Home Economía Zapatero, al frente de los anticapitalistas

Zapatero, al frente de los anticapitalistas

escrito por Luis I. Gómez 22 septiembre, 2008

Gracias a la crisis financiera a la que estamos asistiendo podemos observar un interesante fenómeno: los capitalistas subvencionados se prestan de buen grado a asumir el papel de chivo expiatorio (pagando así el necesario peaje para continuar participando del sistema de poder) al tiempo que dan pábulo a los anticapitalistas, quines obtienen, una vez más, el consecuente provecho desde su “impunidad” moral e ideológica, a sabiendas de que “ellos” no podrán ser nunca acusados de participar en un mercado libre, pues ya se han encargado de atentar desde el Estado una y otra vez contra cualquier atisbo de liberalismo vía intervencionismo.

El reflejo ancestral que nos obliga a emitir juicios morales con nuestra propia vara de medir y no con la que usan los “progresistas” tiene consecuencias paradógicas para el liberalismo. “Faux pas” de corte racista atribuibles a Locke o Jefferson fueron transformados en “principios” por los colegas liberales de la liga de Manchester, quienes olvidaban ladinamente las menciones de Jefferson a la ejemplaridad de las sociedades indias por su carencia de estado, o su proyecto de no sólo liberar a los esclavos, sino darles tierras y armas para recompensar el agravio. Mientras todo eso ocurría, los nacionalistas y los socialistas continuaban alimentando el imperialismo rampante. Se acuerdan? Y la cosa continuó: el Che Guevara, quien no sólo asesinó a diestro y siniestro, cuyas políticas y “logros” costaron a millones de personas la libertad, sometiéndoles al hambre y la miseria, es admirado por doquier en camisetas y pins. Siempre olvidamos lo que nos interesa olvidar. Siempre elegimos lo que mejor nos conviene para emitir un juicio.  Es el mismo mantra moral que permite denunciar (porque es denunciable!) los atentados contra los Derechos Humanos en la lucha contra el terrorismo (Guantánamo, por ejemplo) al mismo tiempo que se usa esa denuncia para inspirar simpatía, o cuando menos “comprensión”, frente a quienes no dudarían ni un segundo en dar un tiro en la cabeza a quien se interponga en el camino de su santa guerra. Grotesco. No se dejen engañar: No es posible culpar de la crisis a algo que jamás existió, ellos no nos van a librar de ninguna bestia capitalista ultraliberal, apenas existente en las mentes adoctrinadas de quienes no se avergüenzan de mostrar en su solapa la imagen de un criminal.

Pero quejarse no ayuda mucho. La cuestión es: por qué el anticapitalismo, el antiliberlaismo, el mesianismo progre abanderado por Zapatero son tan exitosos? Por qué, si sabemos que tanto económica- como socialmente nos lleva, ineludiblemente a la catástrofe? Se me ocurren dos hipótesis:

1. En esta época de superestatismo, nuestras vidas están tan ligadas al Estado, que cualquier ataque al mismo se nos antoja un ataque a nuestra propia existencia, a nuestra “seguridad”.

2. Las consecuencias sociales y psíquicas del intervencionismo, esas por las que ahora los capitalistas subvencionados se arrojan ceniza sobre las cabezas y piden la suspensión de un mercado libre que jamás existió, producen inescusablemente en el resto de los mortales un nuevo sentimiento religioso desde el que sólo DIos-Estado es capaz de encontrar la fórmula mágica que nos devuelva la felicidad.

Y para esto tantos años de progreso y evolución? Para transformar la humanidad en un hormiguero? En un enjambre con panales de rica miel?