Home Economía ¿31%? Los caprichos se pagan

¿31%? Los caprichos se pagan

escrito por Ijon Tichy 10 noviembre, 2008

Dejando aparte el carácter teatral de la representación en la que Dª Maite hace de poli mala que quiere subir el recibo eléctrico un 31% (para beneficio de capitalistas, especuladores, fascistas y demás) y Sebastián y ZP de polis buenos que cuidan que las subidas sean taaaaan moderadas que solo dupliquen (al tiempo) el IPC, no está de más repasar alguna cifra que ya comentábamos hace unos meses:

El RD 661 de junio de 2.007 fijaba una remuneración para la energía solar fotovoltaica de 44 c€/kWh con un límite de 371 MW instalados. A los pocos días, las solicitudes alcanzaban miles de MW y se llegó al compromiso de que las plantas finalizadas y conectadas a red antes del pasado mes de octubre cobrarían todas ellas esa prima (durante los 25 años previstos en el RD) y las siguientes deberían conformarse con una cantidad menor, que finalmente ha sido de unos 30 ó 32 c€/kWh.

Nadie sabe con certeza que potencia instalada ha entrado en el cupo de los 44 céntimos, pero basta darse una vuelta por el campo de cualquier región española para intuir que la cifra será elevada. En algún caso (Andalucía, claro), las administraciones autonómicas están maniobrando para que los amiguetes entren en el cupo si se han quedado colgados de plazo por poco.

Se está hablando de una potencia más de cinco veces superior a la prevista originalmente, esto es, unos 2.000 MW. Con estos datos y alguno más ya citado en las entradas anteriores donde tratábamos el asunto este de las simpáticas placas solares (saber que estas placas producen energía algo menos de la cuarta parte de horas equivalentes al año, que la potencia media consumida en España es de unos 31.000 MW y tomar un precio medio de mercado de la electricidad de 5 c€/kWh), es fácil calcular (para un prelogsiano medio, pepiños abstenerse) que el caprichito de las placas repercutido en los costes de generación iba a suponer un 15% de subida si tal incremento se repercutiera en la tarifa.

Como además de la solar, también generan déficit tarifario (aunque proporcionalmente menos por kWh producido) otras energías, podemos deducir que lo del 31% no es ninguna tontería.

¿No queremos nucleares ni térmicas de carbón? Vale es una opción. Pero una opción que hay que pagar.

La verdad, veo más justo (y más socialista, aunque menos populista) pagar el capricho vía tarifa para que pague más el que más consuma, pero los caprichos hay que pagarlos. Y si no se pagan vía tarifa, se hará con el dinero público, ése que no es de nadie, vía impuestos, pero sin duda, lo pagaremos.

Eso sí, como no subirán la tarifa (al menos no el 31%) el antinuclear Zapatero quedará como un bienhechor de los descamisados, que pagarán con sus impuestos los caprichos del ignorante que nos (des)gobierna. Y como nadie les cuenta estas cosas en los medios de desinformación masiva, lo pagarán a gusto y le seguirán votando.

Es lo que hay.