Home Política Zapatero-Gabilondo: el silencio de los ECOrderos

Zapatero-Gabilondo: el silencio de los ECOrderos

escrito por Luis I. Gómez 19 diciembre, 2008

Me cuentan que anoche se “celebró” un nuevo encuentro entre dos de los más grandes prohombres que ha parido el zapagabi.jpgplaneta desde la extinción de los dinosaurios: Don Jose Luis Rodríguez  Zapatero y Don Iñaki Gabilondo. La “celebración” era singular a la par que deseada: se trataba de hacer un repaso a los gravísimos problemas que acucian al mundo y sus habitantes, hay quienes incluso auguraban un gesto cordial hacia los sufridores expañoles y sus problemillas. Sería un gesto más diplomático que otra cosa, pues de todos es sabido que los expañoles apenas tienen problemas y que, si los hubiere, basta con aplicar una de los tropecientos millones de medidas previstas en el sombrero de copa de Rodríguez. Eso sin mentar la bola de cristal que lleva incrustada en “salvasealaparte” y cuyos oráculos nos protejen suficientemente de todo mal.

El caso es que hablaron de cómo enfrentarse a los graves problemas que nos afectan en un ejercicio de indudable fantasía desbordada, pues de todos es sabido que aquí no pasa nada, que no hay crisis, los túneles no se derrumban, los barcos no se hunden, los parados no son tales, los estudiantes tampoco, los peces catalanes podrán -por fín!- disfrutar de la paz de las aguas catalanas, Delphi crea millones de puestos de trabajo en Andalucía, los poemas escritos en castellano por Rosalía entrarán en el índice, la selección de Euskal Herría no se rebaja a jugar contra la India, los ladrones se encuentran perfectamente controlados en el seno de la SGAE, los banqueros pagarán menos impuestos, … y así una inmensa (como ÉL, inconmensurable) lista de las maravillas maravillosas que nos tienen maravillados a los expañoles.

Y resulta que para un problema serio que hay, pero serio, serio, de esos que hacen temblar el templete y motiva a las Aídos superinformadas (ellas, todas son AídOs, y AídAs, y Aíd@s, Misterio de la Igualísima Trinidad) a poner velas a San Gore, se les queda en el tintero. Reconozco que, dadas las virtudes retóricas de ambos “celebrantes”, es dificil tocar todos los temas en 45 minutos. Pero olvidarse de EL TEMA, es imperdonable.

A ver si resulta que el Calentamiento Global no va a ser el superproblema supercatastrófico del que nos hablaban hasta hace unos días. Corramos un estúpido tupido velo.