Home Política En el nombre de "los pueblos"

En el nombre de "los pueblos"

escrito por BlogBis 26 julio, 2008
argen_pueblos.jpgLa marca genética del idiotismo latinoamericano es esa fascinación por apelar para cualquier sandez al discurso de “los pueblos”. Con esa sanata se justifica el poscastrismo cubano, el tardocastrismo boliviano y toda esa cocolichada del socialismo de Siglo XXI, tanto en la versión caribeña del payaso Chávez como en la andina de su retoño Correa.
Desde luego que el discurso tiene raíz en los nacionalismos fascistoides que cultivamos en todos estos países a principios de siglo XX y por ende los principales cultores del “pueblismo” han sido los peronistas. Ahora justamente la presidente Fernández de Kirchner está en el trámite de reemplazar el apelativo al “pueblo” por uno mas abarcativo de “los pueblos”.
El tema da para largo, especialmente en la Argentina donde la variedad fantástica de etnias que conforma la argentinidad al palo hace casi imposible definir como entidad un pueblo, en el cabal sentido de la palabra , del sentido del  que el peronismo pretendió desde siempre apropiarse para englobar a la masa proclive a ser mesmerizada por la combinación de populismo y clientelismo que viene empleando como método político desde 1945.
Así es que la doña Cristina Primera, ahora con impostación a lo Evita asegura que no hay derrota posible para su proyecto, ya que “la historia la escriben los pueblos“. Y atrasa otra vez, ésta vez abrazando un discurso casi haushofferiano sobre el mandato irrenunciable, y el destino de esa entelequia que es “su” pueblo (o “sus” pueblos…  pucha, que nos hemos convertido en multiculturales de paso).
Y yo, que creo que hay tantas historias como sujetos historiando, me pregunto cual sería en esta pretendida “historia escrita por los pueblos” la versión, el párrafo o la línea  que le corresponda a los jóvenes y niños que mueren de hambre en una provincia que se dice partícipe de la imaginada redistribución de riquezas que impulsa este gobierno infame, que sigue fabricando pobres sólo para valerse de ellos en la elección que viene.