Home Economía Los verdaderos ecologistas deberían oponerse al timo fotovoltaico

Los verdaderos ecologistas deberían oponerse al timo fotovoltaico

escrito por Ijon Tichy 22 marzo, 2010

Cuando en el anterior artículo sobre este asunto dábamos a conocer los escalofriantes datos reales acerca de lo que nos está costando (y nos va a costar) el timo fotovoltaico, me preguntaba si quedaría alguien capaz de defender el desaguisado cometido y cuales serían sus argumentos.

planta-energia-solar-fotovoltaicaDejando de lado razones como la del ideólogo que vive (presumiblemente bien) de este timo, creo que el argumento con más fuerza se esconde en un comentario muy breve (“yo, a pesar de su coste, apuesto por las energías renovables…”).

En efecto, no todo el mundo (en realidad casi nadie) se mete a analizar, asumir y comprender las cifras que damos, por sencillas que sean. Hay muchos que tienen asumido el sentimiento ecologista y les da igual “pagar más” a cambio de producir energía renovable (cuantificar con exactitud ese ”más” a pagar es algo que se les escapa). Hay otros que argumentan el asunto de la deseable independencia energética. A todos ellos va dedicado el título de esta entrada. Si quieren energía renovable e independencia energética, lo mejor habría sido evitar el timo fotovoltaico.

Expliquémoslo un poco: En el año 2.007 la producción eléctrica en régimen especial (cogeneración y renovables, no eliminamos la cogeneración para aprovechar los datos de la CNE “tal cual” y no liar el asunto) fue de 58.254 GWh, el coste de las primas fue de 2.284 M€. En el 2.008 la producción se incrementa un 18% hasta 68.865 GWh mientras que el coste de las primas sube un 47% hasta 3.372 M€. En el 2.009 el incremento porcentual de la producción es solo de un 13%, llegando hasta los 78.070 GWh, mientras que las primas suben un ¡¡74%!! hasta los citados 5.874 M€. ¿A que se debe esto? En el 2.007 la generación solar no llegó al 1% del total del régimen especial. En mayo del 2.007 se publica el RD 661 (del que hablamos sobradamente en su momento, previniendo de lo que iba a pasar) en el que se incluyen las chollo-primas para la solar y la cosa se desmadra. Durante todo el 2.008 se instalan miles de kW solares, hasta que se cierra el grifo en septiembre. Estas plantas ya están en funcionamiento durante todo el 2.009 y ocurre lo que estamos denunciando. El crecimiento de la producción de energía renovable es relativamente moderado (un 34% en dos años) mientras que el crecimiento de las primas que hemos pagado es brutal (un 157% en esos dos años). En el 2.009, la producción solar fue de algo más del 7% del total del régimen especial, pero se llevó casi el 44% de las primas, ¿les parece razonable? En la tabla adjunta  aparecen estos datos, entresacados del informe de la CNE del que ya hablamos en la entrada anterior.

Año Producción Renovable (GWh) Incremento Anual (%) Remuneración (M€) Incremento Anual (%) Solar /Renovable (%GWh) Solar /Renovable (%€)
2007 58.254 2.284 0,85% 8,49%
2008 68.865 18,22% 3.372 47,64% 3,70% 29,36%
2009 78.070 13,37% 5.874 74,20% 7,57% 43,77%

Hagamos ahora una abstracción no demasiado realista pero sí ilustrativa. Si las primas del RD 661 no hubieran sido exageradas para la solar y se hubiera mantenido el reparto de producción por tecnologías existente en el 2.007 dentro del régimen especial, un incremento de primas del 157% habría supuesto también un incremento de producción de ese 157%, es decir, tendríamos los 58.254 GWh del 2.007 transformados en 149.818 GWh en el 2.009. Como la producción eléctrica total en el 2.009 fue de 266.874 GWh, tenemos que si el dinero destinado al timo fotovoltaico hubiera ido al resto de tecnologías del régimen especial (eólica, biomasas, minihidráulica, cogeneraciones, etc), a día de hoy más del 56% de la electricidad tendría origen en renovables y cogeneración ¡sin costarnos un duro respecto a lo que estamos pagando a los listos de las placas! Esto en realidad ocasionaría otros problemas técnicos, claro está, cuyo análisis dejamos para mejor ocasión. Se trata solo de dejar clara la idea del despilfarro comparativo que representa la solar, no ya respecto a la producción convencional, sino también respecto al resto de renovables.

Así pues, creo que los amigos ecologistas que desean la independencia energética y maximizar la producción renovable, deberían unirse al rechazo al toco-mocho fotovoltaico que nos han “regalado” nuestros ineptos dirigentes.