Home Política Ya no somos "negacionistas". Ahora somos "ecocidas" (Act.)

Ya no somos "negacionistas". Ahora somos "ecocidas" (Act.)

escrito por Luis I. Gómez 13 abril, 2010

Sí, ecocidas, como genocidas. Leo en The Guardian:

ecocideThe proposal for the United Nations to accept “ecocide” as a fifth “crime against peace”, which could be tried at the International Criminal Court (ICC), is the brainchild of British lawyer-turned-campaigner Polly Higgins.

The radical idea would have a profound effect on industries blamed for widespread damage to the environment like fossil fuels, mining, agriculture, chemicals and forestry.

Supporters of a new ecocide law also believe it could be used to prosecute “climate deniers” who distort science and facts to discourage voters and politicians from taking action to tackle global warming and climate change.

Es decir, que una abogada británica, en el paroxismo de la ecocondría, propone que a las cuatro figuras conocidas que definen los  crímenes contra la humanidad se sume la del “ecocidio”.

Para castigar los atentados ecológicos ya existen leyes tanto nacionales como internacionales. No veo la necesidad de comparar una marea negra provocada por un accidente en alta mar con los crímenes de Hitler, Saddam, Karadzic o Stalin, por citar algunos.

La tal Higgings y sus compinches se las prometen muy felices además pues, según ellos, la nueva ley de ecocidio podría ser usada para perseguir y acallar a los negacionstas del cambio climático.

Vale, según estos fascistas, soy un outlaw. Me encanta ser un “fuera de la ley” en un mundo fascista!

Actualización: resulta que la tal Polly Higgins es miembro del Consejo de dirección de la Fundación Desertec,  un “ente” creado por iniciativa del Club de Roma que pretende aglutinar industrias del sector energético que quieran desarrollar proyectos de generación de energía “limpia” en el desierto norteafricano. Si pensaban que Higgings hacía lo que hace por amor al planeta, se equivocaban: es, como siempre, la pasta. Sobre la calaña intelectual y los motivos que mueven a los miembrtos del Club de Roma (limitar la población mundial a cualquier precio) ya les habíamos contado algunas cosas en este blog: aquí y aquí (este último recopilatorio es de los de imprimir y guardar en el bolso, listo para ser desembolsado ante cualquier salvaplanetas que nos encontremos tomando copas).