Home Ciencia El Instituto Max Planck presenta un modelo climático para los próximos 100 años en Alemania

El Instituto Max Planck presenta un modelo climático para los próximos 100 años en Alemania

escrito por Luis I. Gómez 3 septiembre, 2008

remo.gifAyer fué presentado REMO, el nuevo sistema de desarrollo de modelos climáticos creado en el Instituto Max Planck de Meteorología por encargo del Gobierno Alemán. Partiendo de la premisa de que asistimos a un proceso contínuo de calentamiento atmosférico, el sistema desarrolla una proyección para los próximos 100 años. Según el MPI y los políticos que ayer “asistieron” a la presentación, con una exactitud como nunca antes se había visto.

Efectivamente, con una exactitud nunca antes vista. Nunca antes nos presentaron de forma tan colorista aquello que una rama de la ciencia desconoce. Ni de forma tan “germana”: el sistema trabaja supuestos cada 30 segundos durante 100 años!

Los modelos matemáticos nos permiten asociar hipótesis con datos empíricos, en un intento de aproximarnos a cómo se comportaría una teoría alterando uno o varios parámetros. Los modelos matemáticos ofrecen estimaciones, nunca predicciones. De forma muy simplificada: “si partimos de xyz y las suposiciones ABC se cumplen, entonces obtendemos (x’y’z’)”. Podemos cambiar las condiciones xyz, y observar cómo varían  x’y’z’; y si el resultado no es del todo satisfactorio podemos modificar ABC en A’B’C’. O incluso introducir nuevas variables. Un modelo matemático no ofrece predicciones, ofrece escenarios posibles.

Y el escenario que nos presentó ayer el MPI no es, en absoluto, catastrófico.

Den Berechnungen zufolge werden also auch künftig keine Palmen an der Ostsee stehen, die Nordsee wird nicht den Kölner Dom fluten, und die Alpen behalten ihr weißes Kleid

En castellano: siguiendo nuestros cálculos, no crecerán las palmeras en el Mar Báltico, el Mar del Norte no inundará Colonia y los Alpes mantendrán su blanco vestido.

Los resultados, grosso modo, son éstos:

  • bajarán los niveles freáticos, sobre todo en el sur del país
  • aumento del peligro de incendio forestal, sobre todo en el suroeste y nordeste de Alemania
  • aumento de las enfermedades por calor, especialmente en el sur de Alemania
  • dificultades en la refrigeración de centrales nucleares en verano
  • aumento del peligro de inundaciones y fuertes lluvias en otoño, sobre todo en la región del Elba
  • en la media, las precipitaciones a finales de siglo serán más o menos como hoy. No habrá ni períodos de sequía ni las lluvias torrenciales serán más frecuentes
  • aumento significativo de las cosechas, sobre todo en el norte de Alemania
  • aumento en la cosecha vinícola, sobre todo en el sur de Alemania
  • menos enfermedades por frío
  • aumento del turismo, sobre todo en la costa norte del país

Como ven, los alemanes ya saben que no les amenaza ninguna catástrofe. Y ya son muchas las voces que reclaman menos dinero para “salvar el clima” y más inversiones y voluntad política para obtener el máximo provecho de las fluctuaciones climáticas y mejorar nuestra adaptación a las mismas. Sensatez germana, diría yo. Y sensatez, esta vez sí, de los colegas del MPI:

Die Ergebnisse der regionalen Klimarechnungen hängen zudem von jenen Modellen ab, die das globale Klima berechnen. Die Strahlungsenergie in der Luft aber, die die Temperatur bestimmt, kann nur mit erheblicher Unsicherheit errechnet werden. Auch sind viele bedeutende Klimaprozesse wenig verstanden, etwa der Kreislauf des Wassers zwischen Boden, Luft und Ozean. Es mangelt an Messdaten.

Vertrauen in ihre Prognosen ziehen die MPI-Forscher daraus, dass sie ihr Modell mit der Klimaentwicklung der Vergangenheit abgeglichen haben. Dennoch wollen sie ihr Szenario für Deutschland nicht als exakte Vorhersage verstanden wissen. Auch Aussagen über das Wetter in einem bestimmten Jahr seien nicht möglich. “Unsere Berechnungen”, sagt MPI-Forscher Göttel, “lassen nur Aussagen über das durchschnittliche Wetter über einen Zeitraum von 30 Jahren zu.”

Traducción: los resultados de los cálculos para el clima regional dependen de los modelos globales. Las radiaciones en el aire, que determinan la temperatura, apenas pueden ser calculadas con un altor gado de inseguridad. También hay otros procesos climáticos que aún no son comprendidos, como el ciclo del agua entre suelo, aire y océanos. Faltan datos.

Los investigadores del MPI tienen confianza en sus pronósticos tras haber comparado su modelo con el desrrollo del clima en el pasado. Sin embargo no quieren que nadie entienda su escenario para Alemania como una predicción. Tampoco es posible manifestarse sobre el tiempo en un año en concreto. “Nuiestros cálculos”, dice el investigador del MPI Göttel, “sólo permiten pronosticar la meteorología media para un tiempo de treinta años”