Home Política El lacayo bienpagao

El lacayo bienpagao

escrito por Ijon Tichy 27 noviembre, 2008

Sea por falta de edad, sea por falta de memoria, probablemente alguno de los visitantes de este blog desconozca quien es Javier de Paz y de donde ha salido este tío.

La respuesta a lo primero (el quién) es evidente tras ojear las últimas noticias sobre las manipulaciones gubernamentales en el caso Repsol. Además de su papel como hombre de confianza del mismísimo ZP (en pie) y correa de transmisión de las órdenes del sheriff en estos asuntos, Javier de Paz es, en sus ratos libres, consejero de Telefónica.

¿Y cual es el currículum de este tipo para desempeñar tales cargos? ¿Cuáles son sus licenciaturas? ¿Algún master en Chicago? Pues no, como es habitual en la cúpula sociata, Javier de Paz más que currículum tiene ridiculum. En cuanto a estudios y trayectoria profesional privada, se entiende.

Vayamos a las raíces. Comienzos de los 80. A duras penas el gobierno de UCD comienza a introducir a España en las instituciones de Europa y Occidente. En mayo de 1.982, gobernando Calvo Sotelo, España ingresa en la OTAN entre las protestas y algaradas del progresismo patrio. El PSOE lanza la famosa campaña “OTAN, de entrada, no”, acompañada de manifas, marchas a Torrejón, en fin, la demagogia habitual. En la campaña electoral del otoño del 82 que llevaría al PSOE al poder, una de las promesas estrella era la convocatoria de un referéndum para sacarnos de la OTAN.

Como bien sabéis, tras la victoria el asunto del referéndum se aplazaba y se aplazaba para disgusto del rojerío a la izquierda del PSOE, pero también para una parte del partido.

Entre tanto, los medios de manipulación masiva hacían su tarea, Los panfletos prisaicos, las SERviciales cadenas de radio amigas y la ultramanipulada TVE, poquito a poquito transformaron el famoso “de entrada no” en lo que los maliciosos denominaron “…y de salida menos”.

En fin, que para cuando se convocó el famoso referéndum, ya en el 86, el PSOE lo que pedía era el SÍ a la OTAN. Según hemos comentado, esto disgustaba al ala izquierda del partido, en particular a los más jóvenes e irredentos. Después de tantas manifas y tantas marchas no entendían el pragmatismo de su líder y su orwelliano giro de 180º (habíamos pasado de estar en guerra con Eurasia a enfrentarnos con Asia Oriental sin anestesia). Llamaba poderosamente la atención el cauteloso silencio de las Juventudes Socialistas respecto al voto recomendado y se rumoreaba que en un alarde de independencia, no se bajarían los pantalones y pedirían el No.

Y aquí aparece el héroe de nuestro post, Javier de Paz, secretario por entonces de las JJ.SS. Y decimos aparece, porque en efecto, el señor de Paz es entrevistado en TVE y, tras unos estudiados titubeos teatrales el pesebrero de turno le hace la pregunta clave: “Bueno, pero en resumen, ¿Cuál es su recomendación de voto para el referéndum de la OTAN” y Javierete, como seguro que ya han recordado o adivinado los sagaces lectores que hasta aquí hayan llegado, solicitó un SÍ rotundo y sin tapujos. Tengo grabada en la memoria esta imagen, si alguien tiene la oportunidad y lo hace llegar a Youtube, seguro que sería un éxito (aunque su integridad física pudiera peligrar).

Es bien sabido que el premio a los fieles y el castigo inmisericorde a los díscolos es la base del poder en cualquier organización mafiosa, y el PSOE no es una excepción. Esta muestra de fidelidad suprema tuvo su pago y el señor de Paz en lugar de pasar a ser un triste y gris diputado del montón, su destino natural, fue aupado al mucho más jugoso mundillo de los puestos políticos excelentemente remunerados en empresas públicas, semi-públicas o privadas ansiosas de favores políticos (o sea, todas las grandes).

Javier de Paz, el lacayo fiel, el bienpagao.