Home Economía Comprendiendo a Keynes (II).

Comprendiendo a Keynes (II).

escrito por Arturo Taibo 24 marzo, 2010

 A continuación Keynes analiza como funciona una economía de libre mercado, pero antes de hacerlo establece una serie de restricciones o condiciones a esa economía de libre mercado.

Keynes ni prueba, ni demuestra que las restricciones o condiciones que establece tengan que ser así. Simplemente dice cosas como:

“La experiencia diaria nos dice, sin dejar lugar a duda, que lejos de ser una mera posibilidad… (determinada condición)… es el caso normal”

O

“… lógica o ilógica, esta es la conducta real de los obreros”

Aclaración: el método usado por la Economía es un método apriorístico. La Economía al igual que las Matemáticas utiliza el apriorismo.

Apriorismo: Método en el que se emplea sistemáticamente el razonamiento a priori.

Razonamiento a priori: Es la demostración de algo partiendo de unas condiciones, esas condiciones determinan de antemano el resultado de la demostración.
Dicho de otra manera: en el momento que elegimos las condiciones de partida ya estamos eligiendo la teoría económica (siempre que se siga un razonamiento lógico).

La mayor parte de las veces la gente no sabe las condiciones de partida de una teoría económica, otras veces las acepta sin cuestionarlas por muy absurdas que sean. Y cuidado, que cuando digo la mayor parte de la gente, no digo la mayor parte de los trabajadores de baja cualificacion, que también, sino la mayor parte de los médicos, abogados, ingenieros, periodistas y… economistas.

El caso es que a la gente, más que las condiciones de partida, lo que le importan son las consecuencias que creen  que tienen las teorías económicas.

Luego cuando las teorías económicas fallan o tienen unos resultados indeseados, es cuando la gente se pregunta dónde está el error, pero como en ningún momento se plantean cambiar las condiciones de partida de su teoría económica al final acaban con razonamientos absurdos.

Recordemos lo dicho más arriba: en el momento que elegimos las condiciones de partida elegimos la teoría económica y sus consecuencias.

Si las condiciones de partida son equivocadas entonces estamos abocados a aceptar una teoría que no va a funcionar y/o a prescindir de la lógica

Fin de la aclaración.

Keynes establece de entrada estas condiciones de partida:

1.- Los salarios nominales son inflexibles a la baja. Es decir si un trabajador gana 1.000 € al mes y el empresario pretende reducirle el sueldo a 950 € al mes (con igual trabajo) el trabajador protestará, se organizará en sindicatos, irá a la huelga, dañará o destruirá las instalaciones donde trabaja, de tal modo que al empresario le será imposible bajarle el sueldo.

2.- Los salarios reales son flexibles a la baja. Si un trabajador gana 1.000 € al mes y el coste de la vida sube un 5%, el trabajador no pedirá aumento de sueldo.

3.- Cuanto mayor sea la renta de una persona más parte de su renta ahorrará. Por ejemplo si una persona tiene unos ingresos de 15.000 €/año ahorrará 1.500 €, pero si sus ingresos son de 30.000 €/año ahorrará no el 10% si no el 20% es decir 6.000 €/año. Y si ganase 60.000 €/año ahorraría el 40%, 24.000 €/año.
Tambien se cumplirá la condición si el aumento de la renta es en términos reales.

4.- Cuanto mayor sea el capital invertido de una economía mayor será la renta que genere. Por ejemplo una economía con un capital invertido de 1billón de euros generará una renta de 100.000 M€, si el capital invertido es de 1,5 billones de euros la renta generada será, como mínimo, mayor de 100.000 M€.
Tambien se cumplirá la condición si el aumento del capital es en términos reales.

Leedlos y releedlos, pero no admiten discusión. Keynes establece estas condiciones como punto de partida. Si no te gustan, te parecen ilógicas, absurdas, imposibles… a Keynes le da igual. Es su teoría y son sus normas (por cierto todavía hay más condiciones)

Ahora vamos a aplicarlas a una economía de libre mercado.

En una economía de libre mercado los empresarios competirán entre ellos para ganar el máximo de dinero posible.
Esa competencia de los empresarios tiene dos caras: competencia por los factores de producción y competencia por los clientes.
Vamos a hacer un pequeño gran salto para simplificar y llegar al meollo del asunto.

Como consecuencia de la competencia en un libre mercado la producción mejorará en cantidad y calidad eso producirá más renta real (los precios bajarán y los beneficios y salarios se mantendrán) o nominal (salarios y beneficios aumentaran más que los precios).

Con una mayor renta el ahorro también crecerá y muy rápido (condición nº3) ese ahorro se invertirá (recuerden ahorro = inversión) y en consecuencia el capital invertido aumentará.

Al aumentar el capital invertido la renta aumentará (condición nº4)

Se produce entonces un circulo virtuoso:

+ Renta  >> + Ahorro  >> + Capital  >> + Renta

Y vuelta a empezar.

Dado que el ahorro crece muy rápidamente (ver condición nº3) los demás factores también crecen muy rápido.

O deberían, porque aquí es donde Keynes da un triple salto mortal y establece su condicion nº5.

5.- Mas tarde o más temprano se llega a un momento en que los ahorradores no encuentran  donde invertir el dinero. Y en consecuencia guardarán parte o todo su ahorro “debajo del colchón” o en una caja de seguridad en el banco o donde sea, pero parte o todo el dinero ahorrado no se gastará.

En la próxima entrega veremos las consecuencias de esta última condición. Por cierto fijaros en la cantidad de condiciones de partida que hay que tragarse para aceptar la Teoría General de Keynes.

Saludos (ya sabeis si teneis dudas…).

PD: Quedan otras tres entregas procuraremos publicarlas lo más rápido posible.