pico mil centrales nucleares o decir 5 mil no es ni remotamente lo mismo. No se puede se juntaletras cuando se es un Sr. Científico.

    Por otro lado no cabe comparación alguna entre lo que debe esperarse de un Sr. Catedrático de Física y lo que puede exigírsele a un humilde blogger sin pretensiones ni sueldo.

    Ciertamente si uno escribe en un medio como LD, aunque sea una columna quincenal no remunerada, tiene que cuidar también las formas, no solo el fondo. Por eso admito mi error y, como decía más arriba, me comprometo a no volver a cometerlo, aunque en el fondo todo esto me traiga un poco al pairo.

  • blaiddgwyn

    Fritz, efectivamente Germánico ha incurrido en el típico error de juntaletras de llamar a una cosa por otra, y al igual que ellos citan al egregio Ruiz de Elvira en sus resbalones semánticos, publican una entrada entera anunciando su error y su voluntad de enmendarlo, lo cual le separa del 99% de los periodistas de este pais.

    Sin embargo usted ha llegado desde las alturas a hacer leña del árbol caido, a autojustificarse su desprecio hacia las ideas que Germánico posee y expresa libremente intentando que el resto del mundo aprenda de ellas y razone al respecto, y usted lo que ha conseguido es darle legitimidad y retratrseo a si mismo.

    Yo no estudio historia, de hecho no soy aún licenciado en nada, pero sinceramente me parece que para ser usted un señor licenciado no tiene ni puta idea. Decir que es una barbaridad que el Pacto Molotov-Ribentropp fue secreto es tener un desconocimiento absoluto del asunto.

    El pacto fue una reedición de la rendición soviética en la primera guerra mundial solo que vestida de seda. Como casi todo en esta vida las cosas siempre tienen varias explicaciones. Efectivamente geoestratégicamente Alemania era la gran beneficiaria del pacto ya que se evitaba la guerra en dos frentes. Y Rusia demostraba a Francia y a Inglaterra que no eran tan imprescindibles, de hecho gran parte del ejercito francés adscrito al partido comunista se rindió sin luchar durante el inicio de la guerra en Francia. Además Stalin vendía caro su culo reclamando para si territorios que no fue capaz de obtener durante las guerras ruso-polacas del periodo de entreguerras.

    Esas eran las clausulas públicas, lo que no se sabía es que detrás una alianza formal era enmascarada tras un pacto de no agresión que a su vez enmascaraba un reparto de toda Europa Oriental que a su vez enmascaraba una colaboración comercial y económica para impulsar ambos centros de poder con respecto a las naciones occidentales, se firmaba el final del status quo posterior a la Gran Guerra.

    Hablar de un cuarto reparto de Polonia es quedarse corto. Hitler desmembraba completamente o parcialmente Polonia, Checoslovaquia, Rumanía, los paises Bálticos y la Rusia Blanca, abandonaba a Finlandia, que vió como todos sus aliados culturales y militares les dejaban a su suerte, para vergüenza de los super-democráticos y super-bien-intecionados suecos, que por siempre ardan en la hoguera de la cobardía y que el oprobio caiga sobre sus descendientes por siempre jamás. Y esos descendientes actualmente gobiernan en Bruselas el mastodonte burocrático que altera las leyes según sus intereses.

    El caso es que aquel pacto, con sus clausulas secretas y públicas rubricaba el abandono total de la izquierda a su proyecto de cambiar y mejorar el mundo y se convertía a si misma en parte del problema y no de la solución. Después de aquella firma nunca nadie con cerebro podría volver a legitimar la dictadura del proletariado como un medio para mejorar el mundo y quedó patente que una nueva hiena gobernaba donde lo había hecho un león. Que suerte vivir en España y no haber padecido lo que las pobres gentes de Europa Oriental sufrieron entre dos asesinos disfrazados de mesías.

    PS: Germánico y Fritz, si ustedes dicen que algo se hizo sobretodo por un motivo, le faltan a la verdad, siempre son varios los motivos que subyacen detrás de un movimiento, y si bien mi analisis es pacial, poco “histórico” y pueden estar de acuerdo o no, creo haber añadido suficientes detalles como para que la discursión entre si fue secreto o público, se llamase de hierro, de acero, de plomo o de tungsteno pierden todo tipo de sentido.

  • (*)

    A ver si me invita a la boda. El muy cabrón.

  • ¿Quién es ese tío? jejeje

  • (*)

    La persona detrás del nick Hughes ha hecho fortuna. No es de los que cobran 80 euracos de Pascuas a Ramos …

  • (*)

    Yo tampoco lo creo. En el mejor de los casos, nadie se cree lo que dice en estos pulsos verbales de internet. Es el juego más viejo del mundo: cambiar el contexto. O la alternativa civilizada a embestir.

  • Otra cosa en la que podía haberse fijado -de haber sido observador- es de qué iba la vaina.

    Esa es otra de las características de nuestros amigos los intelectualoides cabezotas: se pierden por las tangentes, no van al núcleo de las cosas. De ahí que le haya recriminado no profundizar. Ay, si es taaaan fácil!

  • Yo no sé hasta que punto definirá lo que has dicho a Fritz, (*), pero nada me cuesta imaginármelo con esa vena hinchada, golpeando furioso el teclado y desesperado por encontrar la respuesta fulminante que nos aniquile por completo, a nosotros y a nuestra prepotencia.

    Si fuera un poco observador -lo cual requiere cierta inteligencia de cierto tipo- se habría percatado pronto de que admito de buena gana la inexactitud de lo que a mi discurso interior trae tantas veces la memoria, y que eso nada dice sobre la mayor o menor calidad lógica o certeza del discurso en sí.

    Me dijo un amigo, profesor universitario él de una asignatura que requiere saber recordar, que a quien Dios no da inteligencia el diablo le otorga memoria, citando un refrán, o acaso la sentencia de algún sabio no anónimo, no sé si fiel a la forma pero de seguro sí fiel al fondo.

    Yo diría que el excesivo peso que otorga Fritz a los nombres y las bagatelas le sitúa de lleno entre los memoristas. De ahí que se cabree, supongo.

  • (*)

    Acabo de caer en la cuenta que hay algo peor que ser progre, y es ser un zurdo by the numbers y sin sentido del humor, de esos que cuando hacen demagogia se les hincha la vena porque sufren la prepotencia de la derecha con mucha intensidad.

    Eso sí, luego cogen su titulito y su dudosa soberbia, y se van a homenajear a Garzón o a aliviaderos sectarios -como un par que no mencionaré- a seguir pajeándose y dilapidando en su mente el dinero y las opoerunidades que los ricos les niegan. Es el centralismo fascista y clerical lo que les obliga a ser prepotentes!!

    El discurso está hecho para culpar a los de la derecha, pero ellos.. pobrecitos siempre son víctimas de los poderosos, de las manipulaciones históricas y de nuestras malas artes.

  • Con música da gusto bailar, ¿no te parece?

    Sin embargo los rebuznos no estimulan la danza.

    Que lo pases bien.

  • Fritz

    Sesión cómica y con palmeros, vaya. Sobre el Pacto está todo dicho y basta, sus subterfugios a estas alturas son demasiado “sutiles”, demasiado “livianos” respecto a sus planteamientos iniciales como para tomarlos en cuenta. ¿Qué es “el asunto”, “el fondo”? Simple y llanamente lo que a usted le sale de sus santísimos decir que lo es, haciéndose el desenterado de lo que se le ha dicho.

    Ahora sí que no voy a continuar con esto, sencillamente no lo merece. Y ahora baile, que tiene pareja.

  • ¿Y tu crees que eso lo captará?

  • critica refleja cremastérica…

    “…— Sí, señor —contestó Jeeves con tono bajo y glacial.

    — ¿No le gusta ?

    — No, señor. Las camisas de seda con pechera floja no se llevan con el traje de noche, señor.

    — Escúcheme, Jeeves —le dije, mirándolo fijamente—, quedan muy bien. Hasta puedo aprovechar la ocasión para anunciarle que he encargado una docena de ellas en la casa Peabody & Simms; y no hace falta que ponga esa cara, porque no me convencerá.

    — Si usted me permite …

    — No, Jeeves, —le dije, levantando una mano— es inútil discutir. Nadie respeta tanto como yo su opinión en materia de calcetines, corbatas, y hasta zapatos. Pero en materia de camisas para trajes de noche, sus nervios lo traicionan. No tiene visión de las cosas, está usted lleno de prejuicios y es un reaccionario. Terco, es el calificativo que mejor le cuadra. Puede interesarle saber que cuando estuve en Le Touquet, el príncipe de Gales asistió una noche al casino con una camisa de seda de pechera floja.

    — Su Alteza Real puede permitirse alguna licencia, señor, pero en su caso…

    — No, Jeeves —le interrumpí categóricamente—, es inútil. Cuando los Wooster nos obstinamos en una cosa…

    — Muy bien, señor.

    Noté que Jeeves se sentía mortificado; por supuesto, todo el episodio había sido muy desagradable. Pero no se pueden tolerar ciertas cosas.

  • Fritz, aparte de insultar, ahora abierta antes veladamente, no has dicho nada de interés sobre el tema. De ahí que sugiera que no has ido a cuestiones profundas (para tratar las cuales no hace falta ninguna “bandera”), quedando en las etiquetas y en la superficie de la que forman parte. Se trata, en efecto, de sutilezas vacías. Yo mismo me encargué de señalar el error aquí en público una vez me lo señaló a mi el comentarista de LD (sabiendo que me exponía humildemente a la suave crítica de los sutiles y a la histérica, digo histórica, de los menos…sutiles). ¿O es que el que dicho pacto fuera, en su conjunto, sobre unos temas u otros, cambia en algo que una de sus partes (la parte contratante de la primera parte, que diría Groucho) versara sobre el reparto de Polonia, y que fuera un “pacto” este secreto? ¿Cambia algo la Historia, con mayúsculas? Más concretamente ¿qué importancia fundamental y de fondo tienen estas sutilezas en la Historia de Polonia? Por favor, ilumínanos a todos con tu sabiduría. Aunque no quieras debatir, ni ir al asunto, entre insulto e insulto siempre puedes apuntar en alguna dirección específica que nos ayude a aclararnos sobre el particular, dar una pista, ya sabes….Yo estoy dispuesto a aprender, pero tú te empeñas en no enseñar.

    La cuestión de fondo es, sin duda, la legitimidad que tengo para hablar de la falta de perspectiva histórica de la izquierda habiendo yo cometido un par de errores al nombrar un pacto, o al no poner una “l” aquí o acullá. Por encima de lo de la “l” pasaremos, porque hasta tú tienes la suficiente inteligencia para percatarte de que se trata de un debate perdido. Pero en el otro asunto, el del pacto, entramos de lleno en el terreno de la semántica, no en el de la Historia. Tenemos una serie de hechos crudos a los que se les pone un nombre u otro. Entiendo que el nombre importa pero, ¿cambia en algo los hechos? ¿Qué es un perro? ¿En qué se corresponde la palabra perro con el animal real que hay ahí fuera? El perro es un perro, se comporta como un perro, ladra como un perro, tiene una anatomía y fisiología característicamente perrunas –con las variedades que le son propias, claro. Le podemos llamar perro o angute, o filtem, o shasa, pero lo que hay ahí fuera sigue siendo igual. Por otro lado decir “geoestratégico” aquí es una argucia retórica típicamente nominalista. Que dicho pacto era geoestratégico es obvio, a la par que absurdo mentarlo como argumento, acaso de autoridad, por el palabro. ¿Lo entiendes? No profundizaré más, de momento, te dejo rumiando esto.

    Eso sí, te rogaría que hablases algo sobre la memoria histórica, ya que de los mecanismos biológicos de la memoria poco puedes decir, ya que no son parte de tu….especialidad.

    ¿Crees que el nombre de la citada base es una exaltación franquista, por ejemplo? ¿Crees que los nacionales fueron unos genocidas y que los republicanos eran nobles idealistas que pretendían defender la democracia frente al embite del fascismo? ¿Crees que la 2ª República Española merecía otro fin que el que tuvo? ¿Qué crees que hubiera pasado de ganar la guerra los republicanos? ¿Crees que la Memoria Histórica es una iniciativa legislativa que contribuye a clarificar lo que sucedió realmente aquellos turbulentos años, si es así, por qué?…..etc etc

    Besitos.

  • Fritz

    Esto es ridículo, ahora resulta que he sido yo el que he empezado a comportarme como un vanidoso y demás. Cualquiera que no sea un fanático de su calaña podrá entender que mi “sin ser mucho, soy licenciado en Historia” viene a cuento de que usted habla de la IIª GM; lo hace mal; se le señala que convendría que no hablara de la política actual apoyándose en conocimientos tan escasos; y me dice que de tan tonto no pasó de las etiquetas, sin que yo haya dicho nada que demuestre tal cosa. Ni que JUSTIFIQUE semejante BERRINCHE (el “párrafo de la discordia” lo colgué ya antes). Y encima ahora resulta que me doy ínfulas y no sé qué, y lo dice alguien que enarbola la “bandera del profundismo” xD (“no entrando de momento en cuestión profunda alguna y quedando sistemáticamente en la superficie”), que es esa actitud intelectual basada en penetrar las cosas para aprehender de una vez todo su ser de manera íntegra. Pero, vamos a ver, ¿es usted tonto o se lo hace?

    Y el que no coge las ironías es usted, rufián.

    A cascarla

    PD: Juro que no voy a debatir xD pero tiene narices que sostenga (aunque sea para “ganar” el debate) que las objecciones son “sutilezas vacías”: el Pacto, en el puto FONDO, no se hizo principalmente para repartirse Polonia sino para poder atacar Francia tranquilamente, y precisamente por eso es de primerísima importancia que el grueso del pacto no fuera secreto (porque el hecho principal que se derivó del pacto es que no se produjo la “guerra en dos frentes”, temor secular del Estado Mayor alemán). A efectos geoestratégicos, que son los relevantes en el puto FONDO cuando hablamos de pactos militares internacionales, el reparto de Polonia no tendría la menor importancia hasta que Alemania atacara a la URSS, y ni siquiera entonces porque la resistencia en la Polonia rusa fue inexistente: tanto daba que no la hubieran tenido. Y ahora cállese, no me diga que “lo importante respecto al artículo, el fondo, era el tema de Polonia” y no cuestiones geoestratégicas, porque de lo que estamos hablando es de su falta de humildad, que se demuestra en no reconocer patochadas como esta y en sus pretensiones profundísticas-en-el-fondo, que siquiera rayan la superficie porque la desconocen.

  • (*)

    No me parece que el artículo sea para rasgarse las vestiduras. Si hubo segunda guerra mundial fue porque ámbos regímenes, el nazi y el soviético, quisieron. Y el calificativo de totalitarioos los engloba a ámbos.

  • (*)

    Eso no es nominalismo, eso es la mentalidad inquisitorial del que se agarra a un “herror” o a cualquier desliz léxico o semántico para condenar al adversario. Es que al señor le ha molestado que se metan con su izquierda y por eso protesta: “que soy licenciado en historia”. Vale hijo, vale, y qué quieres que te diga Germánico: eres mu listo, muy guapo y sobre todo muy maduro o madura. No vaya a ser que me acuses de misógino.

  • El que tengo delante imagino que sabrá algo más de historia que yo, que para eso ha sacado una licenciatura. No obstante eso no le convierte, al que tengo delante, en ninguna lumbrera, y perfectamente puede tratarse de un etiquetador con ínfulas de profundo pensador. De hecho eso es lo que sugiero y eso es lo que has demostrado, no entrando de momento en cuestión profunda alguna y quedando sistemáticamente en la superficie con alusiones a mi ignorancia y a mi prepotencia, carentes de fundamento, cuando este post es en sí un humilde reconocimiento, para quien sepa entender…

    Mira Fritz, si quieres resaltar mi necedad y mi falta de lógica, hazlo no dando tan claras muestras de necedad y falta de lógica y no vuelvas sobre el superficial asunto del Pacto Germano-Soviético, que ya ha quedado claro que no es el fondo del asunto. Ya lo he explicado, pero tú te empeñas en no enterarte. ¿Hubo o no hubo un Pacto Germano-Soviético para repartirse Polonia? ¿Fue o no fue secreto? A mi no me vengas con sutilezas vacías de esas que se gastan los que no entran en materia, tales como decir que el nombre del pacto es otro o que era una cláusula y no el pacto lo que se refería a Polonia. Eso sí que son gañanadas propias del peor tipo de gañán, al que yo denomino nominalista. Claro que ahora podría aparecer otro imbécil embebido de sí mismo y asegurar que el nominalismo es un movimiento filosófico que bla bla bla….pero para imbéciles ya te tenemos a ti, hablando del historicismo. Si, utilizo la palabra con corrección. No me refiero a un tratado en el que se aborde el método del historiador, sino concretamente a uno historicista. Es parte de la ironía, pero como es natural no lo captas.

    Pero nada, tú sigue con tus ad hominems y tu vanidad disfrazada de ataque a la vanidad ajena, pues está claro que contigo no va a ser posible hablar ni de la memoria, ni de la memoria histórica, ni del nazismo, el comunismo y lo que la historia nos enseña con ellos, ni de nada que requiera poner en funcionamiento varias neuronas y superar las etiquetas más groseras.

    Hala, a mamarla al Berrinche en la Ducha, con tus amigüitos.

    PD: Tampoco espero que digas nada interesante sobre Epicuro y la neurociencia.

  • Fritz

    No, si no nos vamos a enfrentar, simplemente le comentaba que hace falta ser un poco menos gañán y no ir diciendo paridas sin justificación alguna cuando no se sabe si el que tiene delante sabe más que usted:

    “No espero que lo entiendas, ya que este es un debate algo más profundo, que va más allá de lo nominal, y mucho más allá del “etiquetado”, en los que probablemente tú te muevas (sin demasiada soltura, todo sea dicho).”

    Mire, equivocar el Pacto de Acero con el germano-soviético es bastante chungo cuando uno pretende escribir un artículo en un medio de “gran” difusión (aunque no sé si dice más de usted o de libertaddigital.com) pero decir que fue un “pacto secreto” es una rufianada. Insisto, es una rufianada solo en tanto en cuanto usted va de listo utilizando esos mimbres para soltar su politiqueo (“la izquierda blablabla”), que si no tuviera esas pretensiones la cosa no tendría mayor importancia.

    Lo que es arcano es leer por aquí no sé qué mamonadas sobre el epicureísmo y demás, y apreciar cómo se doran la píldora unos a otros como si tuvieran quince años, coño, que parecen adolescentes. Y ahora vuelva a utilizar el término “historicismo” como si lo manejara con “soltura”, que está claro que no; no hará falta que le diga por qué.

  • Me aterroriza enormemente enfrentarme en un debate a un Sr. Licenciado en Historia. No obstante agradecería que tan sabio invitado tuviera la deferencia de indicarme los gravísimos errores históricos-que van mucho más allá de los nombres y de las formas- que revela mi artículo, basándose en las profundísimas teorías historicistas expuestas en libros arcanos.

    En serio, no me hagas reír….

    😉

  • Fritz

    No, nada que decir, sin ser mucho soy licenciado en historia y no tengo ningún interés en discutir de esto con usted, la verdad. Dado que su artículo trasluce una profunda ignorancia sobre los hechos históricos por parte de quien lo escribe (que va más allá del simple error) no tengo la menor intención de indagar en el conocimiento de los diferentes instrumentos teóricos para la comprensión de los procesos históricos, porque al estar menos disponibles en las estanterías de los centros comerciales no creo que su conocimiento vaya más allá de las “etiquetas”, como usted dice, y es un debate complejísimo, en fase muy incipiente y que se halla absolutamente desenfocado en nuestro país. Con todo, más que por ignorancia no encuentro la motivación por su falta de humildad y su descaro, que le permite minusvalorar errores de bulto propios (que son en realidad desconocimiento a secas) y acusar a otros de los defectos de carácter que usted padece -y que perturban su intelecto, por cierto.

  • Fritz, que un pacto tenga un nombre u otro es lo de menos, igual que no es tan relevante que un nombre lleve una “l” más o menos. La verdad histórica no está hecha de nombres que deban ser memorizados, sino de hechos y circunstancias que han de ser comprendidos. Yo estos no los he escamoteado, como en efecto hace la izquierda española. No espero que lo entiendas, ya que este es un debate algo más profundo, que va más allá de lo nominal, y mucho más allá del “etiquetado”, en los que probablemente tú te muevas (sin demasiada soltura, todo sea dicho).

    ¿Algo que decir sobre cómo procesa la información la memoria humana? ¿Alguna aportación respecto a cómo representa la verdad histórica la llamada memoria histórica?

  • Fritz

    No, si lo mejor es terminar como termina, diciendo algo así como que el sectarismo de la izquierda española la lleva a distorsionar la verdad histórica por interés político cuando poco antes la había cagado usted. Ahora podría escribir un artículo sobre cómo la mente humana se defiende por el recurso de proyectar los defectos propios en los demás. Efectivamente, que hable de la IIª Guerra Mundial sin tener ni idea es lo menos importante.