Home Ciencia Falsos recuerdos (entrevista a Elizabeth Loftus)

Falsos recuerdos (entrevista a Elizabeth Loftus)

escrito por Germanico 11 enero, 2010
Nuestra memoria no es una reproducción fiel de sucesos y aprendizajes pasados. En función de nuestras necesidades y apetencias presentes, y sin advertirlo, añadimos y restamos información al recuerdo. Este, que fue creado en algún momento anterior a partir de una experiencia vivida y nítida, intensamente sentida, sufre una sucesión de retoques sutiles a lo largo del tiempo, según es convocado a la experiencia consciente de cada presente, según es evocado. Cada rememoración conlleva una transformación. Puede llegar un momento en que recordemos algo que, sencillamente, no sucedió o no nunca fue aprendido. Y así lo recordado resulta ser no lo que fue o es, sino aquello que mejor satisface nuestro deseo de coherencia en el relato de nuestra vida, o que mejor explica un acontecimiento presente a la luz de nuestro escaso entendimiento, o que simplemente case con la lógica que en este momento seguimos.

En el colmo del despropósito, un recuerdo puede crearse prácticamente de la nada, con la debida sugestión. Estudios realizados por la psicóloga Elizabeth Loftus con niños así lo revelan. Se pueden implantar falsos recuerdos en la maleable mente infantil. Pero ¿sólo en la infantil? Lamentablemente no. Un experimento nada ético, y desde luego no formalmente preparado, sino surgido espontáneamente de la dudosa interacción entre terapeutas y pacientes, en consultas psicológicas o psiquiátricas, se dio en los años 90 del pasado siglo en EEUU.

Muchos adultos, incitados por sus médicos, hicieron aflorar en sus mentes el recuerdo de un maltrato infantil perpetrado contra ellos por sus progenitores. Nada de esto había sucedido realmente, pero como por entonces les pareció a los doctores de la mente la explicación más plausible de ciertos traumas psicológicos presentes de sus pacientes, se proyectó en el pasado, y la película resultante adquirió vida propia. El resto fue una caza de brujas, que el escéptico Michael Shermer expone magistralmente en su libro “Por Qué Creemos en Cosas Raras”.

Al recordar sucesos y aprendizajes que nunca se dieron, estamos situando unos elementos tomados de nuestra experiencia en contextos que no les corresponden. Este creativo collage adquiere un cariz siniestro si lo que recortamos sobre el fondo de un acontecimiento dramático y terrible, con la etiqueta de protagonista perpetrador, es el rostro de una persona que nada tuvo que ver con él. Esto podría ser lo que han hecho en sus mentes algunos de los supervivientes del holocausto nazi con el recuerdo de John Demjanjuk.Este hombre fue acusado de ser Ivan el Terrible, un perverso operario de las cámaras de gas nazis.

La psicóloga Elizabeth Loftus, de origen judío y experta en falsos recuerdos, tal como atestiguan, entre otras, las investigaciones con niños de las que hablaba más arriba, fue llamada a testificar en la defensa de Demjanjuk, y contra los recuerdos de los supervivientes del holocausto. Esto le puso en una situación verdaderamente incómoda, haciendo entrar en conflicto sus conocimientos y sus sentimientos, su profesión y su ascendencia.

Sobre este espinoso asunto en particular y sobre los falsos recuerdos en general ha tenido la amabilidad, la Profesora Loftus, de respondernos unas preguntas. El siempre atento José M.Guardia se aseguró de que las preguntas formuladas estuvieran en un correcto inglés.

En ingles:

1.-What is a false memory?

“False Memory” is a phrase that refers to a variety of memory mistakes. Some mistakes are “small” like misremembering words from a list that did not contain those words. Some mistakes are larger, such as misremembering details about a past event. Some mistakes are even larger, such as remembering entire dramatic events that never really happened.

2.-How do we create these memories?

There are probably different processes that lead us to developing the different types of memory mistakes. If we stick to the autobiographical memory mistakes, these too can occur in different ways. Sometimes people are unsure about what happened and they simply guess but are wrong. Sometimes people are exposed to misleading suggestions and they use these ideas to construct subjective experiences that feel like real recollections. People can create their own mental images about the past, and later believe these mental images reflect real experiences when they don’t. Sometimes this happens in the absence of external suggestion when people simply draw inferences about what might have happened and these inferences turn into “recollection.”

3.-With memory we build our identity. In this sense: what kind of changes do false memories introduce in the idea we have of ourselves?

Our lives are made up of memories. Our malleable memory, and our propensity for developing false memories, has implications for our identity and how we feel about ourselves. Some spontaneous memory distortions are common. So, we remember that we got better grades in school than we did, that we voted in elections that we didn’t vote in, that our children walked and talked at an earlier age than they actually did. These naturally occurring distortions probably allow us to feel better about ourselves. They reveal that memory has a “superiority complex.”

But our memories are capable of even more creative constructions. External suggestion can lead to false memories of traumatic childhood events, and these can be life-changing. Many families have been destroyed by rich false memories that some people have unfortunately developed. Many psychologists have taken an interest in these cases with an eye towards understanding how they happen and what can be done to minimize them in the future.

4.-What can you tell us about the trial in which you were called to testify against the holocaust victims memories? What was false in their memories?

In my book, Witness for the Defense, I wrote about the case of John Demjanjuk, who was accused of being “Ivan the Terrible”, the operator of gas chambers that killed perhaps as many as a million people at the Treblinka concentration camp in Poland during World War II. Ivan the Terrible was particularly cruel to his prisoners, and Demjanuk was accused of being that man. He was identified decades later by several survivors of Treblinka. No one doubted that these survivors had experienced the worst events that one could imagine. The main memory issue in the case is whether their identification of Ivan the Terrible was correct. I would eventually decide, after much agonizing, that I could not be an expert witness in the case, and I found the defense at a brilliant expert to help with the memory issues. In the late l980’s Demjanuk was convicted by a panel of Israeli judges, and sentenced to death.

The early 1990’s saw the breakup of the Soviet Union, and this momentous event had ramifications for Demanjuk. New documents became available that strongly pointed to the idea that Demjanjuk was not Ivan the Terrible, but that another man whose first name was Ivan probably was. Demjanjuk appealed his conviction based on the new information, and was eventually freed and returned to the United States.

Yet his troubles were far from over. Soon the U.S. Government claimed that Demjanjuk may not have been at Treblinka, but he was at another camp, Sobibor. Demjanjuk’s citizenship was revoked and he was deported to stand trial in Germany. – accused of murdering tens of thousands at the Sobibor death camp in Poland. Is he guilty or is he innocent? If survivors could be so confident that he was Ivan the Terrible at Treblinka, when he apparently was not, isn’t it natural to worry about other witnesses who are now so confident that he was at Sobibor?

5.-How can we be sure of our memories?

False memories, like true ones, can be described in detail, expressed with confidence, reported with emotion. Without independent corroboration, it is very difficult to reliably know whether something is an authentic memory or the result imagination, dreams, or some other experience.

6.-Are there people more susceptible of having false memories than others?

We are all capable of having our autobiographies be altered by new information. We are all capable of various memory mistakes. But some people are more susceptible than others. People who tend to have lapses in memory and attention also tend to be more vulnerable to memory contamination. People with good visual imagery ability tend to be more vulnerable as well.

7.-What are you now working on?

My laboratory at the University of California – Irvine continues to explore memory distortion. We are studying the differences between positive and negative false memories. We’re exploring differences between being a victim of bad behavior (say bullying) versus being a perpetrator of bad behavior. We’re looking at individual differences in the development of false memories. Given that it is part of human nature for us to have small errors in our memories of the past, as well as more dramatic false memories for entire events that did not occur, we continue to ask “Why would we have a memory system that works this way?” Of course one answer is that these false memories serve a purpose – they help us achieve various social goals, and protect our self image. But there is probably a lot more to it, and this issue is one that we continue to explore.

En español:

1.-Qué es un falso recuerdo?

“Falso recuerdo” es una frase que se refiere a varios errores de memoria. Algunos son “pequeños” como recordar erróneamente palabras de una lista que no contiene dichas palabras. Algunos errores son mayores, como recordar erróneamente detalles sobre un evento pasado. Algunos errores son aún más grandes, por ejemplo recordar toda una serie de acontecimientos dramáticos que en realidad nunca sucedieron.

2.-¿Cómo creamos esos falsos recuerdos?

Hay probablemente diferentes procesos que nos llevan a desarrollar los distintos tipos de error de memoria. Si nos atenemos a los errores de la memoria autobiográfica, estos también pueden darse de diferentes maneras. A veces la gente no está segura sobre que pasó y simplemente lo suponen, pero están equivocados. A veces las personas están expuestas a sugestiones engañosas y hacen uso de ellas para construir experiencias subjetivas que sienten como si fueran recuerdos reales. La gente puede crear sus propias imágenes mentales sobre el pasado, y después creer que estas reflejan experiencias reales, cuando no lo hacen. A veces esto ocurre en ausencia de sugestión externa, cuando la gente simplemente saca conclusiones sobre lo que podría haber ocurrido, y tales conclusiones se convierten en un “recuerdo”.

3.-Con la memoria construimos nuestra identidad. En este sentido: ¿qué tipo de cambios introducen los falsos recuerdos en la idea que tenemos de nosotros mismos?

Nuestras vidas están hechas de recuerdos. Nuestra maleable memoria, y nuestra propensión a desarrollar falsos recuerdos, tienen implicaciones para nuestra identidad y cómo nos sentimos con nosotros mismos. Algunas distorsiones espontáneas de la memoria son comunes. Así, recordamos haber tenido mejores calificaciones en el colegio de las que realmente tuvimos, que votamos en unas elecciones en las que no lo hicimos, que nuestros hijos caminaron y hablaron en una edad más temprana de la que realmente lo hicieron. Estas distorsiones de origen natural, probablemente nos permiten sentirnos mejor con nosotros mismos. Revelan que la memoria tiene un “complejo de superioridad”.

Sin embargo, nuestros recuerdos son capaces de construcciones más creativas aún. Sugestiones externas puede conducir a falsos recuerdos de sucesos traumáticos en la infancia, y eso puede cambiar una vida. Muchas familias han sido destruidas por los profusos falsos recuerdos que algunas personas, lamentablemente, han desarrollado. Son muchos los psicólogos que se han interesado en estos casos, con la mirada puesta en la comprensión de cómo suceden y en qué podemos hacer para minimizarlos en el futuro.

4.-¿Qué nos puede decir sobre el juicio en el que fue llamada a declarar contra los recuerdos de las víctimas del Holocausto? ¿Qué había de falso en sus recuerdos?

En mi libro, Testigo de la Defensa, escribí sobre el caso de John Demjanjuk, que fue acusado de ser “Iván el Terrible”, el operador de cámaras de gas que causó la muerte de tal vez hasta un millón de personas en el campo de concentración de Treblinka, en Polonia, durante la Segunda Guerra Mundial. Iván el Terrible fue particularmente cruel con los prisioneros, y Demjanuk fue acusado de ser ese hombre. Fue identificado décadas después por varios supervivientes de Treblinka. Nadie dudaba de que estos supervivientes habían sufrido las peores experiencias que uno pueda imaginar. La cuestión principal relativa a la memoria en este caso era si su identificación de Iván el Terrible era correcta. Eventualmente decidiría, tras sufrir indeciblemente, que no podría ser un perito en el caso, y encontré la defensa de brillante experto para ayudar con el asunto de la memoria. A finales de 1980 Demjanuk fue condenado por un panel de jueces de Israel, y sentenciado a muerte.

Los primeros años 90 vieron la desintegración de la Unión Soviética, y ese acontecimiento tuvo consecuencias para Demanjuk. Se dispuso de nuevos documentos que apuntaban claramente a la idea de que Demjanjuk no era Iván el Terrible, y que lo fuera probablemente otro hombre, de nombre Iván. Demjanjuk apeló su condena sobre la base de esta nueva información, y finalmente fue liberado, regresando a los Estados Unidos.

Sin embargo, sus problemas estaban lejos de terminar. Pronto, el Gobierno de los EE.UU. afirmó que Demjanjuk podría no haber estado en Treblinka, sino en otro campo, Sobibor. La ciudadanía de Demjanjuk fue revocada y este fue deportado para ser juzgado en Alemania – Acusado de asesinar a decenas de miles de personas en el campo de exterminio de Sobibor, en Polonia. ¿Es culpable o inocente? Si los supervivientes podían estar tan seguros de que era Iván el Terrible en Treblinka, cuando aparentemente no era, no es natural preocuparse de esos otros testigos que ahora están tan seguros de que él estaba en Sobibor?

5.-¿Cómo podemos estar seguros de nuestros recuerdos?

Los falsos recuerdos, como los verdaderos, se pueden describir en detalle, expresar con confianza y ser expuestos emotivamente. Sin confirmación independiente, es muy difícil saber de forma fiable si algo es una memoria auténtica o un resultado de la imaginación, los sueños, o alguna otra experiencia.

6.-¿Hay personas más susceptibles que otras de tener recuerdos falsos?

Todos somos susceptibles de haber alterado nuestras autobiografías con nueva información. Todos somos susceptibles a varios errores de memoria. Pero algunas personas son más susceptibles que otras. Las personas que tienden a tener lapsos de memoria y atención también tienden a ser más vulnerables a la contaminación de la memoria. Las personas con una buena facultad de imaginería visual tienden a ser más vulnerables también.

7.-¿En qué trabaja ahora?

Mi laboratorio en la Universidad de California – Irvine sigue explorando las distorsiones de la memoria. Estamos estudiando las diferencias entre los recuerdos falsos positivos y negativos. Estamos explorando las diferencias entre ser una víctima de mala conducta (por ejemplo la intimidación) frente a ser un autor de mala conducta. Estamos prestando atención a las diferencias individuales en el desarrollo de los falsos recuerdos. Dado que para nosotros es parte de la naturaleza humana tener pequeños errores en nuestras memorias del pasado, así como falsos recuerdos más dramáticos de eventos completos que no ocurrieron, continuamos preguntándonos “¿por qué tenemos un sistema de memoria que funciona de esta manera?”

Por supuesto que una respuesta a esta pregunta es que estos recuerdos falsos sirven a un propósito – nos ayudan a lograr diversos objetivos sociales, y protegen nuestra propia imagen. Pero probablemente hay mucho más que eso, y este es un tema que seguimos estudiando.