Home Economía El Plan E, debajo de mi casa II: Un nuevo concepto de urbanismo

El Plan E, debajo de mi casa II: Un nuevo concepto de urbanismo

escrito por Burrhus el elefante neocon 17 enero, 2010

Para el que no lo sepa, llevaba padeciendo las consecuencias del Plan E debajo de mi casa desde hacía varios meses. En aquellos tiempos, un batallón de obreros, armados de taladros y una máquina excavadora, jugaban a las construcciones de Lego con unas aceras que no tenían ninguna necesidad de ser reformadas.

Al principio se trataba de la consecuencia lógica de una cutrez keynesiana (el Plan E) aplicada a reformar aceras (el típico comentario de “pagar a unos obreros para cavar zanjas y a otros para que las tapen), pero no. Reconozco mi error. Confieso mi prepotencia de liberal inculto y receloso de la intervención estatal. Tenía cualquier cosa en la mente menos la esperanza de que aquí saliera algo útil y poco oneroso para el bolsillo del contribuyente. En realidad, ésta desconfianza procede de mis recelos hacia dos personas: Nuestro Mesías nacional, José Luis Rodríguez Zapatero, y nuestro Gran Faraón local, Francisco de la Torre (PP).

Señores, digámoslo alto y claro. No es sólo de una simple acera de lo que podemos disfrutar. Es un nuevo concepto de urbanismo. El urbanismo parcheril. A partir de ahora, Málaga pasa a ser una referencia internacional en la materia, con La Malagueta como un punto de interés turístico reforzado en la capital de la Costa del Sol.

foto 34 dee

Antes de entrar en detalles, una corrección. Lo que en principio era la obra en una calle se convirtió en una calle y tres pequeñas plazas anexas. Es decir, el despilfarro de 400.000 euros no ha sido tanto. O sí que lo ha sido, únicamente ha ocupado más espacio.

Lo que antes era una pequeña calle entre dos edificios con un par de jardineras se ha convertido en…una pequeña calle entre dos edificios con una jardinera, cuatro palmeras, otras tantas farolas y dos bancos. La acera también está cambiada, y aunque la diferencia esté en un par de colorines y el tipo de losetas, como cualquier otra acera recién hecha, resulta totalmente indiferente para el que la pisa.

foto 1 deefoto 2 dee

foto 3 deefoto 4 dee

¿Y qué hacen esas barras? Pues para que no nos caigamos. Lo que antes era un conjunto de escalones se ha convertido en un escalón que, si no es por las barras, te puedes dar un buen trompazo. Han puesto una rampa de acceso para discapacitados, lo cual motiva que el que venga de la bocacalle de enfrente tenga que dar un rodeo si quieres entrar en alguno de los establecimientos. Yo, que acortaba camino metiédome por el garaje para ir al supermercado, me veo obligado a dar tal rodeo que prefiero entrar por el portal. No me quejo de las rampas, me quejo de las barras. ¿No podían haberlo hecho todo -salvo las rampas- con escalones?

foto 5 deefoto 6 dee

foto 8 deefoto 9 dee

¿Un momento? ¿Qué es eso? Ah, sí, la bocacalle, llena de pintadas. Se les ha olvidado limpiarla.

foto 7 dee

Pasemos a una de las plazas. Aquí es donde uno de los restaurantes de pescaito frito saca las sillas y mesas para que la gente coma al aire libre. Vamos, como estaba antes. Luego está el acceso a aquel lado del edificio, que o lo haces por las escaleras o tienes que dar un rodeo de cuidado. Han tenido “suerte” de que los negocios hayan cerrado, bien por la crisis, bien porque eran ineficientes.

foto 19 deefoto 15 deefoto 11 deefoto 12 deefoto 13 deefoto 14 dee

La otra, anexa a la primera, tiene tiene mejor aspecto en comparación con su aspecto pasado. Otro par de bancos, y sustitución de jardineras.

foto 16 deefoto 17 dee

¿Cuál es el inconveniente, pues? Es imposible caerse, los suelos nuevos, nuevas rampas, farolas… Más allá de los inconvenientes de las barras, que parece hecho por un planificador de escuadra y cartabón sin fijarse en que la gente tiende a acortar caminos (algo imposible ahora) y que dan una imagen carcelaria del lugar donde vives, son dos los problemas.

1.- Si cambias la acera, cámbiala para que todo sea igual. No cambies sólo una parte de la acera para que quede como un conjunto de parches. No me refiero a que estés haciendo una obra, tengas un accidente, te cargues cuatro losetas y tengas que comprar otras similares. ¿cuántos tipos de acera nos encontramos que estén conectados?

Una.

foto 18 dee

Dos.

foto 21 dee

Tres.

foto 22 dee

Cuatro.

foto 23 dee

Si ven que hay algo marcado, es cosa mía, para subrayar la diferencia. Hasta cuatro aceras distintas puedes pisar sin cambiar de acera. Y se han hecho unas obras donde no se necesitaban. Las antiguas losetas se encontraban en buen estado, y no hacía falta cambiarlas por otras. No obstante, hay que intentar ver el lado positivo a semejante despilfarro. Si se me permite la sugerencia, podrían ponerse unas plaquitas indicando tipo de loseta, fabricante, año en que se puso y número de serie. Semejante logro urbanístico sólo puede ser considerado como una genialidad arquitectónica del siglo XXI. ¿En qué lugar puedes pisar hasta cuatro tipos de acera totalmente distinto en menos de 30 metros y sin cruzar de acera? Sólo en La Malagueta. Un lugar único en la Costa del Sol, y me atrevería a decir que del mundo entero.

2.- ¿Y qué ocurre con la acera de enfrente? Que está hecha pedazos. Literalmente. Estas son algunas de las partes donde habría que cambiar las losetas, sí o sí. Se supone que una de las partes más bonitas de la ciudad es el Paseo de la Malagueta, donde puedes caminar o hacer deporte al lado de la playa con un tiempo fenomenal.

foto 24 deefoto 25 deefoto 27 deefoto 28 deefoto 29 deefoto 30 dee

Ésto, a ningún político le importa. Lo que sí importa a los políticos es que, a día de hoy (dos meses después del final de la obra), el cartel siga en pie.

cartel malaguetafoto 35 dee

Ah, sí… Eso es una señal de tráfico. Tirada en mitad de la calle.

Bienvenidos a La Nueva Malagueta.