Home Ciencia Diseño Inteligente (entrevista a Michael Behe)

Diseño Inteligente (entrevista a Michael Behe)

escrito por Germanico 5 marzo, 2009
La primera formulación de la hipótesis del diseño inteligente la hizo el filósofo William Paley, en su obra Teología Natural (1802). Decía Paley que si nos encontráramos un reloj tirado en cualquier sitio, lo cogiéramos y lo analizáramos, nos veríamos obligados a considerar que dicho diseño había de tener necesariamente un diseñador. La complejidad del mismo, la interdependencia de sus partes, darían a entender a nuestra inteligencia que otra inteligencia había creado el reloj. Algunos años después el Barón de Cuvier fundaba la anatomía comparada y la paleontología. En la primera ciencia comprobaba la complejidad de los diseños, lo que le llevaba, en la segunda, a creer en el fijismo y el catastrofismo. La descendencia con modificación, la evolución, no entraba en sus cálculos. Los organismos eran demasiado complejos para que cualquier cambio en ellos no desbaratase el conjunto. Había descubierto, entre los fósiles que estudió, 23 especies que no tenían representantes modernos. Todas ellas debieron extinguirse en algún gran cataclismo, y no derivar de alguna forma hacia las actuales.

Antes de Darwin hubo algunos evolucionistas, pero ninguno de ellos propuso un mecanismo por el cual la evolución fuera posible. Jean Baptiste Lamarck creía en la herencia de los caracteres adquiridos, según la cual el cuello de la jirafa sería largo tras sucesivas generaciones de jirafas tensando el cuello para alcanzar las ramas más altas de los árboles. Charles Darwin, apoyándose en numerosas observaciones de campo, los datos de la geología uniformista de Charles Lyell, en particular los relativos a la edad de la tierra y a la gradualidad de los cambios, y las ideas de Malthus sobre la penosa dialéctica entre recursos escasos y población humana, llegó a la teoría de la selección natural, que expuso en su obra El Origen de las Especies, poco después de recibir un borrador de la misma teoría de Alfred Russell Wallace.
Desde entonces las evidencias a favor de la evolución se han ido sucediendo y reforzando mutuamente, hasta el punto de que hoy ningún científico serio duda de la misma. La idea de la selección natural, en cambio, no ha sido unánimemente aceptada, a pesar de su claridad y poder explicativo. Tras su apogeo en la Síntesis Neodarwinista de mediados del siglo XX, que incluía la genética mendeliana en la ecuación de la herencia, ha sido puesta en duda, en diversos grados, como mecanismo explicativo de la especiación (o nacimiento de nuevas especies a partir de otras). Datos provenientes del registro paleontológico, de la biología molecular y de la genética del desarrollo han hecho dudar a muchos científicos de que la selección natural, con su gradualismo, pudiera explicar el cambio evolutivo.
Por en medio de esas dudas ha surgido una voz que afirmaba lo que Paley y Cuvier, el bioquímico Michael Behe. Con el ejemplo de una trampa para ratones, ninguna de cuyas partes puede quitarse sin colapsar la función de la trampa, trajo de vuelta al debate científico actual el reloj de Paley. Con el del flagelo bacteriano, mecanismo biológico enormemente complejo y de partes igualmente interdependientes, trajo asimismo a Cuvier. En su obra de finales del pasado siglo, La Caja Negra de Darwin, Behe argumentaba a favor del Diseño Inteligente de la complejidad de las células. No es otra, la caja negra, que la propia célula, que ha sido abierta por la moderna biología, con sus sofisticados medios técnicos. Como bioquímico que es, Behe ha observado una y otra vez los delicados equilibrios de la célula viva y su preciso funcionamiento, infinitamente más complejos que un reloj o una trampa para ratones, y ha llegado a la conclusión de Paley y a la de Cuvier: dicho diseño, irreduciblemente complejo, había de tener necesariamente un diseñador, y, en lo fundamental, no podía evolucionar por selección natural.

Richard Dawkins, probablemente el más importante (al menos el más mediático) darvinista de nuestro tiempo, autor, entre otras cosas, de bellísimas metáforas, como la del gen egoísta, hablaba, usando otra de sus metáforas, y escribiendo uno de sus excelentes libros, del relojero ciego, para referirse a la selección natural darviniana. El reloj de Paley no había sido diseñado deliberadamente por nadie. No había detrás de él agente alguno, salvo que atribuyamos la palabra y el concepto agente a una fuerza cuya unidad de sentido está solamente en nuestra mente y en sus resultados físicos y biológicos. Ahora Dawkins mantiene una cruzada contra las religiones, que considera memes malignos, meras supersticiones sin valor alguno de supervivencia o convivencia. Algo que resulta particularmente molesto a Dawkins es el movimiento del Diseño Inteligente, que, tanto para él como para la mayoría de los biólogos evolucionistas, tiene su raíz en el Creacionismo, siendo no más que una expresión más elaborada, con tintes científicos, de la misma religiosidad cosmogónica. Pero como me dijo recientemente un amigo, los partidarios del Diseño inteligente, tales como Michael Behe o William Dembski, juegan en otra liga. Sus argumentos se apoyan, al menos parcialmente, en realidades, en hechos, en datos, en observaciones científicas. No son lectores literales de la Biblia que pretenden que pasemos –nosotros y todas las demás especies- por el ojo de la aguja de la Creación en 6 días. Admiten que ha habido evolución. No niegan la antigüedad de la tierra. El Movimiento del DI se mueve en un terreno de frontera, en las fronteras del conocimiento humano, no en el dogma y en la axiomática del Verbo.

El Profesor Behe ha tenido la amabilidad de dar respuesta a unas pocas preguntas. Marzo, una vez más, ha efectuado una depurada traducción.
En inglés:
1. – How much of science and how much of religion exists in the Intelligent Design Movement? Where are science and faith separated and, where do they come together?Is maybe the conflict between both of them, maybe a false conflict?

Most of the people who are very supportive of intelligent design are religious believers. However, the evidence for intelligent design is all scientific, empirical evidence, such as the structure of the molecular machinery that fills the cell.

In my view “faith” is confidence in a person or idea, so that even if circumstances might ordinarily call into question your judgment about that person or idea, you retain your confidence, thinking that future information will vindicate it. Both scientists and religious believers (which are an overlapping group) exhibit faith in certain persons and ideas, so the idea that science and faith are separate is misleading.

2. – We have come to know some conspicuous examples of what you denominate “irreductible complexity”, like the mouse trap, the eye or the bacterial flagellum. Could you please describe some more to us, in more detailed terms?

I go into more detail in my newer book, “The Edge of Evolution.” There I describe experiments and observations about microorganisms that have come to light in just the past decade. Because microorganisms reproduce rapidly in astronomical numbers, they give us a clear idea of what evolution could do with larger animals over hundreds of millions of years. I show that the great majority of “beneficial” mutations these microorganisms have gained have turned out to be degradative mutations, where a gene is destroyed or rendered less functional. There is no hint of the building of any new, complex molecular machinery. I regard this as a strong demonstration that Darwinian processes cannot account for the sophisticated molecular machines that fill the cell.

3. – You have mentioned to us “Darwin’s black box”, which is in a way, partially open, as we come to know more about molecular processes; is it possible for you to say it is definetely open, or up to which degree?

The cell — which I call Darwin’s black box, because Darwin and his contemporaries did not know what the cell contained — has been opened up to a remarkable degree by science in the past half century. However, we are still learning new things about the cell, and discovering new complex systems that are required for it to function. The important point is that past discoveries are not being made less complex by our new knowledge. Rather, that complexity remains, while even more is discovered. Thus in my view the evidence for design, and against Darwinism, has grown much stronger with the progress of science.

4. – Richard Dawkins and other well known atheists started a really controversial campaign in the United Kingdom, appealing to atheism, in announcements placed in buses. This has spreaded and extended over borders, even reaching Spain, my homeland. What is your opinion about this circulating message that states: “God probably does not exist”?

Well, it shows to me that Dawkins and his associates are not the cool-headed, utterly rational scientists that they are often made out to be. Rather, they have strong feelings about the way they want the world to be. Dawkins wants there to be no God. He does not want reality to be like that. Nonetheless, I understand his interest in this subject. The existence of God is the most important question there is. At least Dawkins recognizes that.

5. – It is really not that scientific starting off from the negation of God. It is not also the starting off from his affirmation? Is not God, perhaps, a measurement of our ignorance, reigns or not on the Cosmos?

The existence of God is not a scientific question, it is a philosophical question. However, certain features of the universe enter into our thoughts about God. For example, existence itself, as well as the presence of life, and the ability of humans to reason. Those are all empirical facts about the universe which, although they do not “prove” God in a scientific sense, they are strongly consistent with the existence of God.

6. – Do you think that religion is sustenance for the moral? Do you think that an atheistic society could be a society without values?

Yes, I do think that religion supports moral behavior (although it does not guarantee that believers will always behave in a moral way). I think a truly atheistic society could have values, but they would be the values of the people in power, which would reflect their own self-interest.

7.- What are you working on now? What is your most intellectual challenge? What is the mystery you would dream to uncover?

Right now I’m working on getting a grant to pursue research relevant to intelligent design. My greatest intellectual challenge is to find ways to address the widespread misconceptions about intelligent design among both the scientific community and the public. I think that science has already uncovered the greatest mystery — how life works (although of course much remains to be discovered). I think the most interesting question to be answered now is whether life can be built from scratch, with chemicals synthesized in a laboratory. If that is true then it may mean that at least simple life matter plus the information needed to produce the arrangements of matter found in the cell. Some laboratories are already working on that question, so we may have an answer in a few years.
En español:

1. – ¿Cuánto hay de ciencia y cuánto de religión en el Movimiento del Diseño Inteligente? ¿Dónde se separan ciencia y fe y dónde confluyen? ¿No es quizás el conflicto entre ambas un falso conflicto?

La mayor parte de las personas que apoyan mucho el diseño inteligente son creyentes religiosos. Sin embargo, la evidencia en favor del diseño inteligente es toda ella evidencia científica, empírica, tal como la estructura de la maquinaria molecular de la que la célula está llena.
En mi opinión “fe” es confianza en una persona o idea tal que, aun cuando las circunstancias puedan ordinarimente poner en cuestión el juicio sobre esa persona o idea, uno retiene esa confianza, pensando que información futura la justificará. Tanto los científicos como los creyentes religiosos (que son grupos que se solapan) muestran fe en ciertas personas e ideas, de modo que la idea de que ciencia y fe están separadas es engañosa.

2. – Hemos conocido algunos conspicuos ejemplos de lo que usted denomina “complejidad irreducible”, tales como la trampa para ratones, el ojo o el flagelo bacteriano. ¿Podría por favor describirnos algunos más, en detalle?

Entro en más detalles en mi último libro, “The Edge of Evolution”. Allí describo experimentos y observaciones sobre microorganismos que hna salido a la luz en el último decenio. Como los microoganismos se reproducen con rapidez en números astronómicos, nos dan una idea clara de lo que la evolución podría hacer con animales mayores en cientos de millones de años. Muestro que la gran mayoría de las mutaciones “beneficiosas” que estos microoganismos han experimentado han resultado ser mutaciones degradativas, en las que un gen es destruído o su función queda disminuída. . No hay ningún atisbo de la construcción de nueva y compleja maquinaria molecular. Considero esto una demostración fuerte de que los procesos darwinianos no pueden dar cuenta de las sofisticadas máquinas moleculares que llenan la célula.

3. – Nos ha hablado de la Caja Negra de Darwin, la cual se ha abierto parcialmente según hemos ido conociendo más sobre los procesos moleculares. ¿Diría que está definitivamente abierta, o hasta que punto?

La célula —a la que llamo la caja negra de Darwin, porque Darwin y sus contemporáneos no sabían qué contenía— ha sido abierta por la ciencia en el pasado medio siglo hasta un punto notable. Sin embargo, aún estamos aprendiendo cosas nuevas acerca de la célula, y descubriendo nuevos sistemas complejos que necesita para funcionar. Lo importante es que el nuevo conocimiento no hace menos complejos los descubrimientos pasados. Antes bien esa complejidad permanece, a la vez que se descubre aún más complejidad. Asi pues, en mi opinión, la evidencia en favor del diseño, y en contra del darwinismo, se ha fortalecido mucho con el progreso de la ciencia.

4. – Richard Dawkins y otros famosos ateístas han comenzado una campaña muy controvertida en el Reino Unido, animando al ateísmo desde anuncios en autobuses. Esta campaña se ha extendido a otros lugares, entre ellos España, mi país. ¿Qué opinión le merece el mensaje que difunden: “Dios probablemente no existe”?

Bueno, a mí me dice que Dawkins y sus asociados no son los científicos de cabeza fría y completamente racionales que a menudo se supone que son. Al contrario, tienen fuertes sentimientos sobre cómo quieren que sea el mundo. Dawkins quiere que no haya Dios. No quiere que la realidad sea así. Sin embargo, entiendo su interés en el asunto. La existencia de Dios es la cuestión más importante de todas. Al menos Dawkins lo reconoce.

5. – No es científico partir de la negación de Dios. ¿No sucede lo mismo con su afirmación? ¿No es Dios, quizás, una medida de nuestra ignorancia, reine o no sobre el Cosmos?

La existencia de Dios no es una cuestión científica, es una cuestión filosófica. Sin embargo, ciertos rasgos del universo entran en nuestros pensamientos acerca de Dios. Por ejemplo, la propia existencia, así como la presencia de vida, y la capacidad humana de razonar. Estos son hechos empíricos sobre el universo que, aunque no “demuestran” a Dios en un sentido científico, son fuertemente consistentes con la existencia de Dios.

6. – ¿Cree que la religión es un cimiento para la moral? ¿Cree que una sociedad ateísta podría ser una sociedad sin valores?

Sí, sí que pienso que la religión apoya el comportamiento moral (aunque no garantiza que los creyentes se comportarán siempre de una manera moral). Pienso que una sociedad verdaderamente atea podría tener valores, pero serían los valores de las personas en el poder, que reflejarían sus propios intereses.

7.- ¿En qué está trabajado ahora? ¿Cuál es su mayor reto intelectual? ¿Cuál el misterio que sueña con desvelar?

Ahora mismo estoy trabajando en conseguir una subvención para llevar a cabo investigación relevante para el diseño inteligente. Mi máximo reto intelectual es hallar maneras de tratar con los conceptos erróneos sobre el diseño inteligente ampliamente difundidos tanto entre la comunidad científica como entre el público. Pienso que la ciencia ya ha desvelado el mayor misterio: cómo funciona la vida (aunque por supuesto queda mucho por descubrir). Pienso que la cuestión más interesante a resolver ahora es si puede construirse vida desde cero, con productos químicos sintetizados en un laboratorio. Si eso es cierto, puede significar al menos materia viva simple más la información necesaria para obtener las dsposiciones de materia que se se encuentran en la célula. Algunos laboratorios ya están trabajando en esto, así que podríamos tener una respuesta en algunos años.